Ocho obstáculos del acuerdo fiscal en EU

Las alzas de impuestos y el techo de la deuda son algunos de los temas más candentes en el Congreso; en caso extremo el país caería en el precipicio, lo que obligaría a adoptar un acuerdo deficiente.

Por: Pete Davis* |
Martes, 27 de noviembre de 2012 a las 06:01

WASHINGTON — A pesar de lo que los optimistas dicen, es demasiado pronto para contar con un acuerdo sobre el precipicio fiscal.

Funcionarios de alto rango han estado tratando de establecer las líneas generales de un compromiso: Las cantidades en dólares sobre los aumentos de ingresos y recortes de gastos.

Están ideando opciones para que el presidente Barack Obama y los líderes del Congreso consideren cuando se reúnan en sus primeras conversaciones importantes.

En mi experiencia, lo primero que sucede en esa reunión, después de las declaraciones de apertura y cuestiones de procedimiento, es que se rechazan todas las opciones que el personal preparó.

Entonces empiezan a discutir entre ellos. Después de una hora o dos, se cansan de eso y aparecen ante las cámaras y le dicen al mundo que hicieron progresos.

Luego su personal regresa y trabaja toda la noche en nuevas opciones, y ellos se reúnen de nuevo, y una y otra vez.

Está es mi lista de por qué el precipicio fiscal no se resolverá fácilmente.

1. El presidente Obama insiste en aumentar la tasa de impuestos a quienes ganan 250,000 dólares o más, y los republicanos de la Cámara de Representantes se resisten a ello.

2. El presidente Obama y los demócratas se niegan a aumentos de ingresos que no sean aprobados por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) es decir, los que dependen de la reforma fiscal y/o de un supuesto aumento en el crecimiento económico.

3. Los republicanos no aceptarán otra extensión temporal del recorte de 2% sobre el impuesto de nómina para los trabajadores estadounidenses. Así que el presidente Obama podría insistir en un crédito tributario ‘Making Work Pay' muy parecido al paquete de estímulo de 2009. Dicho crédito era de hasta 400 dólares para los trabajadores solteros que ganaban menos de 95,000 dólares y de hasta 800 dólares para las parejas casadas que ganaban menos de 190,000 dólares.

4. Los republicanos insisten en reducciones a la ayuda social que los senadores demócratas no aceptarán. Los demócratas del Senado ven a la Seguridad Social como un tema completamente fuera de discusión, y los recortes de Medicare serán difíciles de lograr porque la mayoría de los que eran más sencillos fueron utilizados para pagar la reforma de salud.

5. Todos quieren derogar el ‘secuestro automático' de 109,000 millones de dólares de gastos en defensa y no defensa, pero los republicanos podrían oponerse si esto no está ‘cubierto' o ‘pagado'.

6. Los demócratas quieren recortes en defensa más grandes de los que los republicanos aceptarán.

7. El gasto discrecional puede ser recortado un poco más, pero no mucho más, sin ocasionar la oposición demócrata.

8. Los republicanos pueden negarse a aceptar un aumento en el techo de la deuda que no esté ‘pagado'. Un alza con duración de un año costaría alrededor de 1.2 billones de dólares. No hay manera de que puedan pagar por ello.

No estoy descartando un acuerdo antes de Navidad, en particular uno que combine un muy modesto ‘pago inicial' con procedimientos para producir una reforma tributaria y de asistencia social. Siempre he dicho que veo una probabilidad del 40% en este tipo de acuerdo para el 24 de diciembre.

El problema para el mercado será calcular cuánta reducción del déficit se producirá finalmente. Preveo que será subestimada.

Todo esto se reduce a cuán insistente será Obama acerca de aumentar los impuestos a los ricos y acerca de si aceptará un acuerdo sin un aumento de tasas.

Hasta ahora, todas las declaraciones del presidente han defendido un aumento en la tasa de impuestos a quienes ganan 250,000 dólares o más. Por supuesto, él ha cedido muchas veces antes en una amplia variedad de temas, pero ¿lo hará de nuevo después de una victoria electoral y considerando que nunca tendrá que postularse de nuevo?

Uno de los mayores impedimentos finales permanecerá aun después de que un acuerdo sea anunciado. La Cámara de Representantes podría no aprobarlo.

En julio de 2011, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, pensó que había llegado a un acuerdo con Obama que sus colegas apoyarían, pero los republicanos de la Cámara lo rechazaron porque incluía aumentos de ingresos.

Boehner fue puesto en la embarazosa situación de tener que volver a la mesa de negociaciones y terminó cerrando un acuerdo menor que daba largas al asunto, el cual dio lugar a la creación del denominado Súper Comité, el cual fracasó, y al secuestro automático de 109,000 millones de dólares que nadie quiere. Estoy seguro de que será mucho más cuidadoso esta vez para otorgar su apoyo antes de firmar finalmente un acuerdo.

Por supuesto, cualquier cosa que el grupo de representantes republicanos apruebe probablemente no conseguirá más que un puñado de votos demócratas, incluso si Obama lo apoya. Boehner no conseguirá un apoyo republicano unánime para ningún acuerdo. Es posible que necesite votos demócratas para aprobarlo, y es poco probable que Nancy Pelosi se los aporte.

Todavía veo una posibilidad del 60% de que caigamos temporalmente al precipicio fiscal. Después de que Obama y los líderes del Congreso se agoten tratando de llegar a un acuerdo y fracasen, podrían decidir arriesgarse a caer al precipicio fiscal durante un corto tiempo antes que aceptar un mal acuerdo.

*El autor es presidente de Davis Capital Investment Ideas. Trabajó para los demócratas y los republicanos en el Congreso, sirviendo como economista para el Comité Conjunto sobre Impuestos y el Comité Presupuestario del Senado.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005C0S