GB busca experiencia monetaria de Canadá

La elección de un extranjero para el Banco de Inglaterra no sorprende debido a la globalización; el Banco Central ya tiene expertos de otra nacionalidad en su Comité de Política Monetaria.

Martes, 27 de noviembre de 2012 a las 12:12
El responsable de las finanzas británicas, George Osborne, insistió en la visión fresca de Mark Carney.  (Foto: Reuters)
El responsable de las finanzas británicas, George Osborne, insistió en la visión fresca de Mark Carney. (Foto: Reuters)
Otros enlaces
LONDRES (Reuters) — La elección británica de un canadiense para dirigir el Banco de Inglaterra podría ser el preludio para que los banqueros centrales sean elegidos de las élites que dominan los principales puestos en empresas y deportes.

Cuando el gobernador del Banco de Canadá, Mark Carney, asuma el mando del BoE (por sus siglas en inglés) el próximo verano, será la primera vez que un extranjero ejerza el puesto más alto en un Banco Central importante.

Los británicos están acostumbrados a no preocuparse por la nacionalidad y aceptar en cambio la experiencia profesional, permitiendo a extranjeros que dirijan tanto sus equipos de fútbol como empresas destacadas.

El Banco Central británico ya había marcado tendencia al aceptar extranjeros entre sus filas. Los estadounidenses DeAnne Julius y, hasta este año, Adam Posen, trabajaban como miembros del Comité de Política Monetaria de la entidad.

Pocos estadounidenses podrían imaginarse al presidente de Estados Unidos nombrando a un británico para sentarse siquiera en el Consejo de Gobernadores de la Reserva Federal, mucho menos para dirigirla.

Pero algunos señalan que conforme el mundo de las finanzas se globaliza, los nombramientos como el de Carney podrían volverse más habituales.

"No lo pensamos dos veces para tener al mejor cirujano o el mejor ingeniero o el mejor matemático. Tener al mejor banquero central no es una mala idea", señaló Kim Schoenholtz, director del Centro de Negocios y Economía Global de la Universidad de Nueva York y ex economista jefe de Citigroup.

"Esta es una profesionalización del oficio de la banca central", añadió.

Al explicar la inesperada decisión, el responsable británico de Finanzas, George Osborne, insistió en la "visión fresca" de Carney y le describió como "la muy mejor" opción para el puesto, antes de aludir a los posibles temores sobre lealtad.

"Como ciudadano canadiense, (Carney) es súbdito de Su Majestad la Reina", señaló Osborne, añadiendo que aunque no es un requisito, el canadiense solicitará la ciudadanía británica.

Aun así, Carney podría sentirse algo fuera de lugar entre los grandiosos salones del Banco de Inglaterra o al verse acompañado por sus pasillos de mármol por los emblemáticos mayordomos del banco, que siguen llevando sombreros de copa y chaqués rosas.

Carney se arriesga a críticas asociadas a su origen canadiense si la golpeada economía británica no gana impulso en los próximos años.

"¿Estará más o menos dispuesto a enfrentarse con el Parlamento y el Gobierno por política fiscal", se preguntó Edwin Truman, miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional y ex directivo de la división de finanzas internacionales del consejo de la Reserva Federal. "Creo que hará menos de eso".

Peter Spiro, experto en derecho de ciudadanía y profesor de la Universidad de Temple, señaló que el sentido tradicional de lealtad nacional se está poniendo a prueba conforme los negocios y finanzas se globalizan, al igual que la pericia necesaria para regularlos.

"Esas cuestiones se han visto en su mayoría dominadas por la globalización", señaló, añadiendo que la designación de Carney es "un espejo de lo que está pasando en el contexto de las multinacionales".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005C1Y