Los claroscuros del sexenio de Calderón

Hay estabilidad en finanzas públicas, pero México enfrenta retos como el desempleo: especialistas; la economía del país se recuperó de la crisis financiera mundial, pero tuvo un elevado costo social.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Jueves, 01 de septiembre de 2011 a las 06:00

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — A diferencia de economías desarrolladas que hoy enfrentan problemas fiscales y de deuda, en los últimos cinco años México mantuvo sus finanzas públicas en orden, y de acuerdo con cifras de la Secretaria de Hacienda la deuda externa pasó de representar 45% de la deuda total a una proporción de 19%.

Sin embargo, aún cuando la economía mexicana enfrentó en la segunda mitad de 2008 la peor crisis económica mundial desde la depresión de 1929, con un desplome de 6.1% del PIB al cierre de 2009, se logró crecer 5.5% en 2010, aunque con un costo social muy elevado, coinciden economistas.

A un año de que concluya el sexenio del presidente Felipe Calderón, todo parece indicar que los pendientes que debe enfrentar México, que se ubica en el lugar 14 entre las economías más importantes del mundo, deberán ser resueltos hasta la próxima administración.

Considerando que 2012 será un año electoral, y frente al riesgo de una desaceleración económica mundial, se limitará aún más el margen de acción del Ejecutivo federal para lograr la aprobación de reformas estructurales, advierten.

"Ha sido un sexenio de claroscuros. Cinco años son poco tiempo y hay mucha reticencia para hacer grandes cambios que nos lleven por el sentido correcto", dice Germán Rojas, profesor del Departamento de Economía del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

El ambiente ha sido complicado desde el punto de vista político, dice. "Con una crisis a la mitad de su sexenio y con lo reñida que fue la contienda electoral en 2006, se ve complicado gobernar".

La estabilidad en precios se ha cuidado, pero el costo ha sido un crecimiento económico lento y bajo, asegura el director para América Latina de Moody's Analytics, Alfredo Coutiño.

Infraestructura, el apoyo al crecimiento

En estos cinco años de Gobierno, la Presidencia de la República asegura que se han alcanzado los mayores niveles de inversión en infraestructura en la historia del país. Mientras que en 1990 representaba 2.8% del Producto Interno Bruto (PIB), en 2010 la proporción fue de 4.9%.

En lo que va del sexenio el sector público ha destinado a la infraestructura 2.2 billones de pesos, monto muy superior a lo invertido en similar periodo de las administraciones pasadas. Tan sólo para 2011, el Gobierno federal estima llegar a una inversión de alrededor de 670,000 millones de pesos, manteniendo así un crecimiento constante en los montos de inversión anuales desde 2007.

Sin embargo, en México no hay políticas contracíclicas que realmente generen un efecto positivo sobre el mercado interno, ni hay un margen de maniobra fiscal para gastar más porque no se ahorró en el pasado, comenta Coutiño.

El gasto público está atado a la volatilidad del crecimiento cíclico, no del crecimiento estructural, lo que vuelve volátil a la política fiscal, mientras que la política monetaria solo tiene un objetivo, que es contener la inflación.

"Calderón Hinojosa tampoco ha logrado ser el presidente de la infraestructura y, aún cuando hubo buenos deseos por detonar el gasto público desde finales de 2008 y sobre todo 2009 para apoyar al mercado interno, tuvieron que recortarlo por la crisis", advierte.

Crecimiento económico

En lo que va de la actual administración, el crecimiento promedio ha sido de 1.5%, menciona José Luis de la Cruz Gallegos, director del Departamento de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México. Ese nivel resulta insuficiente para generar empleo y bienestar a la población, agrega.

No ha habido ganancia neta en estos cinco años, tampoco una pérdida, y la economía está prácticamente arriba de los niveles en que se encontraba hacia finales de 2008, antes de que se detonara la gran recesión global. México ya recuperó lo que perdió, pero no hay una ganancia importante a tres años del estallido de la crisis mundial, puntualiza Coutiño.

En términos macroeconómicos el desempeño ha sido muy positivo, con todos los embates que el país ha enfrentado por el adverso entorno internacional, resalta Rojas, catedrático del ITAM. "Pero en crecimiento de la productividad, disminución del desempleo, índice de pobreza, ahí no hemos tenido muchos logros".

En su opinión existen problemas al interior del país que son atribuibles a la estructura de la economía mexicana, con una tasa de desempleo que no ha podido reducirse después de la crisis.

Los números de pobreza han aumentado en parte porque los programas de combate a la pobreza, si bien son un atenuante cuando hay una crisis, no son suficientes, advierte. "Detrás de todo esto, tanto a nivel empresarial como por parte de las políticas públicas, educativas, innovación, tenemos un atraso tremendo", dice Rojas.

Desempleo y pobreza, mal endémico de México

Con una economía que crece por debajo de 2%, no se han logrado cubrir las necesidades de empleo que tiene el país y, mucho menos, el nivel de bienestar de la sociedad, aún cuando el PIB por habitante se ubicó en alrededor de 9,300 dólares al cierre de 2010.

La brecha del ingreso entre los mexicanos más ricos y los más pobres se ensancha, no obstante la expansión de la economía de México en 2010 -de 5.5%- y las expectativas favorables que se tienen para este año, de un crecimiento de 4.3%, agrega De la  Cruz.

