El lavado, un mal difícil de erradicar

La legislación recién aprobada requerirá un periodo de prueba y ajustes, advierten especialistas; México figura como país propenso al manejo ilícito de dinero, según organizaciones internacionales.

Por: Viridiana Mendoza Escamilla |
Jueves, 18 de octubre de 2012 a las 06:00

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — La Ley antilavado publicada este miércoles en el Diario Oficial de la Federación significa un paso adelante en el combate al lavado de dinero en México, sin embargo, no es una acción que por sí sola erradique de raíz el manejo ilícito de recursos, coinciden analistas. 

"El lavado de dinero tiene tres corrientes: el universo de actividades del narcotráfico; el traslado de dinero a Estados Unidos principalmente por maniobras de evasión fiscal o fraudulentas y los casos de corrupción mediante los cuales sus responsables obtienen grandes cantidades de dinero", señala el notario Héctor Castañeda Jiménez en su libro Aspectos socioeconómicos del lavado de dinero en México.

De acuerdo con el ranking Basel AML Index que mide a los países con riesgo de lavado de dinero, publicado por el Gobierno de Basilea, México se ubica como un país con riesgos considerables de manejo ilícito de recursos.

El listado contempla variables como los canales abiertos para el lavado de dinero, riesgos de corrupción, estándares de transparencia en materia de sistema financiero, transparencia en cuentas públicas, y riesgos políticos y legales.

Con una puntuación de 5.76, México se ubica en la parte media del listado de 144 países evaluados donde cero es el riesgo más bajo y 10 es el nivel de riesgo más alto.

El estudio arroja que a nivel mundial México figura como un país con un nivel de riesgo similar al de Suiza, Croacia, Japón, Nicargua y República Dominicana.

Irán, Kenia y Camboya encabezan el ranking  de riesgo global con puntuaciones cercanas a nueve, mientras que Estonia y Noruega  tienen los panoramas más seguros con calificaciones de 3.28 y 2.36, respectivamente.

"La ley contribuirá a que México cumpla mejor con los estándares globales contra el lavado de dinero, una de las cosas que se criticaban era que no existía una ley que regulara el manejo de efectivo en la economía, ahora existe el mecanismo legal para acotar y disminuir esas prácticas", señala el socio director del área legal de Ernst & Young, Herbert Bettinger.

Las normas establecidas en la Ley publicada obedecen a las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) que establece los principios para las regulaciones internacionales para el combate al lavado de dinero y financiamiento al terrorismo. Entre otras cosas, la ley antilavado establece que deberán reportarse actividades vulnerables al manejo de recursos ilícitos como la compra de inmuebles, vehículos de lujo, joyas y premios de sorteos.

En 2008 México fue evaluado conjuntamente por el GAFI, con la participación del Fondo Monetario Internacional con base en las 40 Recomendaciones sobre Lavado de Dinero y las 9 Recomendaciones Especiales sobre el Financiamiento al Terrorismo.

Como resultado de la evaluación se dio a conocer que México cumplía satisfactoriamente con sólo 24 de las 40 Recomendaciones en materia de Lavado de Dinero.

"México enfrenta una amenaza sin precedentes debido al tráfico de drogas y crimen organizado. Los carteles representan retos importantes para el Gobierno. Esta situación refleja la magnitud de los recursos financieros y económicos y el poder que se encuentra a disposición del  crimen organizado. El poder económico de las organizaciones criminales les ayuda a seguir operando y debilita el buen gobierno y la autoridad del Estado", señala el Informe de Evaluación Mutua Anti Lavado de Activos y contra el Financiamiento del Terrorismo.

Como resultado de esta evaluación, la Asociación de Bancos de México (ABM) y la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio (Antad) acordaron en 2012 un límite para operaciones con dólares en efectivo, pues según la ABM los excedentes de dólares habían alcanzado 24,000 millones de dólares al año, una cifra no acorde al tamaño y características de la economía.

"Quizá no haya aspectos negativos o faltantes en la Ley aprobada, pero lo que sí puede señalarse es que pudo agilizarse su publicación, hablamos un proceso de dos años para una norma que no representaba controversias políticas significativas", explica Marco Fernández, consultor en Prevención de Lavado de Dinero para la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México (Asofom).

La 'hora de la verdad' está por venir

La norma entrará en vigor hasta nueve meses después de su publicación, una vez que llegue ese momento, el poder ejecutivo tendrá un plazo de 30 días para dar a conocer los reglamentos de operación.

"Será hasta ese momento que inicie el periodo de prueba para la nueva regulación antilavado, la eficacia de la Ley se conocerá hasta que se hagan públicos los reglamentos, es importante que esas reglas de operación sean lo suficientemente claras para que la Unidad de Inteligencia pueda ejercer las nuevas facultades que se le otorgaron, sólo en ese momento podrá hacerse una evaluación de si se trató de una medida efectiva", indica Herbert Bettinger, de Ernst & Young.

Para Marco Fernández, es importante que una vez que se dé a conocer la reglamentación para la aplicación de esta norma se examine la efectividad, frecuencia  y seguimiento  de los avisos y reportes.

"Los reglamentos serán fundamentales para la efectividad de la nueva norma, es probable ver modificaciones  e inclusiones pero eso se dará hasta que haya transcurrido tiempo suficiente para tener una evaluación de resultados", añade.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005AAI