Economía

Peso fuerte tiene un camino complicado

El tipo de cambio en México enfrentará volatilidad este año y en 2013, prevén analistas; el desempeño económico de EU y los rescates en Europa marcarán la pauta para la divisa mexicana.

Por: Viridiana Mendoza Escamilla |
Lunes, 15 de octubre de 2012 a las 06:03

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — A cuatro años de iniciada la crisis económica mundial, el peso mexicano debe lidiar con una volatilidad heredada que ahora dependen del comportamiento de las economías europeas con mayores desbalances fiscales y del lento avance de Estados Unidos.

"El peso sigue fuera de su valor, incluso con las disminuciones hacia los 12 pesos el peso continúa subvaluado con respecto al dólar; tiene mucho para apreciarse, pero en el largo plazo", señala la directora de Análisis Económico-Financiero en Banco Base, Gabriela Siller.

A mediados de 2008 el peso experimentaba un periodo de bonanza. Los sólidos fundamentales en la economía hacían efecto sobre las expectativas del tipo de cambio que se situaba en poco más de 10 pesos por dólar. 

Sin embargo, la crisis financiera internacional que se desató a finales de ese año cambió las previsiones, elevó el tipo de cambio (que alcanzó un nivel de casi 15 pesos por dólar en febrero de 2009) y minó el camino de largo plazo para la moneda mexicana.

"El peso mexicano fue una de las divisas más depreciadas durante la crisis de 2008 y no ha regresado a su valor, contrario a otras monedas como el real de Brasil que no sólo regresó a su punto de equilibrio, sino que está incluso sobrevaluada", dice Siller.

Entre los retos que el peso enfrenta en el corto plazo está el desempeño de la economía en Estados Unidos, prueba de ello el buen recibimiento que tuvo en los mercados la mejora en los niveles de empleo en la economía estadounidense pues la tasa de desocupación se colocó por debajo de 8% por primera vez desde 2009.

"La apreciación que estamos viendo tiene que ver con la leve mejoría que se ve en la perspectiva de crecimiento en Estados Unidos. Por otro lado, parece ser que la crisis de los altos niveles de deuda continúa pero no se prevé que ningún país salga de la Zona Euro, eso sí podría causar un fuerte episodio de volatilidad", señala la analista.

Para Banco Base es posible ver un tipo de cambio de 12.70 pesos por dólar a finales de 2012 que disminuyera de manera gradual e incluso alcanzara los 11.90 pesos por dólar a finales de 2013.

"Las perspectivas están en un punto medio, habrá periodos de volatilidad sobre todo en octubre de 2013 con las elecciones federales en Alemania, pues los ciudadanos están en descontento con las acciones de Ángela Merkel y si queda el partido opositor habrá incertidumbre sobre el futuro de los rescates y habrá volatilidad", añade.

¿Regreso a 10 pesos?

La espiral de apreciación del peso sufrirá episodios de volatilidad que podrían poner en aprietos a los inversionistas que busquen posiciones en divisas, así lo advierte Esteban Velázquez, gerente de Análisis de Mercados Financieros en Allianz Fóndika.

"En el futuro tenemos que el ajuste fiscal en Estados Unidos representa un foco de riesgo para los mercados, aunque no haya un escenario de recortes abruptos, la incertidumbre podría generar volatilidad. Para ver una apreciación más sólida en el tipo de cambio sería necesario que los fundamentales fueran aún más fuertes", explica.

La previsión menor de crecimiento global que reveló este mes el Fondo Monetario Internacional, en combinación con la negociación de rescates en Europa sugieren que las presiones en el tipo de cambio se mantendrán.

Para tener un tipo de cambio que se acercara a los 10 pesos por dólar la economía mexicana tendría que acelerar su proceso de discusión y aprobación de reformas estructurales, un prepago de la deuda y una mejora en la calificación crediticia, indica el analista.

A nivel global, el mercado cambiario también enfrenta retos nuevos. Un informe de Bank Of America Merrill Lynch (BofAML) sobre el dólar y las políticas económicas explica que el mercado cambiario global enfrentará  nuevos desafíos.

"Más allá de los riesgos económicos, seguimos preocupados por los riesgos geopolíticos. La situación de Medio Oriente que implica a Estados Unidos, Israel y a las capacidades nucleares de Irán, siguen siendo un problema complejo, con pocas alternativas deseables, y en el que la opción militar tiene el potencial de destruir el apetito de riesgo y disparar los precios del petróleo. Mientras tanto, la disputa territorial entre China y Japón también está recibiendo cada vez más atención", apunta el documento.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005A3F