El impago de EU tiene simpatizantes

Algunos inversionistas compraron seguros contra impago por 4,800 mdd, a pagar por las emisoras; la inversión privada en bonos del Tesoro es de 9,300 billones de dólares, que esperan que pague EU.

Por: Annalyn Censky |
Miércoles, 27 de julio de 2011 a las 14:19

NUEVA YORK — Wall Street suele ser comparado con un enorme casino, donde unos pierden y otros ganan. Y a medida que Estados Unidos se acerca a una posible suspensión de pagos, al menos algunos de los jugadores financieros piensan aprovechar ese sombrío panorama. 

Un pequeño grupo de inversionistas está apostando a que el Gobierno estadounidense incumpla sus obligaciones crediticias, y han puesto sobre la mesa 4,800 millones de dólares (mdd). 

En el caso de un default, ese es el monto que las firmas financieras tendrán que pagar a los inversionistas que compraron credit default swaps (CDS o seguros contra impago de deuda) contra el Gobierno de Estados Unidos, de acuerdo con estimaciones de la Depository Trust and Clearing Corporation (Corporación de Depósito, Custodia y Compensación). 

A una semana de que se venza el plazo para elevar el límite de la deuda, ¿conseguirán estos pocos inversionistas embolsarse las ganancias de una vida? Probablemente no, dicen los expertos.

"Creo que estamos aún muy lejos de considerar ese caso hipotético", indica Otis Casey, director de investigación de crédito en Markit. 

Un swap contra el incumplimiento crediticio o CDS es básicamente un seguro contra un impago de deuda, y en este caso, 4,800 millones de dólares es una cifra insignificante en comparación con lo que han apostado los que juegan a favor del cumplimiento de la deuda

Los inversionistas privados (que incluyen a todos: desde individuos a fondos de cobertura al Gobierno de China) actualmente poseen 9,300 billones de dólares en bonos del Tesoro, y apuestan a que el Tío Sam pague cuando esos contratos venzan. 

Pero si se equivocan al dar ‘entera fe y credibilidad al Gobierno estadounidense' y el país deja de pagar capital e intereses a los tenedores de bonos, los inversionistas del Tesoro podrían perder algunos de esos fondos. 

En contraste, un pequeño grupo de inversionistas de CDS podría exigir el pago a los bancos que les vendieron dichos swaps o contratos de crédito.

Incluso entonces, Estados Unidos tendría al menos tres días para ponerse al día con los pagos atrasados antes de que los bancos tengan que pagar a los tenedores de swaps, explica Steven Kennedy, portavoz de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados. 

Los contratos CDS tienen tradicionalmente un periodo de gracia de 3 días, indica. Además, aún cuando actualmente hay 1,037 CDS contra el Gobierno de Estados Unidos, todos expiran en fechas diferentes (los CDS usualmente cubren un periodo de 5 años.) 

Kennedy también señala que, incluso si una agencia calificadora declarara que ha ocurrido un ‘default' o impago, hay varios criterios que deben cumplirse antes de que se produzca lo que se conoce como un ‘evento de crédito' bajo los términos de los contratos CDS.  

La forma en que las agencias crediticias describen el impago y las definiciones que establecen los contratos de swaps son "muy diferentes", advierte el experto. 

Bajo la perspectiva de un CDS, un default ocurre sólo si Estados Unidos deja de pagar capital e intereses a los tenedores de bonos, se negara a reconocer sus contratos de bonos o reestructurara su deuda. E incluso en esos tres escenarios, los tenedores de CDS tendrían que atravesar un proceso para recibir su pago. Tienen que solicitar una revisión oficial del Comité de Determinaciones de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados para que ésta determine si, de hecho, se ha producido un ‘evento de crédito'. 

Esa asociación incluye a 15 de las principales firmas financieras del mundo, entre las que están Bank of America, Goldman Sachs, JPMorgan Chase y Deutsche Bank, que no tienen precisamente mucho interés en que el país caiga en impago.

Si se produjera realmente un impago, estos bancos se enfrentarían con enormes problemas, incluida una crisis financiera de dimensiones tales que podría hundirlos, comenta Dean Baker, codirector del Center for Economic and Policy Research. 

"Todos dependen tanto de los bonos del Tesoro estadounidense que podríamos con toda seguridad ver algo parecido al colapso de Lehman o algo mucho peor", advierte Baker, quien compara los swaps contra el Gobierno de EU con seguros contra una bomba nuclear. 

El costo de comprar un CDS que proteja contra el impago de deuda de la nación se negociaba el pasado martes a una prima del 0.6%. Si bien ha subido un poco desde principios de mes, cuando la prima se ubicaba en 0.52%, demuestra que los inversionistas aún consideran los bonos del Tesoro como una apuesta segura. En contraste, asegurar la deuda griega (con bonos clasificados como basura) cuesta una prima del 16.45%. 


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0032E3
recomienda
Patrocinado por