La pobreza, estigma a vencer en Chiapas

El rezago social y la marginación marcan las elecciones pese a las riquezas naturales del estado; la abundancia de sus recursos ha beneficiado a Pemex, CFE y terratenientes, pero no a la población.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Viernes, 22 de junio de 2012 a las 06:00

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Chiapas tiene un rezago social, cultural y económico de por lo menos 50 años, y pareciera que prácticamente ha sido olvidada por el Gobierno federal y estatal.  La pobreza en que vive su población no es congruente con los estándares de un país que es miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), consideran economistas.

Esta condición de marginación y abandono, presente en sus 73,311 kilómetros cuadrados de territorio, será un factor importante en las próximas elecciones para gobernador del 1 de julio en las que contienden Manuel Velasco de la coalición Partido Verde-Panal-PRI; Emmanuel Nivón, por el PAN y María Elena Orantes, por el Movimiento Ciudadano.

Con casi 4.8 millones de habitantes, Chiapas tiene el mayor porcentaje de población que habla exclusivamente alguna lengua indígena: 36 de cada 100 pobladores. 

Es uno de los estados con más recursos naturales, aunque eso no ha beneficiado a sus habitantes, esta característica sí ha sido aprovechada por Pemex, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) o por grandes terratenientes. Chiapas cuenta con 11,122 kilómetros de litorales, además de ríos y lagunas, que le permite generar poco más de 50% de la energía hidroeléctrica del país.

"El estado no se encuentra en los estándares del Tratado de Libre Comercio (TLC). Nos encontramos ante una región con gran atraso económico, jurídico, cultural, material, industrial, con toda esa riqueza natural aprovechada por las paraestatales y por los grandes terratenientes del café, la ganadería o del comercio", dice Virgilio Bravo, Profesor Investigador del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México.

La clase política se ha ido ajustando, reacomodando y probablemente podría tener al primer gobernador del Partido Verde: el ex senador Manuel Velasco, un candidato joven que irá en coalición con el PRI.

El proceso que vive Chiapas ha sido interesante, agrega Bravo, porque su clase política se ha ido ajustando por coaliciones. "Puede haber un regreso del PRI con el triunfo del candidato del Partido Verde, mientras que el gobernador Juan Sabines, quien llegó por la coalición del PRD, PT y Convergencia, parece que hoy está alineado con Enrique Peña Nieto".

Chiapas tiene, además, otros factores que pueden pesar en la elección. "Tenemos un problema grave de violación de los derechos humanos, existe una colusión de los tres niveles de gobierno y el tráfico de personas es moneda corriente, además de que está latente un conflicto de tipo eminentemente religioso", señala el catedrático.

Baja aportación al PIB nacional

Chiapas es una de las entidades que siempre ocupa los últimos lugares en materia de competitividad. En términos de infraestructura se coloca en los últimos sitios, dice Maritza Rosales, directora del área de Competitividad y Desarrollo Regional de esta firma de análisis.

La entidad participa con el 1.9% en el Producto Interno Bruto (PIB) de México. El 32.8% de su población vive en pobreza extrema, que es el nivel más elevado de todas las entidades de acuerdo con la medición del Coneval, mientras que un 6% son no pobres ni vulnerables y el 82.4% de la gente enfrenta carencias por falta de acceso a la seguridad social.

De acuerdo con cifras de la Dirección de Estudios Económicos de Banamex, el PIB per cápita de la entidad al cierre de 2011 fue de 53,245 pesos, mientras que a nivel nacional el promedio es de 125,968 pesos. La escolaridad es de 6.7 años, cerca del primer año de secundaria, mientras que el promedio nacional es de 8.6 años.

En Chiapas se ubican seis de los 10 municipios con mayor porcentaje de población en situación de pobreza, según cifras del Coneval: San Juan Tepeuxila, Oaxaca (97.4); Aldama, Chiapas (97.3); San Juan Cancuc, Chiapas (97.3); Mixtla de Altamirano, Veracruz (97.0); Chalchihuitán, Chiapas (96.8); Santiago Textitlán, Oaxaca (96.6); San Andrés Duraznal, Chiapas (96.5); Santiago el Pinar, Chiapas (96.5); Sitalá, Chiapas (96.5), y San Simón Zahuatlán, Oaxaca (96.4).

