El abismo fiscal ‘toma’ Washington

Los legisladores estadounidenses se reunieron por primera vez desde las elecciones presidenciales; si no logran acuerdos sobre gasto e impuestos pueden llevar a la economía en una recesión.

Martes, 13 de noviembre de 2012 a las 11:50
Demócratas y republicanos están profundamente divididos sobre los recortes impositivos de la era Bush.  (Foto: Reuters)
Demócratas y republicanos están profundamente divididos sobre los recortes impositivos de la era Bush. (Foto: Reuters)
Otros enlaces
WASHINGTON (Reuters) — Los legisladores estadounidenses que deben resolver el problema del "abismo fiscal" se reunieron este martes en Washington por primera vez desde las elecciones de la semana pasada, preparando el escenario para una semana de negociaciones y reposicionamiento retórico.

El Congreso volvió a sesionar tras las elecciones del 6 de noviembre, con el líder republicano del Senado Mitch McConnell y su par de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, listos para mantener reuniones con legisladores de sus respectivos partidos.

Lo más importante de la agenda en el Congreso es lidiar con una serie de medidas sobre gastos e impuestos que, si son mal manejadas, podrían hundir a la economía en una nueva recesión.

En la Casa Blanca, el presidente Barack Obama recibirá a grupos liberales que se espera que pidan protección a los programas sociales de las demandas de cambios republicanas.

Los líderes empresariales convinieron en la Cámara de Comercio, el mayor grupo de cabildeo del país, discutir el "abismo fiscal", mientras que los mercados financieros mundiales estaban apagados en las operaciones tempranas, en parte por los temores de que el Congreso y Obama no logren impedir que la economía se desbarranque.

Una encuesta a pequeños empresarios mostró el martes esperanzas de alzas en las ventas, pero con una extendida incertidumbre respecto a las condiciones para hacer negocios en los próximos seis meses.

"Estamos a tres semanas de negociaciones serias sobre el abismo fiscal", dijo Greg Valliere, jefe de estrategia política del Potomac Research Group, una compañía de análisis político de Washington.

A fines del 2012 expirarán una serie de medidas impositivas "temporarias" puestas en marcha hace una década en el gobierno del presidente George W. Bush. Si el Congreso no hace nada, los impuestos a los ingresos individuales se elevarán con fuerza. Esta es una faceta clave del "abismo fiscal".

Otro elemento clave son los profundos recortes en los programas federales que entrarán en efecto en enero si el Congreso no actúa. Los legisladores temen que los recortes puedan devastar la economía y muchos trabajan en el tema.

Respecto de los recortes de impuestos de la era Bush, demócratas y republicanos están profundamente divididos. Obama está de acuerdo con extender los impuestos a la mayor parte de los estadounidenses pero con una vuelta a un nivel de ingresos mayores a los 200,000 dólares por persona.

Elevar los impuestos generaría más ingresos para afrontar el déficit presupuestario del Gobierno federal.

Los republicanos se oponen a un alza en los impuestos. El senador republicano Saxby Chambliss dijo que: "Lo que se necesita ahora es que el presidente diga 'esto es lo que voy a aceptar'. Tiene flexibilidad para hacerlo".

El republicano Paul Ryan, ex candidato a vicepresidente de Mitt Romney, dijo al Milwaukee Journal-Sentinel en Wisconsin que incrementar los ingresos del Gobierno podría ser parte de una solución al déficit, pero se mantuvo firme respecto a las alzas impositivas.

"Se pueden incrementar los ingresos sin elevar los impuestos", dijo Ryan.

"Nuestro temor es que si se elevan los impuestos se puede dañar el crecimiento económico. Se daña a los pequeños empresarios. Así que a través de una reforma impositiva se pueden lograr mayores ingresos sin dañar la economía. Nosotros creemos que esa es la manera", agregó.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005BED