En 2013, ¿otro ‘catarrito’ para México?

La falta de acuerdos fiscales en EU puede frenar la expansión del PIB mexicano, prevén economistas; el precipicio fiscal sumado a la crisis en Europa puede provocar un decrecimiento de 1.5% en México.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Miércoles, 08 de agosto de 2012 a las 06:05

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — El próximo Gobierno de México enfrentará el riesgo de que la economía caiga en recesión si el Congreso de Estados Unidos no logra un acuerdo para enfrentar el precipicio fiscal programado para el inicio del próximo año, coincidieron especialistas.

"Si el 1 de enero de 2013 se da el recorte fiscal automático, que representa aproximadamente 1.2 billones de dólares, y además aumentan los impuestos, automáticamente EU tendrá una recesión", aseguró el subdirector de Análisis Económico de Monex Grupo Financiero, Eduardo Ávila.

Para México el escenario será similar, sobre todo porque en EU la actividad puede bajar de forma muy rápida y en México habría por lo menos dos trimestres consecutivos negativos y "ahí tendríamos un complicado escenario de crecimiento".

El analista estima que el crecimiento de EU ante el riesgo de precipicio fiscal será de 1% anual en 2013, que incluye ya una recesión corta. Para la economía mexicana el impacto de una menor actividad en el vecino país llevaría a un crecimiento de entre 0.5% y 1.5%, "que también implicaría una recesión corta para nosotros", refirió Ávila.

Si los legisladores estadounidenses no se ponen de acuerdo en cómo afrontar el próximo 'precipicio fiscal', en enero comenzarán a entrar en vigor aumentos de impuestos y recortes de gastos por un valor de 7 billones de dólares.

El comercio internacional es el principal motor de crecimiento en México, y más de 75% de las exportaciones no petroleras son enviadas hacia Estados Unidos.

Ethan Harris, codirector de Investigación Económica Global de Bank of America-Merrill Lynch (BofA-ML), estimó a inicios de junio pasado que una reducción de 1% en el crecimiento de EU producirá un decrecimiento de 1.5% en México a largo plazo.

"A pesar de un sólido crecimiento de 4.6% anualizado en el primer trimestre de 2012, una desaceleración en EU ocasionará que México también se desacelere", dijo el analista.

Los expertos apuestan que el Congreso no se acercará a un acuerdo antes de las elecciones de noviembre, y que los legisladores podrían no ser capaces de cerrarlo sino hasta principios del próximo año. En ese momento necesitarán deshacer algunos de los aumentos de impuestos y recortes de gastos que habrán entrado en vigor, reporta CNNMoney.

La economía de EU no tiene amortiguadores sustanciales para absorber el choque al sector de los bienes -la parte más productiva de la economía-, dice Michelle Meyer, economista senior para Estados Unidos de Bank of America Merrill Lynch (BofA-ML).

"La recuperación del sector de servicios ha sido dolorosamente lenta. Consideramos que la producción de EU está por debilitarse debido al choque entre la incertidumbre por el precipicio fiscal y al contagio de Europa; en nuestra opinión, la desaceleración apenas ha comenzado", indicó en un análisis intitulado "Golpeado donde más duele".

En la más reciente revisión anual de la economía de EU que hizo el equipo del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gian Maria Milesi-Ferretti, Jefe para el equipo de análisis de EU del organismo financiero internacional estimó que la economía estadounidense puede recuperarse a un ritmo débil en 2012 y 2013 -alrededor de 2% y 2.3%, respectivamente- en línea con las lentas recuperaciones de las anteriores crisis financieras y las burbujas de vivienda.

Pero el pronóstico sigue difícil, comentó a la revista del FMI. "Con los precios de casas todavía débiles, las familias están reconstruyendo su riqueza mediante la reducción de deuda, y por tanto el crecimiento del consumo seguirá lento".

Las exportaciones han sido un espacio positivo en la recuperación, pero más adelante van a restringirse por el débil crecimiento en los socios comerciales y el dólar más fuerte. Y la corrección inevitable del muy grande déficit fiscal de EU significará menos gasto y más impuestos comenzando en 2012, indicó.

Estimó que los políticos en EU deben resolver las incertidumbres relacionadas con el abismo fiscal tan pronto como sea posible.

"Si el abismo fiscal se concreta, los efectos económicos serían severos, dado que la economía de EU se contraería a principios de 2013 y los contagios negativos se sentirían en todo el mundo. Algunos efectos desfavorables del abismo fiscal se sentirán más adelante este año, conforme el gasto de consumidores y empresas pueden detenerse por la incertidumbre sobre las tasas de impuestos y niveles de gasto del gobierno".

En su opinión, lo mejor que pueden hacer los políticos antes del fin de año es lograr un plan a mediano plazo para reducir la deuda a niveles más sustentables a través de una reducción gradual del déficit.

Además, el techo de la deuda federal debe ser elevado muy arriba del límite, para  calmar los riesgos de disturbios en los mercados financieros y una perdida de la confianza de consumidores y empresas, consideró el economista del FMI.

Muchos esperaban estímulos monetarios más sólidos por parte del Comité de Mercado Abierto (FOMC por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal, en forma de relajación cuantitativa (QE) generalizada con la compra directa de bonos del tesoro estadounidense.

Sin embargo, diversos factores convencieron al comité para no aplicar esta medida y entre los principales motivos se encuentra la necesidad de "reservar municiones", por si la crisis de deuda de la eurozona de repente deviniera en la fase crítica según la cual la Unión, como se conoce, se desmoronase, mencionan estrategas de Saxo Bank.

"El precipicio fiscal ha frenado una acción inmediata. Si no se modifica la legislación actual estaríamos hablando de reajustes del orden de 4%, además de que podría repetirse el tortuoso debate sobre dicha materia en el Congreso".

Una mayoría republicana en ambas cámaras que colocara a un presidente de ese partido en la Casa Blanca podría optar, sin dudarlo, a aplicar recortes en gastos (aunque los recortes fiscales se ampliarían), mientras que una victoria del actual presidente Barack Obama puede conducir a un punto muerto.

Ambos resultados pueden provocar consecuencias negativas en la confianza del consumidor. Por lo tanto, reservar munición podría ser una medida prudente, especialmente porque no se puede decir que la economía de los Estados Unidos se encuentre en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos), subrayan.

Aunque Eduardo Ávila de Monex considera que la probabilidad de llegar a un acuerdo en EU es alta, pero el riesgo es bastante elevado.

"Para México, en cuestión de riesgos, enfrenta lo que le pueda pasar a la eurozona y la desaceleración en EU, pero si los políticos en el vecino país del norte no llegan a un  acuerdo automáticamente México estaría entrando en una recesión", expone el economista del banco mexicano.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n00577J
recomienda
Patrocinado por