Economía

Países petroleros quieren más ganancias

Naciones como Brasil y Nigeria se mueven al cobro de tasas más altas a las petroleras extranjeras; pero no todas las naciones productoras de crudo aumentan sus exigencias a sus socios.

Por: Steve Hargreaves |
Lunes, 08 de marzo de 2010 a las 06:02

NUEVA YORK — Dos de los países más ricos en petróleo dificultan a las compañías petroleras hacer negocios con ellos.

Tanto Brasil como Nigeria ofrecen en la actualidad términos justos en sus contratos con gigantes petroleros internacionales, como Exxon Mobil y Royal Dutch Shell, el cual opera en las fronteras, pero ahora tienen la esperanza de hacerse de una parte más grande de las ganancias del crudo que se produce en sus países.

"Los gobiernos anfitriones intentan encontrar la forma de incrementar sus ganancias", dijo Joseph Stanislaw, asesor energético independiente en Deloitte & Touche. "Los términos serán mucho más complicados con el tiempo".

Si los dos países logran negociar exitosamente mejores términos con las compañías, eso frenará el desarrollo de algunos campos petroleros importantes.

Brasil

En la actualidad este país, que produce alrededor de 2.4 millones de barriles de petróleo al día, exige a las petroleras que hacen negocios en su territorio, pagar cerca de la mitad de sus ganancias al Gobierno, ya sea a manera de derechos de uso de suelo o por medio de impuestos corporativos. Estas tasas se pueden comparar con aquellas de "bajos impuestos" que se cobran en países como Estados Unidos y Canadá.  

Pero, un descubrimiento nuevo realizado en zonas marítimas puede cambiar todo esto, pues se calcula que contiene cerca de 50,000 millones de barriles de petróleo y gas natural. Considerando este nuevo recurso, los legisladores brasileños están contemplando una ley que aumente la tasa fiscal efectiva para las firmas extractoras extranjeras, hasta en más de 80%, término similar al de países como Irak o Noruega.

Esta legislación también requiere que las empresas energéticas internacionales obtengan la mayor parte de los materiales empleados para extraer petróleo de proveedores brasileños, y eso le dará al Gobierno la última palabra para decidir qué proyectos se llevan a cabo y cuáles no.

Lo más desconcertante es que la nueva ley forzará a todas las compañías petroleras operando en Brasil a asociarse con la compañía petrolera nacional: Petrobras. Se cree que esta empresa será responsable únicamente de ofrecer la infraestructura requerida para extraer el petróleo y supervisar toda la producción.

Las empresas internacionales se limitarán a proveer el financiamiento y el conocimiento técnico a cambio de una parte de las ganancias.

Las compañías extranjeras aún están muy interesadas en apostar a favor de estos nuevos campos, y Petrobras es considerada una compañía petrolera muy capaz, pero al exigir que se involucre en todos los proyectos de Brasil, los legisladores pueden estar poniendo un freno al proceso de producción de petróleo en el país.  

Los expertos señalaron que los nuevos campos de petróleo y gas natural cubren miles de kilómetros cuadrados en el océano, y necesitarán una enorme cantidad de recursos para que puedan desarrollarse.

"Estamos hablando de una magnitud de trabajo que conmovería a cualquier compañía", dio José Valera, abogado en Houston para Mayer Brown, una empresa que negocia contratos petroleros. "Eso abastecerá de trabajo a Petrobras".

Nigeria

Al igual que Brasil, Nigeria está considerando aumentar la tasa de sus derechos y exigirá que la mayor parte del material empleado en proyectos de construcción provenga de fabricantes nacionales. También quiere que su compañía petrolera nacional tenga un papel más importante en los proyectos.

La principal diferencia con Brasil es que Nigeria no cuenta con una compañía petrolera nacional con avances técnicos, ni con una base industrial para crear equipo nacional para que sea empleado en la industria. 

El problema es que Nigeria puede aplicar estos nuevos términos para la producción de petróleo a pesar de sus déficits en sus industrias nacionales.

"Una caída causada por las políticas que respectan a las inversiones extranjeras, así como una sobreestimación de la capacidad operacional de las compañías petroleras nacionales, podría ocasionar una caída sustancial" en la producción petrolera de Nigeria, escribió Greg Priddy, analista de energía global en Eurasia Group, una consultora de riesgo político.

Un ejecutivo de Royal Dutch Shell, quien tiene operaciones fuertes en el país, incluso llamó a la propuesta "un documento torpe y voluminoso que carece de perspicacia en los asuntos básicos de nuestra industria", y dijo que las regalías que cobra son de "las más fuertes del mundo".

Otros países productores de petróleo se encaminan en la misma dirección. Kazajstán, un punto lucrativo para un consorcio de empresas internacionales entre las que se incluyen British Gas y Eni, de Italia, también pueden fortalecer sus políticas fiscales, según Johan Nell, analista energético en la compañía consultora Accenture.

Además, Kazajstán recientemente multó a las dos compañías por 21 millones de dólares. "Varios observadores creen que así es como Kazajstán comenzará a forzar la entrada de su compañía nacional al consorcio", dijo Nell.

La recompensa

No todos los países productores de petróleo están aumentando sus exigencias a los socios petroleros.

Venezuela, que está atravesando una caída en su producción petrolera, ha abierto más campos para que las compañías internacionales las exploten, aunque sus términos siguen siendo fuertes. El país también disminuyó la tasa de sus regalías en algunos campos, según Valera, de Mayer Brown.

Rusia ha ofrecido una exención de impuestos en algunos pozos siberianos como una medida diseñada para aumentar la producción, según Priddy de Eurasia Group. 

A pesar de que estas pequeñas instancias están cediendo terreno, los analistas dicen que la tendencia general apunta a que los países con los depósitos de petróleo más grandes exigirán una mayor proporción de las ganancias y una participación más fuerte de sus compañías nacionales.

Tal vez eso no sea del todo malo para el mercado petrolero mundial. Si las compañías internacionales se asocian con las compañías nacionales de países ricos en petróleo, esto ayudará a aumentar la producción de petróleo a largo plazo. Estas sociedades ofrecen a las compañías internacionales un mayor acceso a mejores depósitos de petróleo al mismo tiempo que mejoran las condiciones de las compañías petroleras nacionales. 

O como Joseph Stanislaw, de Deloitte & Touche, dijo: "están combinando las mejores aptitudes y la mejor administración con los mejores recursos".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n002B9L