Economía

Cigarro ilegal, con ganancia exponencial

La Zona Libre de Corozal, en Belice, recibe 30 contenedores cada mes con tabaco de contrabando; debido a que se evaden impuestos, cada cargamento deja una utilidad de al menos 172,500 dólares.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Miércoles, 21 de noviembre de 2012 a las 06:03
Las ganancias que se obtienen por traficar tabaco llegan a ser millonarias, denuncian empresas del sector. (Foto: Getty Images)
Las ganancias que se obtienen por traficar tabaco llegan a ser millonarias, denuncian empresas del sector. (Foto: Getty Images)
Otros enlaces

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — A escasos 14 kilómetros de Chetumal, colindante con la frontera sur de México, se ubica un pequeño espacio comercial que se ha convertido en un gran centro de distribución de productos diversos que generalmente son ilícitos.

Licor, ropa, juguetes, medicinas, manufacturas, pero sobre todo cigarros, pueden comprarse en Corozal, Belice, una zona libre de impuestos y en donde también operan tres casinos para recreación de los visitantes, la mayoría de ellos provenientes de Quintana Roo, México.

Cada mes llegan al Puerto de Belice entre 30 y 35 contenedores con paquetes de cigarrillos que son trasladados hacia la Zona Libre de Corozal sin ninguna restricción aduanera ni sanitaria, con lo cual productos de dudosa calidad son distribuidos y luego consumidos en territorio mexicano, provenientes de lugares tan lejanos como China o India o tan cercanos como Paraguay, comenta a CNNExpansión Alfonso Cordón.

El gerente regional de protección de marca de British American Tobacco (BAT) Centro América puntualiza que 90% de los cigarros que llegan a Corozal se dirigen hacia México y el 10% restante se distribuye en Centroamérica.

Las ganancias que se obtienen por el contrabando y la falsificación de cigarros, con una baja inversión inicial hacen del producto ilegal un atractivo para las organizaciones delictivas.

De acuerdo con estimaciones de BAT para esta zona, la inversión inicial es de 89,950 dólares que incluye: mano de obra (75 dólares por caja); un contenedor de 1,050 cajas (78,750 dólares); transporte (3,200 dólares), y gastos administrativos (8,000 dólares).

El producto es vendido a 0.50 centavos de dólar la cajetilla (10 paquetes por cartón; 50 cartones por caja y 1050 cajas por contenedor), lo que les deja una utilidad bruta de 262,500 dólares. Con esto, la utilidad neta por contenedor es de 172,500 dólares.

Si se tratara de 20 contenedores, la inversión inicial sería de 1 millón 799,000 dólares con un valor comercial de 3 millones 451,000 dólares. Si se confiscaran 15 contenedores, la utilidad proyectada en los cinco restantes sería de 862,500 dólares, de acuerdo con estimaciones de BAT.

Zona libre de Corozal ¿Tierra de nadie?

Para un ciudadano mexicano ingresar a esta zona libre no representa problema porque son los mayores consumidores y generan una derrama de recursos importante para Corozal, lo que no sucede para los habitantes de Centroamérica.

Durante un recorrido por la zona, se pudo constatar que no es inusual ver anuncios en las tiendas ofreciendo a mayoristas tabaco a bajo precio. El negocio ilegal de cigarrillos es tan usual que se ven en las tiendas promociones de paquetes a costos mínimos y de marcas como Sheriff, Marshal, Jaisalmer, Armada, Euro, Soberano, entre muchas otras que después son vendidas en México tanto en la calle o en las entradas del Metro, sin que exista restricción por parte de las autoridades sanitarias del país.

El ingreso de este producto a territorio mexicano es por carretera. Solo 14 kilómetros separan a la zona libre de Corozal de Chetumal, los productos ilegales son transportados en camionetas tipo VAN que han sido habilitadas para tal efecto, dice un agente aduanal de Belice que pidió el anonimato.

Incluso, camionetas con la leyenda "Iglesia Pentecostal" (sic) transportan cajas de cigarrillos hacia México, sin problemas porque no hay ningún tipo de control en la aduana, aún cuando los vehículos son "minuciosamente revisados", dice el agente aduanal.

En el momento de realizar esta visita a Corozal, el presidente de la zona libre, David Akierman aseguró que el objetivo de un comerciante es vender y si de contrabando se trata "hay que preguntarle a la aduana de cada país".

Tras hacer una "oferta irrechazable" de poner vigilancia a los visitantes para que nada fuera a sucederles  -aun cuando aseguró que allí la policía no tenía armas-, reconoció que aunque Corozal se considera zona de comercio al detalle, hay gente que quiere hacer ventas "de calado y el cliente debe ajustarse a los aranceles y a la regulación aduanera".

De acuerdo con la Cámara de Comercio de Belice, la zona libre de Corozal no está dando la imagen y percepción que se quería cuando fue fundada hace 10 años.

