El récord mixto de Obama en el comercio

El déficit comercial ha lastrado la economía, al disminuir las importaciones por falta de demanda; Barack Obama ha enfrentado un panorama difícil con la competencia directa de los productos chinos.

Por: Chris Isidore |
Viernes, 14 de septiembre de 2012 a las 06:00

NUEVA YORK — ¿Está el comercio estadounidense mejor ahora de lo que estaba hace cuatro años?

Al igual que otros problemas económicos que rondan las elecciones presidenciales de este año, la respuesta no es clara.

En la interconectada economía global, el comercio es cada vez más importante para el trabajador estadounidense promedio. Las exportaciones pueden proporcionar empleos en sectores desde la agricultura hasta la aeronáutica, desde el cine hasta la manufactura. Por el contrario, las industrias estadounidenses enfrentan una creciente competencia de importaciones, lo que obliga a las empresas más débiles a ir a la quiebra.

Estas son tres de las principales cuestiones comerciales que están dando forma al debate.

Exportaciones y déficit comercial

Las exportaciones estadounidenses han aumentado de manera constante durante el Gobierno de Barack Obama. Las compañías estadounidenses exportaron 1.3 billones de dólares en bienes y servicios durante los primeros siete meses de 2012, cifra que las coloca en vías de superar el total del año pasado que marcó un récord. El aumento en las ventas se produce incluso a medida que la crisis de deuda soberana europea ha reducido la demanda de bienes y servicios estadounidenses en ese mercado clave.

Pero las importaciones estadounidenses también han crecido. El déficit comercial -la diferencia entre el valor de las exportaciones e importaciones- se ha elevado en cada uno de los dos últimos años y está en camino de ser aún mayor este año.

El déficit comercial es un gran lastre para la economía. Y aunque la brecha actual es menor que en los últimos cinco años del Gobierno de George W. Bush, es difícil para el Gobierno de Obama celebrar una victoria. La actual brecha se debe en gran medida a la débil demanda de consumo de bienes importados y petróleo, en lugar de que las exportaciones estén siendo impulsadas por una política comercial específica.

"Mucho del registro comercial está determinado por fuerzas ajenas a lo que el poder del Gobierno puede afectar", dijo Jay Bryson, economista internacional de Wells Fargo Securities. "Depende de lo que esté sucediendo en el resto del mundo".

El comercio con China

El déficit comercial con China, el más importante -y polémico- socio comercial de Estados Unidos, se amplió a un récord de 280,000 millones de dólares año pasado, y está en camino de ampliarse todavía más este año.

Sin embargo, el Gobierno de Obama puede señalar algunas victorias allí, entre ellas que China aceptó permitir que el yuan aumente en valor, en lugar de mantenerlo vinculadao al dólar. Eso ha reducido una de las ventajas clave que los exportadores chinos tienen al competir con empresas estadounidenses.

Un yuan más barato hace que los productos chinos sean menos caros, y por lo tanto más competitivos en comparación con el mismo producto de un fabricante estadounidense. El Instituto Peterson para la Economía Internacional estimó en mayo que el yuan chino estaba subvaluado en sólo 7.7%, frente al 28.5% el año anterior.

El Gobierno de Obama también dice que se está poniendo estricto con China. Ha presentado más casos comerciales en su contra de lo que hizo el Gobierno de Bush, ganando disputas para proteger a una variedad de industrias, como la de los neumáticos.

Bryson dijo que da a Obama una 'B' por su política comercial, diciendo que el presidente fue capaz de presionar a China por cuestiones comerciales sin comenzar una guerra comercial.

Pero los críticos de la política comercial de Estados Unidos con China dicen que se necesita más, incluso si eso desata represalias.

El candidato presidencial republicano Mitt Romney ha dicho que él declararía que el país es un manipulador de divisas, lo cual lo expondría a sanciones comerciales bajo la ley estadounidense. También tomaría medidas para bloquear las compras gubernamentales de bienes chinos.

"El presidente Obama no está ofreciendo ninguna idea de nuevas políticas comerciales que la economía necesita urgentemente", dijo Alan Tonelson, socio investigador del Conejo de Negocios e Industria de Estados Unidos (USBIC, por sus siglas en inglés), un grupo comercial de 2,000 fabricantes menores que quieren más protección contra las exportaciones chinas. "El Gobernador Romney está ofreciendo algo de eso".

Acuerdos de libre comercio

A pesar de cierta oposición por parte de sus aliados en esta materia, Obama ganó la aprobación del Congreso para acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, Colombia y Panamá alcanzados antes de que él asumiera el cargo, y ha continuado el esfuerzo del Gobierno de Bush para formar una zona transpacífica de libre comercio.

Romney lo critica por no hacer más por aumentar los acuerdos de libre comercio, diciendo que no ha iniciado o concluido ningún acuerdo comercial por su cuenta.

Los economistas que estudian el comercio global dicen que a pesar de su declarado objetivo de duplicar las exportaciones entre 2009 y 2014, ha sido un ambiente difícil para que el presidente hiciera de los acuerdos comerciales una prioridad importante.

"Ésta ha sido una de las presidencias más tranquilas para la política comercial desde el periodo posterior (a la Segunda Guerra Mundial)", dijo Gary Hufbauer, investigador principal del Instituto Peterson de Economía Internacional.

"Él tuvo otras prioridades, como lidiar con la Gran Recesión y la reforma de salud. Requiere mucho capital lograr acuerdos comerciales en el Congreso, y es particularmente difícil de hacer cuando la economía está débil".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0058T8
recomienda
Patrocinado por