Patrocinado por

ALERTA »  El empresario mexicano Roberto Alcántara aumenta su participación en PRISA a 9.3%

Moody’s condiciona calificación a EU

La agencia dijo que la nota soberana del país dependerá de los acuerdos en materia fiscal; si las negociaciones fracasan y la deuda no baja, la firma advierte un recorte en la calificación.

Miércoles, 07 de noviembre de 2012 a las 13:22
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Moody's Investors Service dijo este miércoles que suspenderá su decisión sobre si recorta o no la calificación crediticia de Estados Unidos hasta que se complete el proceso de presupuesto del 2013.

La reelección del presidente Barack Obama eliminó la incertidumbre sobre quién liderará al país, pero al mantenerse el status quo de un Congreso aún dividido significa que continúa la probabilidad de una dura lucha para aprobar un presupuesto, dijo la agencia.

"Nuestra evaluación de la solvencia del Gobierno, y por lo tanto la dirección de la calificación soberana y sus perspectivas, depende del resultado de las negociaciones del presupuesto durante 2013, y la capacidad de los políticos para llegar a un consenso", señalá Moody's en un comunicado.

La firma es clara al señalar que si el objetivo se alcanza afirmaría la calificación "Aaa" del Gobierno y devolvería la perspectiva estable, desde la negativa actual, pero si las negociaciones no tienen éxito y no se baja la deuda, recortaría la nota a "Aa1".

En agosto del 2011 su rival Standard & Poor's, en una histórica decisión, recortó la calificación de Estados Unidos un escalón a "AA+" desde AAA por el estancamiento de las negociaciones políticas en Washington que produjo divisiones profundas que no prevenir las medidas de reducción de déficit.

La elección no cambió ampliamente el mapa político, pero Obama intentaría buscar que se llegue a una solución consensuada entre demócratas y republicanos para la inminente crisis fiscal.

Moody's dice que si Estados Unidos llega al llamado "precipicio fiscal", como una estrategia para estabilizar la deuda, esperaría a ver si la economía se recupera de ese impacto antes de tomar una determinación de la nota.

Ese precipicio -que comienza a surtir efecto en enero- incluye 7 billones de dólares en aumentos impositivos y recortes de gastos por una década.

Entre las políticas en cuestión están las reducciones en gastos asociados a la defensa como en otros rubros, la expiración de los recortes fiscales de la era Bush, el fin de una exención temporal en los impuestos sobre nómina, la ampliación de las prestaciones por desempleo, y el inicio de recortes salariales a los médicos de Medicare.

Los legisladores estadounidenses deben elegir si desean que todas las medidas entren en vigor o sólo algunas de ellas, reemplazarlas, posponerlas o cancelarlas por completo. La decisión afectará a la economía del país, su calificación crediticia y su carga de deuda.

"Hay un fuerte incentivo para que los legisladores y la administración modifiquen las políticas fiscales y de gasto antes de finales de este año o durante principios de 2013", anticipa la firma en el texto.

Sin embargo, Moody's dice que es difícil predecir cuándo el Congreso concluirá las negociaciones presupuestales y así evitar el "shock fiscal" inminente.

La empresa menciona como otro escenario probable el que se retrase la decisión sobre el presupuesto para más tarde en 2013 con una ampliación temporal de la mayoría de las medidas vigentes hasta el momento.

Con información de Reuters y CNNMoney

 


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005B4Y
recomienda
Patrocinado por