Economía

México: una potencia automotriz

Nissan, Audi, Mazda y Honda son algunas empresas que harán del país el octavo productor global; por cada empleo directo generado en una fábrica se crearán otros cinco en la cadena de suministro.

Miércoles, 12 de septiembre de 2012 a las 10:49

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) — La creciente industria automotriz de México vive un año de pujanza en el que además de sortear el mal tiempo de la desaceleración global está remolcando a otros sectores conexos a niveles de prosperidad que podrían perdurar un buen tiempo.

El país se consolidaría en el 2012 como el cuarto mayor exportador mundial de vehículos ligeros y el octavo productor global, gracias a un voraz apetito de los consumidores en el vecino Estados Unidos que siguen dispuestos a endeudarse para comprar un auto sin importar la fragilidad de su economía.

Bajo ese escenario, la producción mexicana de autos ligeros llegará este año a un récord de al menos de 2.7 millones de unidades, en un proceso que viene desplegando su manto protector sobre otros bienes como plásticos, hules, químicos, rotores, tambores, suspensiones y un largo etcétera.

En los primeros ocho meses del 2012, la producción suma 1.9 millón de unidades, un 13% más respecto del mismo lapso del 2011, cuando alcanzó las 2.56 millones de unidades.

"El sector automotriz no sólo jala lo que tiene que ver con las partes para autos, en nuestro caso tiene un efecto positivo sobre todo en lo que se refiere a los empaques y los embalajes", dijo a Reuters Luis Gerardo Alvarez, director general de la Asociación Nacional de la Industria del Plástico (ANIPAC).

"Hay un impacto colateral (...) y eso lleva a la industria a incursionar en productos de mayor valor agregado y mayores ingresos, el crecimiento más fuerte del sector automotriz lo vamos a sentir el próximo año", agregó.

Las alrededor de 285 empresas afiliadas a la asociación, que participa en 59 de las 72 ramas económicas más importantes de México, esperan producir este año un récord de 6.2 millones de toneladas de plástico contra las 5.8 millones del 2011.

La expansión cercana al 7% duplica el crecimiento del 3.5% esperado para el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano este año, según la previsión oficial.

La bonanza futura de la fabricación automotriz, la segunda actividad manufacturera en importancia después de la petrolera, se viene reflejando en los indicadores.

Por ejemplo, los pedidos manufactureros de los empresarios de productos derivados del petróleo, del plástico y del hule -un símil del índice del Instituto de Gerencia y Abastecimiento de Estados Unidos- vieron en agosto uno de sus niveles más altos desde que comenzaron a medirse en el 2008.

Cambios de giro

México, la segunda mayor economía de América Latina, todavía está a medio camino de desplegar todo su potencial productivo automotor, a la espera de que una millonaria derrama económica se complete.

Los fabricantes están encontrando en este país costos laborales estables y atractivos, una mano de obra competitiva y los beneficios de un país con el mayor número de acuerdos de libre comercio del mundo, incluido uno con su gigantesco socio Estados Unidos.

Y la derrama es inédita.

La japonesa Nissan considera concluir a finales de 2013 la primera fase de su tercera planta armadora en el estado de Aguascalientes, con un costo de 2,000 millones de dólares, y que será 2.5 veces más grande que la que ya tiene.

Por su parte, la alemana Audi dijo la semana pasada que invertirá 1,300 millones de dólares para fabricar camionetas deportivas en México a partir del 2016, en la primera planta en el país que producirá autos de lujo.

La también japonesa Mazda comenzará a producir a mediados de 2013 autos subcompactos, mientras que Honda Motor hará lo mismo a partir del 2014.

Según autoridades, por cada empleo directo generado en una fábrica se crean otros cinco en la cadena de suministro.

Hacia 2017, México podría estar produciendo 4 millones de vehículos ligeros anuales, según estimaciones oficiales y de la industria, más que Francia o España, y compitiendo casi hombro con hombro con Corea del Sur y Brasil.

Sin embargo, aún está lejos de gigantes como China, que produjo alrededor de 18.4 millones de unidades (entre vehículos pesados y livianos) en 2011; seguido de Estados Unidos con 8.6 millones de unidades y Japón con 8.3 millones de unidades, según la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA).

Atraídas por el jugoso negocio en marcha y por su fortalecimiento a la vuelta de la esquina, algunas empresas pequeñas están considerando mudarse de región e inclusive cambiar de giro, según Jimmy de la Hoz, quien dirige un centro de cooperación técnica entre México y Japón.

"Las nuevas iniciativas son inclusive cambiar toda una producción de electrodomésticos, que era el principal producto que realizaban, al sector automotriz debido al asentamiento importante que existe", dijo de la Hoz a Reuters.

"Tenemos voluntarios japoneses que permitan ayudar en la vinculación con empresas mexicanas, principalmente pequeñas y medianas, que ayuden con la proveeduría para evitar importaciones", agregó.

Al menos dos años de bonanza

Lentamente el mapa de los negocios está cambiando.

La siderúrgica Ternium, del grupo industrial argentino Techint, construye en el norte de México un complejo de 1,100 millones de dólares para producir 1.5 millones de toneladas de acero de alta especificación para el sector automotor, que normalmente se importaba.

"Ahora, con esta nueva fábrica (...) se va a producir este insumo vital para la industria automotriz, lo cual nos va a dar mucha mayor competitividad", dijo el presidente Felipe Calderón sobre la fábrica cuando se hizo el anuncio de inversión de Audi.

Lo que está detrás de la pujanza es el ávido consumidor en Estados Unidos que lentamente está encontrando mejores condiciones laborales y requiere, por las normas ambientales de su país, renovar su flota constantemente.

En agosto, la venta de autos en Estados Unidos tuvo su mejor desempeño para ese mes de los últimos cinco años.

Datos recientes apuntan a que la industria automotriz en Estados Unidos se encamina a mostrar una tasa anual de ventas de 14.5 millones de vehículos, sobre los 14.2 millones pronosticados por analistas sondeados por Reuters.

México envía a Estados Unidos más de 60% de los autos que produce, un 14% va a otros países de Latinoamérica, 10% a Europa y el resto a otras regiones.

Brasil y Argentina acotaron este año sus importaciones de autos mexicanos, después de años de libre flujo, pero mientras la llave crediticia en Estados Unidos siga abierta, la restricción sudamericana es poco preocupante para México.

La empresa de información IHS publicó un reporte especial sobre México y su sector automotor en el que augura que la cadena de abasto del sector está en la ruta para crecer al menos en los próximos dos años.

"México, que ha sido favorecido por años como destino productor de varias empresas estadounidenses, se está convirtiendo rápidamente en el favorito de fabricantes japoneses como Nissan, Honda y Mazda", dijo Guido Veldozo, analista de autos de IHS.

"Mientras no haya un cierre en la válvula del crédito en Estados Unidos, todo tranquilo", agregó.

 


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0058R3