ALERTA »  Carlos Slim se convertirá en el principal accionista de la constructora española FCC

Reformas chocan con falta de consensos

La parálisis legislativa puede detener las iniciativas en México, advierten calificadoras de riesgo; la aprobación de reformas no se traducirá en un aumento inmediato a la calificación de deuda, dicen.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Lunes, 24 de septiembre de 2012 a las 06:03

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — A pesar de la disposición que han mostrado los diferentes Grupos parlamentarios para avanzar en la aprobación de reformas estructurales en los temas fiscal y energético, calificadoras de valores advierten del riesgo de caer nuevamente en parálisis legislativa por falta de acuerdos.

El director de Standard and Poor´s México, Víctor Herrera, menciona que hay motivación tanto del PRI como del PAN para lograr la aprobación de reformas, el primero porque estuvo fuera del poder por 12 años y el segundo que perdió la presidencia y una presencia importante en el Congreso.

"Esa motivación se tuvo en el 2000 y, de alguna manera en 2006, y no se aprovechó. Ya depende de nuestra clase política poder moverse hacia adelante, porque si no tenemos ese riesgo de caer en lo mismo", indica.

Menciona que con la llegada del PRI se abre la posibilidad de que avancen reformas. Quizás las reformas estructurales muy dramáticas no se den con la agilidad que mucha gente esperaría, pero sí reformas que puedan impulsar un poco más en el ritmo de crecimiento y amortiguar los efectos externos de los ciclos económicos de EU, aseguró.

El proyecto de reforma laboral en México que busca restarle poder a los sindicatos enfrenta un escarpado camino en el Congreso, donde el nuevo Gobierno federal priista deberá decidir si mantiene los privilegios de sus históricos aliados o acepta que sean auditados para ventilar sus finanzas, de acuerdo con la agencia Reuters.

La intensidad de las negociaciones que la iniciativa desate en el Poder Legislativo, donde ningún partido tiene mayoría, podría dejar expuestas las verdaderas intenciones del PRI para avanzar en las reformas que ha prometido el presidente electo Enrique Peña Nieto.

Eugenio López, director de la calificadora Fitch Ratings México, dice que el gran riesgo en materia Legislativa es vivir la parálisis que se ha observado en los últimos años.

"Ese es el gran riesgo que tiene este país, el que no entendamos que el mundo no nos está dando certezas para construir nuestro futuro. Necesitamos generar respuestas que no van a venir del modelo de hacia afuera y urge ponernos de acuerdo para que podamos construir un futuro mejor para los 52 millones de mexicanos a los que no se les ha dado respuesta y las nuevas generaciones que aspiran vivir mejor".

Calificación sin cambio, aún con reformas

Ambos directivos consideran necesario trabajar en las reformas fiscal y energética que son de gran envergadura y llevan tiempo para ver sus beneficios, de ahí la importancia de conseguirlas en esta legislatura.

Sin embargo, reconocen que la aprobación de reformas no dará de inmediato un aumento en la calificación de la deuda soberana de México, que en al caso de ambas calificadoras es de "BBB" con perspectiva estable.

El aumento en la calificación con aprobación de reformas no sería inmediato, afirma Eugenio López, de Fitch Ratings. "Tenemos que ver el resultado y ver cuál es la reforma a la que converge la sociedad".

Precisa que hoy la perspectiva de la calificación es estable. Eso significa que "no la vamos a bajar y no prevemos que el entorno provoque una disminución del riesgo crédito".

Víctor Herrera, de S&P, menciona que no es tan sencillo. "Primero (tenemos que ver) que se apruebe algo y qué impacto puede tener en el mediano plazo; si es algo muy positivo entonces podría decir que existe la posibilidad de aspirar a mejores calificaciones".

Eugenio López agrega que la estabilidad económica no es suficiente, porque ha sido inercial. "Le debemos crecimiento a esos mexicanos y para lograrlo hay que reformar muchas cosas y no lo hemos hecho en los últimos años porque no nos hemos puesto de acuerdo, no hemos tenido una visión común, no hemos sido capaces de comunicarnos y converger a algo o porque se antepusieron los intereses al de esos 52 millones de mexicanos".

En su opinión considera que tal vez el gran problema vaya a ser el que los políticos comulguen y que entiendan la dimensión de las decisiones.

