BM pide abrir presupuestos a desastres

Zoellick dice que los gobiernos deben considerar los fenómenos naturales en sus políticas públicas; sobre todo, agrega el directivo, los países en vías de desarrollo deben considerar dicho factor.

Por: Hanako Taniguchi/Enviada |
Sábado, 16 de junio de 2012 a las 20:54
LOS CABOS, México (CNNExpansión) — El nivel de devastación y las pérdidas económicas que causaron el terremoto y el tsunami en Fukushima demuestran lo vulnerable que puede ser un país a los fenómenos naturales, aún con una economía estable como la japonesa, consideró este sábado el Banco Mundial.

Para Robert Zoellick, presidente de la institución, lo vivido en Japón es tan sólo un ejemplo de los muchos desastres naturales que se han vivido en los últimos años y que han obligado a los gobiernos a replantear sus prioridades presupuestales.

Consideró que esto, a su vez, ha afectado el desarrollo de los países no únicamente por la reconstrucción que se hace necesaria, sino por el dinero que se deja de destinar a sectores como la educación y el combate a la pobreza.

"Los temblores, las inundaciones, las sequía y las tormentas han devastado a millones de personas, se han perdido viviendas y vidas. Entre 1970 y 2010, los desastres causaron más de 3.3 millones de muertes y 2.3 billones de dólares en pérdidas", detalló.

Al presentar el informe "Mejorando la evaluación del riesgo de los desastres para fortalecer la resiliencia financiera" consideró que cada vez se hace más urgente que los Estados incorporen a los fenómenos naturales como un factor más que puede afectar el crecimiento económico de un país.

Los países en vías de desarrollo son los que, sobre todo, deben de considerar dicho factor, ya que dijo, continúan siendo los más vulnerables.

"Más del 70% de los lugares más vulnerables a los desastres están en países de bajos ingresos. Un tercio de los pobres del mundo viven en zonas de riesgos múltiples. Los impactos en pérdidas económicas y en el PIB son 20 veces mayores en los países en vías de desarrollo que tienen menos capacidad para proteger a su gente y sus propiedades", dijo.

Según el informe presentado en el marco de la cumbre del Grupo de los 20 (G20), el terremoto y tsunami de 2011 en Fukushima, Japón; el huracán Katrina de 2005 en Estados Unidos; el terremoto del 2008 en Sichuan, China; el terremoto de 1995 en Kobe, Japón y las inundaciones que sufrieron los chinos en 2010 son los cinco desastres naturales que mayores pérdidas económicas han provocado.

En el documento, el Banco Mundial señala que si bien los países han logrado disminuir la pérdida de vidas humanas, los impactos económicos son cada vez mayores, sobre todo en los países desarrollados.

Naoko Ishi, viceministra de finanzas de Japón, que también participó en la presentación del informe del Banco Mundial, explicó que si bien en todo el país se cuentan con sistemas de prevención que se basan en tecnologías de punta, el caso de Fukushima demostró que el factor humano es de suma importancia.

"Creo que lo que se debe de hacer no es invertir más en prevenir las consecuencias de desastres que ocurren con muy poca frecuencia, sino enfocarnos en la comunidad, en las rutas de evacuación y todo lo relacionado con los ciudadanos", dijo.

Hacienda resalta trabajo de México

El secretario de Hacienda de México, José Antonio Meade, consideró que la flexibilidad del presupuesto oficial mexicano ha permitido enfrentar las consecuencias de los fenómenos naturales, como huracanes y terremotos, de una mejor manera.

En tanto, el presidente de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría,  consideró que el G20 no sólo debe centrarse en cuestiones puramente financieras, sino también, como en el caso del informe del Banco Mundial, en las consecuencias que pueden tener los desastres naturales en las finanzas públicas.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0054L6