El mexicano más pobre llega a percibir hasta 27 veces menor ingreso que el más rico, en promedio, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Con una economía que en 2011 se estima crecerá 4.3%, de acuerdo con las proyecciones de la Secretaría de Hacienda, la generación de empleos será de entre 400,000 y 450,000.

"En el mejor de los años de la administración de Calderón la creación de empleos fue bastante limitada, de tal manera que en conjunto creo que la ganancia que tenemos en empleo es pequeña o prácticamente nula".

En aspectos económicos y sociales hay estancamiento en algunas variables y de franco retroceso en otras, agrega De la Cruz. "Si se cumpliera la expectativa de crecimiento de Hacienda, de 4.3% que se percibe francamente difícil, el promedio apenas alcanzaría 1.5% en cinco años".

Esta cifra es ligeramente más baja que la que se registró con Vicente Fox, pero prácticamente la mitad de la que se alcanzó en los sexenios de Carlos Salinas y mitad de Ernesto Zedillo; es decir, "en términos de crecimiento, sólo el sexenio de Miguel de la Madrid es peor que cualquiera de los últimos cinco periodos de Gobierno".

En su opinión, esta situación genera un déficit de alrededor de 3.5 millones de fuentes de empleo. "Los números positivos del año pasado cubrieron apenas parcialmente la búsqueda de trabajo que tenían los mexicanos, en términos de empleo tenemos un déficit en lo que va del sexenio".

Si bien la crisis económica mundial que inició en la segunda mitad de 2008 es un elemento que salió fuera de las manos del Gobierno federal, el resultado en materia de pobreza ha sido una deuda pendiente de los últimos tres sexenios, pero que se ha recrudecido en el actual.

De acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), si bien la población en pobreza multidimensional pasó de 48.8 millones de personas en 2008 a 52 millones en 2010, la por ingresos registró un crecimiento más dramático, de 52.3 millones a 57.7 millones de habitantes en el mismo periodo.

Es decir, 5 millones 414,000 mexicanos se sumaron a la pobreza por patrimonio y, si bien se podría explicar por la reciente crisis económica, el crecimiento económico de 5.5% en 2010 no fue capaz de generar ingresos suficientes para la población.

Sin embargo, las cifras también muestran que en lo que va de la actual administración 12 millones 205,356 mexicanos se han adherido a la pobreza por patrimonio, la cual pasó de 45.5 millones de personas en 2006 a 57.7 millones en 2010, un aumento de 27%.

El problema para el Gobierno no ha sido la falta de dinero, puntualiza el catedrático del Tec de Monterrey. El precio promedio del barril del petróleo en 2006 fue de 53.1 dólares por barril, en tanto que en los primeros 5 años de gobierno ha sido de 75.2 dólares, y para el 2011 la media supera los 100 dólares.

Inseguridad, factor que afecta a la economía

"La economía no creció como se esperaba por que se atravesó la recesión, pero hay factores negativos como la inseguridad, y el nivel que ya ha alcanzado en México está golpeando a la economía", advierte Coutiño.

"Eso no se ha notado de manera significativa en el PIB, pero no se puede ignorar que una situación como esa tarde o temprano va a generar un efecto negativo muy importante sobre el crecimiento económico del país", sentencia.

De acuerdo con el Instituto ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad (ICESI), en 2009 el costo total estimado de la inseguridad en México fue de poco más de un billón de pesos, lo que representó el 8.9% del PIB.

El incremento nominal respecto a 2008 y 2007 fue del orden de 6.7% y 23.0%, respectivamente, pues en 2007 el costo se elevó a 826.4 mil millones de pesos, mientras que para 2008, el costo ascendió a 952,000 millones de pesos. En este último caso, representó el 7.9% del PIB, es decir, un punto porcentual menos a 2009.

Resulta plausible pensar en que esta situación de inseguridad se ha visto exacerbada debido al detrimento de las condiciones socioeconómicas, subraya De la Cruz. Es decir, la falta de generación de crecimiento económico, la mala distribución de la riqueza, las precarias condiciones del mercado laboral y el incremento de la pobreza.

Disciplina fiscal, mayor logro de México

A diferencia de otras economías, México tiene un déficit cercano a 2.5% del PIB incluido Pemex; si quitamos Pemex del escenario el déficit del Gobierno no llega ni a un punto del PIB, 0.5%, según cifras de la Secretaria de Hacienda.

El nivel de deuda, como porcentaje del PIB, es de cerca de 32%, cifra moderada con respecto a lo que otros países están enfrentando, mientras que la recaudación tributaria ha aumentado en el sexenio 1.4%.

Comportamiento de las principales variables económicas en el sexenio de Felipe Calderón

Indicadores Económicos

2006

2011

Crecimiento del PIB

4.8%

4.3%*

Inflación

4.05%

3.5%*

Empleo (trabajadores totales en el IMSS)

13,573,677

15,131,000**

Inversión Extranjera Directa

19,400 mdd

19,000 mdd*

Pobreza por Ingreso

45.5 millones de personas

57.7 millones de personas ***

Fuente: CNNExpansión con datos de la SHCP, Banco de México, Secretaría de Economía, UNCTAD, STyPS, Coneval.

*Cifras estimadas para el cierre de año.

** Acumulado al cierre de julio de 2011.

*** Al cierre de 2010


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n00348Z
recomienda
Patrocinado por