Obama tendrá nuevo secretario del Tesoro

Tim Geithner, el último miembro del equipo original del demócrata, dejará el cargo tras cuatro años; el principal desafío para el nuevo secretario será lograr un acuerdo que evite el precipicio fiscal.

Por: Jennifer Liberto |
Miércoles, 07 de noviembre de 2012 a las 12:07

WASHINGTON — Aunque repita presidente, Estados Unidos tendrá un nuevo secretario del Tesoro.

Tim Geithner, el último remanente del original equipo económico del presidente Obama, ha indicado que está listo para dejar el cargo después de cuatro años tumultuosos. Con la victoria de Obama, se espera que Geithner renuncie pronto, pero los funcionarios del Tesoro se mantienen discretos sobre los detalles.

El primer gran desafío para el próximo secretario del Tesoro será lidiar con el llamado precipicio fiscal, una serie de aumentos impositivos y recortes masivos de gastos programados para aplicarse a partir del 2 de enero.

Si el Congreso y la Casa Blanca aplazan la toma de decisiones importantes para atajar el déficit hasta el año entrante, como esperan muchos conocedores, el próximo secretario desempeñará un papel clave para lograr un acuerdo que evite ese rosario de recortes y alzas tributarias por valor de 7 billones de dólares.

La primera elección entre los allegados a Washington es Jacob "Jack" Lew, director de Presupuesto de la Casa Blanca, quien jugó un papel clave el año pasado en las negociaciones sobre el techo de la deuda y la reducción del déficit. Si bien Lew no tiene tanta experiencia internacional, sería una sólida elección para navegar por el venidero drama presupuestario, opinan los veteranos.

Otro nombre que se menciona es Larry Fink, CEO de BlackRock, una de las firmas de inversión más grandes del mundo y, según se sabe, amigo de Geithner.

Entre otros nombres que también se barajan están Gary Gensler, presidente de la Commodity Futures Trading Commission y veterano de Goldman Sachs; y Gene Sperling, director del Consejo Nacional Económico, quien también fue un importante asesor económico del presidente Clinton.

Una candidata poco probable, pero a menudo citada es Sheila Bair, una republicana con una tendencia populista. Sin embargo, varios expertos dicen que su libro sobre la crisis financiera y sus columnas recientes en Fortune le han ganado muchos enemigos en Washington.

Otros posibles candidatos al puesto, provenientes del sector financiero, incluyen a Mohamed A. El-Erian, CEO de Pimco, y Kenneth Chenault, CEO de American Express.

Llevar una voz nueva a la mesa ayudará a afrontar los desafíos, opinan los gurús de la economía política como Tony Fratto, ex alto funcionario en la administración del presidente George W. Bush que se desempeñó en la Casa Blanca y en el Tesoro, quien agrega que él es un fan de Geithner.

"Geithner sirvió a su presidente realmente bien", señala Fratto. Pero añade, "podría ser conveniente tener una voz diferente en la mesa, ya que todas las otras dinámicas seguirán siendo iguales".

Dado que la Cámara de Representantes y el Senado permanecen políticamente divididos, el próximo secretario del Tesoro podría enfrentar un bloqueo partidista aún más arduo que amenazaría la capacidad de lograr algún acuerdo.

"Depende en qué situación se encuentre el país después de las elecciones", advierte Phillip Swagel, profesor de asuntos públicos en la Universidad de Maryland y ex funcionario del Tesoro en el Gobierno de George W. Bush. "Si la elección termina en un sentimiento amargo, el trabajo será muy duro".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005B4L