Economía

Punto clave de ‘Obamacare’, en juego

Los estados deben decidir si permiten los intercambios de seguro, para aumentar a los beneficiados; entre 23 y 25 ciudadanos pobres podrían hallar planes de cobertura más asequibles.

Por: Tami Luhby |
Viernes, 16 de noviembre de 2012 a las 06:03

NUEVA YORK — Las entidades en Estados Unidos tienen hasta este viernes para decidir si van a establecer intercambios de seguro médico, una disposición clave de la polémica de ley de reforma de salud del presidente Barack Obama.

Los intercambios de salud, que están programados para abrir sus puertas en 2014, crearán mercados en línea donde individuos y pequeñas empresas podrán encontrar planes de seguros más asequibles. Los estadounidenses no asegurados cuyos ingresos oscilan entre el 100% y el 400% del nivel de pobreza federal serán elegibles para recibir subsidios federales.

Entre 23 y 25 millones de personas recibirán cobertura a través de los intercambios en 2016, según estimaciones de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés).

Debido a que la reforma de la salud sigue siendo una candente cuestión política, muchos estados estaban esperando para saber quién ganaba la elección presidencial antes de decidir si establecerían un intercambio.

Los residentes en los estados que decidan no crear intercambios podrán participar en un intercambio federal. Algunos estados pueden optar por asociaciones federales-estatales, en las que los estados operarían la asistencia y funciones de gestión del plan de determinado cliente.

Unos 15 estados y el Distrito de Columbia han establecido intercambios estatales hasta el momento, y otros cuatro planean establecer asociaciones, de acuerdo con Kaiser Family Foundation. Estados tradicionalmente demócratas, incluyendo Nueva York, Maryland y California, se encuentran entre los que han creado intercambios.

Otros 11 estados -incluyendo a Texas, Florida y Carolina del Sur, donde los gobernadores han hablado fuertemente en contra de la iniciativa del presidente- han decidido no crear intercambios. Otros 14 estados están estudiando sus opciones y seis no han hecho prácticamente nada para prepararse.

Arizona es uno de los estados que todavía están sopesando sus opciones. El Grand Canyon State recibió una subvención de 30 millones de dólares para estudiar el tema y la gobernadora Jan Brewer, una republicana, tomará su decisión esta semana, dijo Matthew Benson, su portavoz.

Al reconocer que crear intercambios puede representar un fuerte esfuerzo organizacional, el Departamento de Salud y de Servicios Humanos federal anunció la semana pasada que dará tiempo adicional a los estados para presentar los detalles de sus planes para un intercambio. Aunque los estados tienen que decir a los reguladores si piensan implementar un intercambio o no, no tienen que proporcionar detalles específicos sino hasta el 14 de diciembre.

Hay pros y contras en la creación de intercambios, dijo Alan Weil, director ejecutivo de la National Academy for State Health Policy. Crearlas implica un riesgo financiero, operativo y político.

Los intercambios tienen que ser autosostenibles después del primer año. Si no es así, los estados podrían tener que asumir la carga o podrían tener que cobrar a las compañías de seguros, dijo Weil. Y también podrían ser complicados de implementar ya que los Estados deben establecer normas relativas a las ofertas y los precios, así como cumplir con varios requisitos de mercadotecnia para asegurarse de que los enfermos y los pobres no sean excluidos. También deben establecer centros telefónicos y sitios web para ayudar a las personas a seleccionar su plan.

Además, algunos funcionarios estatales podrían enfrentar a una reacción política negativa ya que la reforma de salud de Obama es profundamente impopular en muchos lugares.

Pero establecer un intercambio permitiría a los estados un mayor control sobre en qué planes se les permite participar, cómo están estructuradas las opciones de seguro y cómo se mide la calidad de la atención. Además, facilita la coordinación con el sistema estatal de Medicaid, que se ampliará en muchos estados para cubrir a todos los adultos de hasta el 133% de la línea de pobreza.

Pero incluso los estados que están adoptando los intercambios están apurándose para alistar el sistema para los plazos de inscripción abierta de 2013, que comienzan en octubre.

"Hay algunos estados que simplemente podrían quedarse sin tiempo para tener todo listo", dijo Jen Tolbert, directora de reforma estatal de salud de la Kaiser Family Foundation.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005BJE