Maritza Rosales, de la consultoría Aregional detalla que Chiapas tiene grandes rezagos en términos de infraestructura básica y política financiera, con una baja penetración en bancarización.

El centro de análisis considera también a la marginación y la desnutrición severa como una de los pendientes en el estado. Es elevado el porcentaje de la población que tiene pobreza multidimensional al quedar en último lugar, mientras que en cobertura de educación superior queda mal posicionado.

"Muchos han dicho que países completos desearían tener la riqueza de Chiapas y eso sería un regalo divino. No se entiende que (con sus recursos) en Chiapas haya esa marginación y violencia, pero se explica precisamente por gobiernos históricos -de más de un siglo- donde ha habido un clasismo como pocos", menciona Luis Miguel Pérez Juárez.

El profesor investigador de la Escuela de Graduados en Administración Púbica y Política Pública del Tecnológico de Monterrey, agrega que Chiapas es quizás uno de los estados con mayor población indígena totalmente marginada.

Destacó que se han dado intentos importantes en Chiapas para tratar de elevar la calidad de vida y consideró que en estos años se ha hecho un extraordinario trabajo de promoción turística.

"El chiapaneco se siente contento y feliz en su tierra, pero todos cargan ese enorme fardo que pesa mucho de la frustración de vivir entre una geografía que ofrece tanto potencial y no se ha sabido aprovechar como debería ser para el beneficio de la gente".

Entre conflictos religiosos y el EZLN

El papel del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) hay que analizarlo de manera cuidadosa, menciona Luis Miguel Pérez Juárez, Profesor Investigador de la Escuela de  Graduados en Administración Pública y Política Pública, del Tecnológico de Monterrey.

"En su primera etapa dio cosas positivas. Fue un balde de agua fría a las pretensiones primermundistas del ex presidente Carlos Salinas de Gortari; dio una sacudida a todos los mexicanos y nos recordó que tenemos hermanos en Chiapas marginados del desarrollo", subrayó.

Después de la sacudida del EZLN, Chiapas pasó de ser un estado olvidado a tomar una posición estelar de enorme preocupación y empezaron a generarse diversos programas de desarrollo de integración y construcción de infraestructura como nunca antes, pero fueron insuficientes.

El investigador asegura que el movimiento zapatista fue importante y positivo para el estado. Sin embargo, considera que sus planteamientos se fueron diluyendo hasta convertirse en un actor poco representativo de los intereses de los chiapanecos.

Aunque todavía hay sectores donde el EZLN tiene cierta presencia, para el ciudadano chiapaneco ha dejado de ser un de factor de liberación y se ha convertido en un personaje más con quien deben lidiar.

Por su parte, el investigador Virgilio Bravo detalló que en Chipas no hubo reforma agraria. Durante el Gobierno de Lázaro Cárdenas, la clase política estatal simuló una repartición de tierras.

Hasta 2010, de acuerdo con datos del INEGI, un 59.5% de la población chiapaneca de 5 años y más se declararon católicos, a nivel nacional es 83%;  en el estado los protestantes o evangélicos suman el 19.3%, otras religiones 8.4% y un 11.9% no profesa religión alguna.

La diversidad religiosa en Chiapas podría ser consecuencia de esta marginación. Miguel Pérez, investigador del Tec considera que las Iglesias, así como los partidos, ideologías o empresas, buscan su clientela, su mercado y ahí lo han encontrado precisamente los evangelistas que hoy tienen una importante participación.

"Pequeñas Iglesias cristianas se ubican en todo el estado de Chiapas y han encontrado caldo de cultivo precisamente en esa marginación y en esa miseria que es la que hace que un estado con estas características -con sus casi 5 millones de habitantes- sientan marginación", sentencia.

 Donde hay marginación, hay pobreza, olvido de las instituciones y es cuando llegan otros a cubrir esos espacios. "La Iglesia católica, igual que muchas organismos de Gobierno, olvidaron a Chiapas y dejaron ahí un caldo de cultivo que ha permitido una penetración importante de otro tipo de religiones que han tenido mucho éxito".

Olviden a la sociedad, dejen las lagunas abiertas y serán ocupadas por otros sectores como las diversas Iglesias que se han expandido en esta región.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0054FQ