La zona estaba diseñada para la distribución y ventana de manufacturas, producción y distribución como línea blanca, electrónica, y "definitivamente estamos ante una zona que está comerciando productos inferiores, no en el ámbito de la manufactura, sino la venta al menudeo", comentan funcionarios de la Cámara.

El impacto negativo es que existe información de que hay mercaderías que están en el mercado legal sin el respectivo pago de impuestos, indican. El paso de la concepción original a lo que hoy es Corozal fue muy rápido y no existen motivos que puedan hacer pensar que cambiará a su destino inicial "porque ahí se mueven millones de dólares", advierten.

México es el mayor mercado para esta zona y tipo de productos, añade Alfonso Cordón de BAT, ya que por su tamaño geográfico y poblacional es muy atractivo para cualquier producto que sin problema se puede hacer el pedido y ser entregado en la zona céntrica de Tepito.

"La capacidad que tiene el consumidor mexicano es fuerte y eso llama mucho la atención para cualquier contrabandista. En el mercado de Centroamérica somos alrededor de 21 millones de habitantes y en México son 25 millones de personas, tan solo en el sur del país, es un mercado muy atractivo".

La ruta del cigarro

Los cigarros producidos ilegalmente provienen principalmente de China, Vietnam, India y Paraguay. Llegan a la Zona Libre de Colón, Panamá, también conocida como el "escaparate comercial", ya que por sus instalaciones pasan todo tipo de aparatos eléctricos, productos farmacéuticos, licores, cigarrillos, muebles, ropa, zapatos, joyas, juguetes, etcétera.

De ahí se trasladan a Belice o de Jamaica al puerto beliceño. "Jamaica tiene un tema muy especial, porque es el puerto en esta zona que acepta el anclaje de barcos post Panamax (que están diseñados para ajustarse a las dimensiones máximas permitidas para el tránsito por el Canal de Panamá)", explica Alfonso Cordón de BAT.

"El Puerto de Jamaica está capacitado para que estos barcos anclen ahí, logísticamente entre más volumen llegue el costo se reduce y esa es la importancia de Jamaica por ello hacen esa triangulación; pero la otra ruta que hemos descubierto es directamente de China a Belice o de Paraguay -que es uno de los mayores fabricantes de cigarrillos- va directo a Belice".

El problema, subraya, es que en Belice no se comete ningún "ilícito", porque no hay defraudación fiscal. "El manifiesto que traen los contenedores dice ‘en tránsito' y van hacia las tiendas libres, el ilícito es cuando entran al mercado mexicano y no pagan los impuestos correspondientes ni cumplen con las regulaciones que exige el gobierno mexicano", en este caso.

"La red de distribución que hoy existe en el comercio ilegal es profesional; un tráiler lo desaparecen en 10 minutos, pero el hecho es que no exista un control y las tendencias son al alza", denuncia el presidente de la Comisión de Comercio Interior de Concamin, Raúl Picard del Prado.

"Las ventas son buenas y la utilidad que les deja es mayor al producto legal que deja dos cigarros de utilidad al comerciante, mientras que el ilegal les da más ganancias a un mejor precio, pero con esto el Gobierno no percibe nada. Es buen negocio con bajo riesgo", asevera Picard del Prado.

Contrabando a gran escala, práctica lucrativa

Ya sea que se traslade en una veloz lancha o un barco de contenedores, un camión o un avión de cargamento, el 70% del tráfico ilegal del tabaco en el mundo está relacionado con el contrabando a gran escala (transportar, distribuir y vender grandes volúmenes de cigarrillos originales o falsificados evitando impuestos y aranceles).

Según el estudio "Tráfico ilegal de tabaco: Ganancias ilegales y peligros públicos", del grupo Tobacco Free Kids que pertenece a una iniciativa de Michael Bloomberg, el contrabando a gran escala -que generalmente está en manos de grupos criminales organizados-es altamente lucrativo.

Estimulada por la nueva tecnología, la fabricación de cigarrillos falsificados es la categoría de tráfico ilegal del tabaco de más rápido crecimiento.

Se estima que constituirá aproximadamente 15% del tráfico legal cuando se combine con otros tipos de fabricación de cigarrillos ilegales, ya que es sencillo fabricar un envoltorio similar, con impresoras y escáneres sofisticados y más económicos.

El informe menciona que Raymond Kelly, ex director del Servicio Aduanero de los Estados Unidos, dijo que "las ganancias del contrabando de cigarrillos compiten con las del tráfico de estupefacientes".

Una explicación, subraya el reporte, radica en el hecho de que los cigarrillos, según su tamaño y peso, son demasiado caros comparados con la mayoría del resto de productos, lo que los hace ideales para el contrabando de grandes ganancias por carga.

Y advierte que la ley y el orden son amenazados globalmente por el tráfico ilegal del tabaco, a través de la crueldad de organizaciones criminales, el financiamiento de grupos terroristas o la corrupción de funcionarios públicos.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005BR0