Programa Oportunidades funciona: CEESP

Según el Centro de Estudios, se ha probado que sí sirve en el combate a la pobreza en México;

Domingo, 19 de agosto de 2007 a las 15:15

CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) — El programa Oportunidades ha probado que sí funciona en el combate a la pobreza en México y podría tener beneficios duraderos, destacó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su publicación semanal "Análisis estratégico", expone que al igual que Perú con la legalización de inmuebles o Bangladesh con una red de microcréditos, México cuenta con uno de los mejores ejemplos a seguir en el combate a la pobreza: el programa Oportunidades.

El análisis titulado "Programas sociales que han funcionado en el combate a la pobreza" del organismo del Consejo Coordinador Empresarial señala que Oportunidades cumple con características deseables para erradicar el problema de manera permanente.

El programa ha mostrado resultados positivos no sólo en la reducción del porcentaje de personas en pobreza, sino en elevar la matriculación escolar y los niveles de salud y nutrición de los niños que participan en el programa.

"Aun cuando es muy pronto para determinar si este programa logrará sacar de la pobreza extrema a los beneficiarios en el largo plazo, hasta el momento se ha probado que sí funciona y podría tener consecuencias benéficas duraderas. Los resultados están por venir, pero las bases ya están sentadas", señala.

El CEESP precisa que Oportunidades ha mostrado resultados tan positivos que incluso el Banco Mundial ha destinado fondos para sostenerlo y ha propagado su funcionamiento para que otros países puedan seguir el mismo esquema.

Hasta ahora 25 países han creado programas de ayuda similares a Oportunidades y la alcaldía de Nueva York prevé la posibilidad de poner en pie su propia versión.

El impacto de la crisis económica de 1995 aumentó de manera drástica el porcentaje de personas en pobreza alimentaria, patrimonial y de capacidades.

En ese momento, el gobierno federal creó un programa de alivio a la pobreza que inició con el nombre de Progresa en 1997, y ahora se llama Oportunidades.

Progresa consistía en otorgar recompensas monetarias a las familias pobres de zonas rurales, con la condición de que las madres aseguraran la asistencia de sus hijos a la escuela y a una clínica correspondiente.

Con esta ayuda se buscó romper el círculo de pobreza en el que están inmiscuidas estas familias, que generación tras generación, al no cubrir con los requerimientos mínimos de salud, educación y alimentación, no logran salir del estado de pobreza en el que se encuentran, refiere.

Desde que comenzó el programa se ha observado que los niños de estas comunidades asisten con más frecuencia a la escuela. La tasa de matriculación de la preparatoria ha aumentado 85% y los índices de malnutrición han disminuido, produciendo un mejor rendimiento escolar.

"La reducción de la pobreza puede acelerarse si se implementan programas sociales que mejoren las capacidades de la población y que promuevan la participación social activa de familias y comunidades",  concluye el reporte del organismo.


recomienda
Patrocinado por