Considera que es necesario alcanzar acuerdos y ponerse a trabajar internamente para fortalecer el mercado interno, ya que la estrategia de los últimos 20 o 30 años fue hacia el exterior. "Ojalá que nuestros políticos asuman el compromiso y estén a la altura de la necesidad que tienen estos 52 millones de mexicanos", reiteró Eugenio López.

Para Víctor Herrera, lo más importante es que en este país continúa habiendo una gran desigualdad en la distribución del ingreso y hay que trabajar para que haya menos diferencias sociales.

"Que la gente tenga un mejor nivel educativo para que pueda aspirar a ganar un mejor salario y hacerse competitivo en un entorno global de mercados que se mueven mucho más rápido de lo que se pueden mover los gobiernos", indica.

México está viviendo en un entorno económico bastante favorable, con un ritmo de crecimiento mayor al que mucha gente pensaba que podría estar creciendo este año y lo más probable es que en 2013 crezcamos a un nivel sano.

Pero también advierte que si en Estados Unidos empiezan a enfocarse en reducir su déficit fiscal, eso implicará menor gasto y "obviamente menor dinamismo económico, lo que eventualmente se traslada a un menor ritmo de crecimiento para nosotros también".

Por eso es muy importante que México pueda fortalecer su mercado interno de la mejor manera para poder amortiguar ese efecto que tarde o temprano nos va a llegar.

Las reformas que necesita México

El director de S&P menciona que la reforma más importante podría ser la del sector petrolero, que es "un cambio constitucional que implica un consenso bastante amplio en el Congreso y que quizás con la composición del mismo hoy día sea difícil esperar que pudiera haber una reforma de esa envergadura".

Hay otras iniciativas que el PRI ha destacado recientemente, como la de una reforma fiscal que reduzca la dependencia de las cuentas públicas de los ingresos petroleros.

Sin embargo, Herrera subraya que "habría que ver si puede darse ese consenso para poder lograr una buena reforma que en unos cinco años aumente la recaudación del Gobierno federal y reduzca la dependencia de los ingresos petroleros".

Por tanto, expone que las reformas que pudieran darse es la reforma laboral que está a discusión en el Congreso y si bien no es la idónea para México cuando menos es un buen primer paso que nos podría hacer un poco más competitivos con otros países manufactureros.

También se debe trabajar en una reforma educativa que pueda aumentar la competitividad en la juventud que bajo cualquier parámetro los alumnos, ya sea de escuelas públicas o privadas, están menos preparados que los de otros países.

"Hay otras cosas que no necesariamente son reformas ni necesitan pasar por el Congreso y pueden ayudar a un mayor dinamismo económico, como por ejemplo un esfuerzo de desregulación y de hacer más fácil la creación y desaparición de negocios para poder fomentar esa inversión emprendedor de iniciar negocios nuevos".

Eugenio López, de Fitch, destaca que el tema importante es que si no hay reformas entonces cómo van a financiar los programas que está proponiendo el próximo Gobierno mexicano y el gran riesgo es caer en un endeudamiento para financiarlos.

Sin reforma, "tendría que haber un proceso necesariamente de reasignación de recursos, bajar el gasto, bajar la inversión, sustituir qué por qué. Si no logran reformar, la estructura de ingresos tendría que aumentarse y si quieren instrumentar una medida tendrán que reasignar recursos".

La inseguridad, ¿un riesgo para la economía?

Ambos directivos coinciden en que la inseguridad es uno de los riesgos que enfrenta actualmente México, pero el impacto económico no se ve tan palpable.

"A nivel macroeconómico es posible que no tengamos la evidencia estadística de un impacto puntual, sin embargo, si vemos el norte de la República y algunas ciudades específicas hay una actividad económica y productiva que hoy está incrementando sus costos de operación por el tema de inseguridad".

Pero afirma que "no podemos cuantificar el costo de la inseguridad, pero es un tema que sí se discute en nuestros comités y el que las empresas o entidades subnacionales están incurriendo en costos adicionales es un hecho".

Por la parte de seguridad "tenemos un problema grave en México que es una descomposición social, y sobre todo a nivel regional, muy dramática, pero de alguna manera en las cifras macro no ha tenido un impacto que se pueda medir fácilmente", puntualiza Víctor Herrera de S&P.

"Varias instituciones financieras aseguran que podríamos crecer a un ritmo mayor si no tuviéramos el factor de la inseguridad. Creciendo a 4% en realidad no hay una afectación palpable, pero en la frontera sí hay pequeños negocios que han tenido que cerrar, eso es algo que se tiene que atender", alertó.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n00597F