Ricos de EU, listos para déficit fiscal

Los estadounidenses acaudalados buscan evitar pagar más impuestos al vender acciones y dividendos; sin embargo, el aumento de impuestos a la inversión no es seguro si el país cae en el precipicio.

Por: Stephen Gandel |
Martes, 20 de noviembre de 2012 a las 12:37

NUEVA YORK — Los ricos son diferentes al resto de nosotros, entre otras razones, por ésta: no se les dan bien las matemáticas. O tal vez simplemente no les importa hacer cálculos.

Al parecer, los estadounidenses acaudalados están apostando a que ocurra el precipicio fiscal, la combinación de aumentos impositivos y recortes de gastos que entrarán en vigor el 1 de enero. ¿Cómo lo sabemos? Porque están vendiendo todo lo que no esté vinculado a un fondo libre de impuestos o a una cuenta en el extranjero, en un intento de evitar la inminente posibilidad de que tengan que pagar más impuestos si venden después del 31 de diciembre.

De hecho, la reciente venta que hizo George Lucas de su estudio de cine y los derechos de Star Wars a Disney fue interpretado en parte como una medida para evitar el alza tributaria aparejada al precipicio fiscal.

Por otro lado, el rey de los casinos, Steve Wynn, parece estar deshaciéndose de todo lo que puede a través de una distribución especial de dividendos por única vez a los accionistas (entre los cuales Wynn es uno de los más grandes) por 750 millones de dólares.

Además hay otras inversiones que los ricos están vendiendo para evitar pagar más impuestos, como las acciones de Apple, que han bajado 150 dólares desde finales de septiembre, y acciones que pagan dividendos.

¿Es esta una buena decisión? Para empezar, tienes que estar convencido de que el precipicio fiscal sucederá, y no será postergado o aplazado por algún tipo de acuerdo. O por lo menos, creer que el acuerdo que se pacte seguirá traduciéndose en mayores impuestos sobre los ingresos por dividendos y ganancias de capital (que subirán desde su actual 15% a más del 20% y casi el 40%, respectivamente).

No estoy seguro de qué probabilidades haya de que se dé ese resultado. Nadie quiere una recesión, y tanto Obama como los republicanos parecen interesados en llegar a un acuerdo.

Es bastante claro que Obama quiere que aumenten los impuestos a los ricos; la pregunta es cómo se efectuará tal alza. La baja tasa impositiva aplicada a las ganancias sobre capital es el principal mecanismo por el cual el 1% (los más ricos) consigue que su tasa efectiva de impuestos esté muy por debajo del 35% establecido. Por lo tanto, se esperaría que los ricos y los republicanos defiendan ese beneficio fiscal más que la tasa regular del impuesto sobre la renta, cuyo aumento probablemente tendría más simbolismo y se vería más como una victoria política para Obama.

Esto me lleva a creer que un aumento en las tasas de impuesto sobre la renta es el camino que se tomará. Así que digamos que hay un 50% de probabilidades de que se dé un aumento impositivo a la inversión.

Además de eso, si eres de los ricos que está vendiendo ahora, tienes que asumir que aprovechar en este momento los bajos impuestos será más ventajoso que si te aferras a la inversión y vendes más tarde. En una inversión del tipo de acciones de Apple, puede que esa sea una decisión fácil. Puedes vender ahora, asegurar tus ganancias de capital y luego inmediatamente volver a comprar.

Pero si estás vendiendo acciones que pagan dividendos y llevas tu dinero a otra parte, entonces tienes que creer que en esa otra parte te irá mejor. Y como bien apunta Ben Rooney de CNNMoney, con los bonos del Tesoro pagando menos del 1.6%, sigue siendo mejor poner tu dinero en, por ejemplo, la firma farmacéutica Merck, con un rendimiento de casi un 4%, incluso considerando impuestos más altos, si lo que estás buscando son rendimientos por inversiones.

Si tú eres un Wynn o Lucas, vendiendo o retirando enormes cantidades de capital fuera de tu negocio, sabrás que lo hecho es muy difícil de deshacer.

En este momento, los valores de renta variable siguen siendo históricamente baratos. Lo que es más, todos los datos sugieren que la economía se está recuperando. El mercado de valores seguramente reflejará esa mejora. Así que no me parece razonable pensar que vender a un precio que se acerca más cerca al punto bajo que al punto máximo sea un buen negocio con el fin de evitar 5 o más puntos porcentuales en los impuestos.

En mi opinión, lo que tal vez esté ocurriendo, entonces, es que los ricos se sienten frustrados  y creen que es más fácil vender, sin realmente hacer los cálculos apropiados.

Con todo, sabemos que esto es cierto: Si caemos en el mencionado precipicio, es probable que nos dirijamos a una recesión. Eso posiblemente perjudique el valor de las acciones bursátiles. Tiene sentido vender en anticipación a ello. Así que al menos algunas de las ventas probablemente no tienen nada que ver con las tasas impositivas, y obedecen exclusivamente a una protección prudente de la cartera.

Las buenas noticias son éstas: Incluso si los ricos están vendiendo ahora para evitar una factura fiscal mayor, aún así el Gobierno recaudará de los ricos más impuestos en 2012 de lo que normalmente obtiene de ellos.

Este año, la factura fiscal de Wynn y sus accionistas será en conjunto de 112 millones de dólares para el Gobierno. Y ese es un dinero que el Gobierno recaudará en los próximos meses. La recaudación podría haber sido mayor si Wynn hubiera pagado el dividendo el próximo año, o el año siguiente, pero entonces el Gobierno habría tenido que esperar para obtener el dinero. Sin el espoleo de la inminente alza impositiva, Wynn tal vez nunca hubiera realizado el pago.

Pero la principal moraleja de esta venta detonada por el precipicio fiscal acaso sea ésta: Mayores impuestos realmente significan mayores ingresos fiscales para el Gobierno, y menos déficits.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005BPV
recomienda
Patrocinado por