El retiro de apoyos preocupa a Greenspan

El término de los programas de estímulo para la economía de EU y Europa requiere precisión, afirma; para el ex presidente de la Fed, Grecia debe salir de la eurozona, dice en exclusiva a CNNExpansión.

Por: Isabel Mayoral y Roberto Jiménez |
Jueves, 08 de noviembre de 2012 a las 06:00
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — La estrategia de salida de programas de expansión monetaria y estímulo económico implementados en Europa y Estados Unidos debe planearse adecuadamente para evitar nuevas presiones inflacionarias, advierte Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal (Fed).

"La Fed está consciente de que deberá interrumpir esas acciones antes de que se presente un problema en términos de inflación", reconoce en entrevista con CNNExpansión. "El reto es definir cuándo y cómo", subraya.

El ex funcionario aclara que nunca ha estado completamente convencido de la efectividad de los planes de estímulo puestos en marcha por el Banco Central Europeo (BCE) y la Fed.

El 20 de junio, el banco central de Estados Unidos dio a conocer el último esfuerzo para reducir las tasas de interés y abaratar los préstamos para personas y empresas, mediante una inyección de 267,000 millones de dólares. El programa es la ampliación de un plan que la Fed implementó el pasado otoño, bautizado como Operación Twist.

En Europa el camino a seguir es más complicado, destaca Greenspan, porque no se trata de un sólo Gobierno que enfrenta una crisis, sino 17 naciones soberanas, lo que remite a un problema de fondo histórico: las diferencias culturales.

"(En enero de 1999) hasta los mercados confiaban en que cuando entrara en vigencia la moneda común, los italianos se comportarían como alemanes; desde el inicio ningún país lo hizo", dice durante una visita a México para participar en la Primera Sesión Plenaria de Consejeros de Banorte-Ixe.

Todas las naciones de la eurozona son menos competitivas que Alemania, y ahora las consecuencias son claras, subraya el ex presidente de la Fed.

Luego de la inyección de un billón de euros en financiamiento de bajo costo del BCE a las naciones de la eurozona, el desafío es detener esos apoyos, lo que podría complicarse desde el punto de vista político, señala.

Además, frente a la crisis fiscal y de deuda que se enfrenta en Estados Unidos y la zona euro, ya es imposible suponer que se está en un punto en el que se logrará una solución sin dolor, destaca.

"No puedo ver ningún escenario en particular, tanto en Europa como en Estados Unidos, que solucione los desequilibrios y restaure el crecimiento", lamenta.

Para el economista de 86 años, la pregunta ya no es si habrá un impacto negativo en la economía, sino superar la situación actual con el menor daño posible.

"Nos hemos demorado mucho tiempo y como consecuencia debemos asumir que habrá un impacto recesivo por el ajuste", advierte.

En cuanto a Grecia, considerada por analistas como el epicentro de la crisis de deuda europea, el diagnóstico de Greenspan es contundente.

"Creo que en algún momento, debe dejar la eurozona", afirma, "la competitividad de Grecia es tal, que hay poco que se pueda hacer para que regrese a una situación de estabilidad".

Las reformas de austeridad aprobadas por las autoridades griegas para recibir el siguiente tramo de ayuda del BCE, mismas que ocasionaron protestas de la población, no necesariamente garantizan un cambio radical frente a la crisis que vive el país, afirma.

Greenspan fue el decimotercer presidente de la Reserva Federal estadounidense, cargo en el que se mantuvo durante 19 años -de 1987 a 2006-, y fue relevado por el actual titular de la institución, Ben Bernanke.

Luego de dejar su posición en el banco central del vecino país creó Greenspan Associates, una firma de consultoría, y fue nombrado para cargos honorarios o de asesor en organismos como la Tesorería del Reino Unido, Deutsche Bank y PIMCO.

Un llamado al consenso

La problemática que enfrenta Estados Unidos en materia de finanzas públicas debe ser resuelta por las autoridades del vecino país lo antes posible, pues implica grandes riesgos para la economía, advierte Greenspan.

"Todos reconocemos que a pesar de que hay una importante diferencia de opiniones sobre lo que debe hacerse, vivimos en la misma sociedad y todos los grupos deben tener el interés común de hallar una solución", afirma.

El también llamado abismo o precipicio fiscal, que entraría en efecto automáticamente en enero de 2013, significará aumentos en impuestos y recortes presupuestales durante una década por alrededor de 7 billones de dólares.

El presidente Barack Obama, reelegido este martes para un segundo periodo en la Casa Blanca, se enfrenta a que el Congreso decida si todas o sólo algunas de las medidas entrarán en vigor, si se reemplazan, se posponen o se cancelan.

"Llegar a un acuerdo no significa que los grupos traicionen sus principios, sino ceder en cuanto a las tácticas, o de lo contrario caeremos en el precipicio fiscal", subraya Greenspan.

Según un informe realizado a principios de 2011 por el Congreso de EU, a través de una Comisión de Investigación sobre la Crisis Financiera, Greenspan fue identificado como uno de los culpables de esa problemática debido a que actuó en favor de la desregulación, y también se le acusó de negligencia y falta de liderazgo para actuar ante las ‘hipotecas tóxicas'.

Los señalamientos se refieren a la decisión que la Fed tomó en 2003 para reducir la tasa de referencia a 1% debido a que había evidencia de un riesgo de deflación para la economía estadounidense, menciona el economista neoyorquino.

"Estaría de acuerdo si los hechos demostraran (las acusaciones)", explica, pero no hay evidencia de que la política monetaria favoreció la burbuja inmobiliaria.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005B60
recomienda
Patrocinado por