Economía

Obama, en un ‘volado’ ante los mercados

El alza accionaria durante el mandato de Obama pronosticaría su victoria, dice Paul R. La Monica; pero la reciente baja en el mercado también significa una desventaja de reelección, según analistas.

Por: Paul R. La Monica* |
Lunes, 05 de noviembre de 2012 a las 06:00

NUEVA YORK — Buenas noticias para el presidente Barack Obama: Las acciones se han disparado durante su periodo en la Casa Blanca. Históricamente, eso debería significar que ganará la reelección. Malas noticias para el presidente Obama: El mercado se ha desplomado en el último mes y eso podría arruinar sus posibilidades para gobernar durante cuatro años más en el número 1600 de la avenida Pennsylvania.

Es difícil saber si los votantes decidirán enfocarse más en el 70% + desplome del S&P 500 desde el día de la inauguración en 2009 o se centrarán en los resultados del presidente. Pero un equipo de investigadores cree que el mercado de valores es, por mucho, un mejor factor de predicción de los resultados electorales que la tasa de desempleo u otros indicadores económicos.

Matthew Lampert, miembro de investigación del Socionomics Institute de la Universidad de Cambridge, dijo que, de acuerdo con un estudio realizado por él y otros tres miembros que han analizado los intentos de reelección presidencial desde George Washington en 1792, es raro que un titular gane un segundo mandato si el mercado se derrumbó durante su mandato.

Señaló a Herbert Hoover durante la Gran Depresión y Martin Van Buren en 1840 como dos ejemplos destacados de presidentes de un solo mandato que se encontraban en la Casa Blanca cuando las acciones estaban cayendo.

Por otro lado, los presidentes tienden a obtener crédito por mercados de valores fuertes, señaló Lampert. Ronald Reagan y Bill Clinton ganaron su carrera por un segundo mandato en 1984 y 1996, respectivamente. Y ambos fueron presidentes durante años de auge en el mercado de valores.

Lampert dijo que Obama podría beneficiarse de ello, al igual que Reagan y Clinton. Sin embargo, hay una diferencia clave. Cuando Reagan y Clinton fueron reelegidos, se creía ampliamente que las acciones estaban en medio de un mercado alcista prolongado. Eso no es tan cierto ahora.

Ahora, existe la preocupación de que los mejores días para las acciones hayan terminado debido a que las acciones han subido en más del doble de sus mínimos de mercado bajista en marzo de 2009, y a las crecientes preocupaciones sobre el precipicio fiscal y las ganancias corporativas en Estados Unidos, así como las caídas económicas en China y la recesión en Europa.

Es posible que la caída accionaria en octubre haya anunciado el comienzo de un descenso prolongado.

"Las ganancias positivas en el mercado deberían ser un buen augurio para Obama, pero si la gente piensa que esto es sólo un repunte del mercado bajista eso podría frenar sus posibilidades", dijo Lampert, y señaló que incluso para los votantes que no poseen muchas acciones, la cinta informativa diaria sobre el rendimiento del mercado tiende a afectar su disposición y opinión.

Aún así, es absurdo ignorar por completo a la economía. Jimmy Carter y George H. W. Bush no pudieron regresar a la Casa Blanca a pesar de que las acciones subieron durante su mandato; aunque no avanzaron con tanta fuerza como lo han hecho durante los últimos tres años y medio.

Al igual que Obama, ambos enfrentaban problemas económicos muy difíciles: la inflación en el caso de Carter y la crisis de ahorro y préstamo en el caso de Bush. Por supuesto, Carter y Bush también se vieron afectados por las preocupaciones sobre política exterior, la crisis de rehenes en Irán y la primera guerra del Golfo (que al final no cambió gran cosa en Irak), respectivamente.

Lampert también señala que esta elección parece estar más enfocada en el futuro -es decir, en si Obama o su rival presidencial republicano Mitt Romney tiene un plan mejor para salir del malestar económico actual- que en cómo ha funcionado el mercado y la economía en los últimos años. Así que los inversores podrían desestimar la enorme escalada de precios desde 2009, debido a que están más preocupados acerca de cómo van a desempeñarse las acciones en 2013.

Pero por esa razón, un administrador de fondos dijo el martes que el resultado sigue siendo un 'volado' porque siente que ninguno de los dos candidatos tienen lo que se necesita para poner fin al caos presupuestario y al estancamiento político en Washington.

"No importa quién resulte electo. Los inversores no tienen una opinión favorable de ninguna parte del Gobierno", dijo George Feiger, presidente ejecutivo de Contango Capital Advisors en San Francisco. "Ellos no tienen en alta estima al Congreso. Hay un nerviosismo considerable".

*El autor es columnista de CNNMoney


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005AYN