Economía

Pensiones, un reto para el presupuesto

El Gobierno destina 8% del gasto en subsidios a instituciones de seguridad social, dicen expertos; de no lograrse un cambio, la cantidad puede ascender hasta 14% del presupuesto, advierten.

Por: Yussel González |
Miércoles, 24 de octubre de 2012 a las 13:17

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — El Gobierno mexicano destina el equivalente a 8% del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) en subsidiar a instituciones de seguridad social, y esa proporción puede llegar al 14% ante la falta de reformas a los sistemas pensionarios, alertó este martes el actuario Francisco Miguel Aguirre.

"Solo existen dos opciones para reformar los sistemas de pensiones: o aumentamos las aportaciones o modificamos el diseño de las prestaciones", indicó el experto durante la presentación de su libro 'Pensiones... ¿y con qué?'.

En su estudio, el experto detalla que el aumento en el gasto de subsidios a los sistemas de seguridad social significa que otros rubros del Gobierno se verán afectados, como salud, seguridad e infraestructura.

"Si se decide no afectar (esas partidas) se generará un boquete cercano al 6% del presupuesto para hacer frente al crecimiento de los gastos que, en buena medida, están orientados a jubilados en edades productivas", detalla.

De acuerdo con sus cifras, los pasivos que registra el país por concepto de seguridad social representan 120% del Producto Interno Bruto, y de esa proporción "31 puntos corresponden al IMSS asegurador, que da servicio a 14 o 15 millones de mexicanos, mientras que el otro 89% corresponde a servidores públicos que dan servicio a 6 millones de mexicanos".

Aguirre Farías indicó que hay tres tipos de mexicanos en el sistema pensionario: el primero comprendido por quienes no cuentan con un sistema de pensiones y representa al 50% de la Población Económicamente Activa (PEA), quienes requieren apoyo a través de programas como 70 y más.

El segundo grupo está compuesto por los afiliados al IMSS, que constituyen el 35% de la PEA y el tercero por los afiliados a los sistemas de pensiones para servidores públicos, cuyos esquemas son inviables financieramente.

Los sistemas de pensiones en México representan un reto para las finanzas públicas del país ante el aumento en la longevidad de la población y el avance de la informalidad.

Pese a las reformas que se han logrado tanto en el IMSS en 1997 como en el ISSSTE en 2007, los sistemas pensionarios que no han sido reformados, seguirán generando una presión para las finanzas públicas del país.

Además, las reformas darán frutos al menos a partir del año 2035, ya que el ahorro que generarán en las finanzas públicas será en el largo plazo.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005AKT