Argentina minimiza amenazas de España

La presidenta Cristina Fernández se negó a responder las advertencias del Gobierno español; tras presentar el proyecto para expropiar YPF, manifestó que su deber es gobernar con seriedad.

Lunes, 16 de abril de 2012 a las 15:27

BUENOS AIRES (Notimex) — Cristina Fernández, la presidenta de Argentina, descartó este lunes responder las "amenazas" y "exabruptos" lanzados por funcionarios del Gobierno español, luego de su decisión de promover un proyecto de ley para expropiar a Repsol YPF.

La presidenta Fernández explicó en la Casa Rosada que se debe recuperar la soberanía hidrocarburífera porque Argentina es el único país de América Latina que no maneja sus recursos naturales.

Reconoció que la decisión obedeció a "motivos más fuertes" por las malas cuentas entregadas por Repsol YPF desde que en 1999 se hizo cargo de una empresa que, en sus orígenes, representaba un orgullo nacional para los argentinos.

La mandataria agregó que, desde 1999, año en el que se desnacionalizó YPF, "nos convertimos en importadores netos de gas y petróleo, con un déficit de 3,029 millones de dólares", por lo que en 2011 Argentina tuvo que importar gas y petróleo por primera vez en la historia.

"Con esta política de vaciamiento, de no producción, de no exploración, prácticamente nos transformamos en un país inviable por políticas empresariales y no por falta de recursos", se lamentó la jefa de Estado.

"Yo quiero decirle a todos los argentinos que esta presidenta no va a contestar ninguna amenaza, no va a responder ningún exabrupto", dijo Fernández al anunciar la recuperación de la principal firma argentina que, hasta ahora, tenía mayoría de capitales españoles.

Agregó que ella no hará eco de faltas de respeto o frases insolentes: "primero porque represento a los argentinos y segundo, porque soy una jefa de Estado" y no una "patotera (golpeadora)" .

"Los que esperen que esta presidenta responda improperios, agravios, descalificaciones, pierden el tiempo. No me han votado para eso, mi responsabilidad es conducir con seriedad los destinos de la República", afirmó Fernández.

Apenas la mañana de este lunes, antes del esperado anuncio de expropiación de YPF, el presidente de España, Mariano Rajoy, había advertido en Madrid que "allí donde haya una empresa española, allí estará el Gobierno defendiendo como propios sus intereses".

La semana pasada, en medio de la creciente tensión bilateral que había entre ambos países, el ministro de Industria de España, José Manuel Soria, amenazó con que "los gestos de hostilidad contra las empresas españolas traerán consecuencias".

Además, en algunos medios de comunicación españoles se ha calificado a la mandataria argentina como "roba empresas", "ladrona" y "patriotera" por querer recuperar el manejo de los recursos energéticos en detrimento de la española Repsol.

Fernández recordó que ni siquiera dijo nada ante "el vaciamiento más escandaloso de la historia", que ocurrió en Aerolíneas Argentinas cuando fue manejada por empresarios españoles.

"Nos tuvimos que hacer cargo de salarios, del combustible, de todo. Esos empresarios hoy están procesados incluso por defraudación al fisco en España. Les pregunto si alguna vez esta presidenta tuvo palabras destempladas impropias hacia algún gobierno extranjero", dijo.

La presidenta aclaró que la propuesta de expropiar Repsol YPF no es un hecho inédito porque en la mayoría de los países productores de petróleo, el Estado es quien se hace responsable de la exploración, explotación y distribución de los energéticos.

Por ejemplo, citó los casos de Arabia Saudita, China, Venezuela, México, Kuwait, Chile y Uruguay, en donde el Estado controla el 100% de las empresas petroleras.

Con respecto a la propuesta presentada este lunes, la presidenta Fernández aclaró que se trata de que el 51% de las acciones de YPF pasen a manos del Estado, al igual que ocurre con Petrobras en Brasil.

Aunque las reservas hidrocarburíferas se redujeron 50%, señaló, Repsol YPF tuvo utilidades netas por 16,450 millones de dólares entre 1999 y 2011, pero sin cumplir con sus compromisos de reinversión y sacando sus ganancias del país.

La iniciativa legal terminó con meses de especulaciones sobre la nacionalización de la principal firma energética del país y en medio de una creciente tensión, ya que España advirtió que defenderá sus intereses y promoverá sanciones internacionales contra Argentina.

El proyecto enviado al Congreso declara de interés público y nacional, y como objetivo prioritario de Argentina, el autoabastecimiento energético, así como la explotación, industrialización, transporte y comercialización de hidrocarburos.

A lo largo de 19 capítulos, la iniciativa legal prevé la recuperación del control de YPF, declarando de interés público y sujeto a expropiación el patrimonio de la empresa.

De esta manera, el 51% pertenecerá al Estado nacional y el 49% restante se distribuirá entre las provincias integrantes de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos.

La presidenta Fernández presentó el proyecto en la Casa Rosada, frente a su gabinete en pleno, organizaciones sociales y gobernadores regionales.

La gobernante argentina, además, anunció que mientras el Congreso analiza la iniciativa, YPF quedará intervenida por el Estado a través del ministro de Planificación, Julio de Vido.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0051LE
recomienda
Patrocinado por