Lavado, las goteras del comercio formal

Pese a los candados, el blanqueo de dinero en México se pierde en los negocios legales.

Martes, 06 de noviembre de 2012 a las 13:50
Mecanismos imperfectos
3

La mejor forma de cerrar el grifo del dinero sucio es atajarlo antes de que entre al sistema, aseguran autoridades.

"Es como cuando entra un colado a una fiesta de 200 personas. Una vez que entra en el sistema (...) se hace más difícil rastrear el dinero ilícito", ejemplifica un funcionario del Gobierno de México bajo condición de anonimato.

Pero cuando se trata de prevención, las manos disponibles que tiene el Gobierno son pocas.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) tiene que supervisar a más de 2,600 entidades financieras, desde bancos, casas de Bolsa y sociedades de inversión hasta cooperativas de crédito y pequeños centros cambiarios con menos de 100 personas.

"Son equipos muy, muy pequeños",  menciona la vicepresidenta de procesos preventivos de la CNBV, Viviana Garza.

Para detectar el dinero de procedencia oscura, México depende de sistemas bancarios, del buen juicio de las entidades financieras y del conocimiento que tienen de sus clientes, una práctica habitual en todo el mundo.

Esos mecanismos ya han fallado. Y en grande.

HSBC fue acusado el año pasado en un reporte del Senado estadounidense de no haber frenado el flujo de dinero sucio en sus operaciones mexicanas, apuntando a 7,000 millones de dólares enviados desde México a Estados Unidos entre 2007 y 2008.

El banco admitió defectos en sus controles antilavado y pagó una multa de 28 millones de dólares al regulador mexicano, la mayor impuesta en México a un intermediario financiero.

La CNBV le había avisado desde 2002 que ciertas operaciones olían mal, pero asegura que era responsabilidad del banco hacer los ajustes necesarios y darle seguimiento.

"Las fallas son tan básicas que alguien debería haber sido atrapado por eso", dice Jorge Guerrero, consultor de antilavado para Optima, una empresa de Compass Group.

Pero nadie terminó preso. Y la tentación de los bancos por conservar sus volúmenes de negocios y a los grandes clientes patrimoniales los exponen a este tipo de situaciones.

"Quien tiene los elementos para conocer al cliente son las entidades financieras y no las autoridades. En las propias instituciones hay conflictos de intereses", afirma el alto funcionario.

Sin embargo, el jefe de la Asociación de Bancos de México (ABM), Jaime Ruiz Sacristán, asegura que el caso HSBC es la excepción y no la regla.

Sostiene que en los últimos 10 años la banca invirtió 700 millones de dólares en sistemas automatizados de control.

"Una parte del problema de nuestro país, distinto a otras economías, es que tenemos mucho dinero en efectivo en operaciones normales", agrega.

Anterior: El rezago



Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005B30
recomienda
Patrocinado por