Petróleo, ¿la fuente financiera de Peña?

Las promesas del presidente descansarán en la estimación del precio y las gasolinas: especialistas; reducción del gasto corriente, infraestructura y mejor recaudación, son otras de las opciones.

Sábado, 01 de diciembre de 2012 a las 19:34
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Enrique Peña Nieto no ha dicho cómo financiará sus propuestas de Gobierno; sin embargo, los precios de las gasolinas y el petróleo parecen ser parte de la respuesta.

Economistas coincidieron en que la estimación del precio para la mezcla mexicana de petróleo que se apruebe en el paquete económico 2013 será una de las pocas válvulas de escape para las finanzas públicas, ante un entorno de volatilidad que se anticipa para el próximo año.

A pesar de que el precio del crudo se fija con la metodología que especifica el artículo 31 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH), tradicionalmente los legisladores lo aumentan en el papel respecto al valor que establece la Secretaría de Hacienda en el paquete económico, a fin de obtener más recursos para distribuir.

Al negociar la carátula de la Ley de Ingresos para 2013 los legisladores ajustarán el precio del energético un par de dólares arriba del proyectado para 2012 (84.9 dólares por barril), o inclusive aumentarán ligeramente el estimado del volumen de petróleo que se exportará, según especialistas.

En los Precriterios que envío la Secretaria de Hacienda a la Cámara de Diputados, el precio estimado para la mezcla de petróleo mexicano de exportación es de 87.2 dólares, que analistas ven factible para obtener mayores ingresos.

"Un mayor precio por barril para la mezcla mexicana de petróleo le daría ingresos extraordinarios al próximo Gobierno, que podría utilizarlos para empezar a cumplir algunas de las promesas de campaña para el próximo año. Esa sería su tabla de salvación y, por supuesto, un botín para que el Congreso reparta en el Presupuesto", comentó a CNNExpansión esta semana el director para América Latina de Moody´s Analytics, Alfredo Coutiño.

En tanto, el director de la Carrera de Economía de la Escuela de Negocios en el Tecnológico de Monterrey, Raymundo Tenorio, destacó que el precio del petróleo es una de las bases sobre las que se sustenta el Presupuesto, pero ante la expectativa de un menor crecimiento en Estados Unidos y Europa y que no se prevé un invierno atípico, su proyección es que rondará los 87 por barril, "no va a llegar a los 90 dólares".

El economista jefe de BBVA para México, Adolfo Albo, destacó que debería seguirse la regla fiscal para determinar el precio del petróleo porque es la referencia técnica, pero no es así.

"Los legisladores tienden a mover un poco (el precio del petróleo), pero lo que deberíamos de hacer es seguir esa referencia y trabajar en tener mayores ingresos tributarios y disminuir la dependencia petrolera", indicó.

El paquete económico deberá ser entregado por el Ejecutivo antes del 15 de diciembre próximo.

Los gasolinazos

Debido al alza en los precios internacionales del petróleo, la política de aumentos graduales en el precio de la gasolina se mantendrá en 2013 como una estrategia para eliminar o reducir el subsidio gubernamental a los energéticos, que representa un boquete a las finanzas públicas de México, advirtieron los expertos.

La presentación del Paquete Económico para 2013 podría decidirse por una mayor racionalización del subsidio a la gasolina, lo cual implicaría un deslizamiento mensual de dos o tres centavos, adicionales a los 9 centavos que se aplicaron en 2012, aseguraron.

"Sí podemos observar una racionalización del subsidio. Se ha venido incrementando el precio de los energéticos para reflejar el que prevalece internacionalmente, fundamentalmente el de la gasolina, que está muy próxima a tener el precio internacional", opinó Adolfo Albo esta semana.

Especialistas consideraron que ante la falta de tiempo para negociar una reforma hacendaria durante la discusión del paquete económico 2013, habrá interés de reducir el subsidio, dada la escasez de recursos para cumplir con promesas de campaña del presidente Enrique Peña.

Incluso no descartaron que en los próximos días el Ejecutivo federal decrete un aumento en precios y tarifas del sector público (no sólo gasolina y diesel, sino tarifas eléctricas, carreteras, precios de algunos otros servicios como tenencia, drenaje, agua).

"Es inevitable (...) debido a que hay un rezago acumulado en precios y tarifas del sector público y el nuevo Gobierno le interesa entrar con cuentas fiscales más alineadas, dijo Alfredo Coutiño.

En la discusión del Presupuesto 2012, la Cámara de Diputados aprobó diferir hasta el 31 de diciembre de 2014 el cobro adicional de 36 centavos por cada litro de gasolina Magna, 42 al de Premium y 25 al de diesel que se adquiere en el país, para que los estados tuvieran 25,000 millones de pesos más, adicional al aumento mensual que pagan los consumidores.

Manos atadas

Con un presupuesto austero, la estrategia del presidente Enrique Peña Nieto tendrá que tomar en cuenta que no habrá mucho margen de acción para cumplir con sus promesas de campaña, declaró el presidente de la Comisión de Hacienda en la Cámara de Diputados, José Isabel Trejo.

"Tendrá que hacer una ingeniería de presupuesto, de ejecución del gasto, en el entorno de poco crecimiento y de crisis económica internacional que nos contagia la situación que tenga la economía de Estados Unidos y la vida del comercio internacional", dijo a CNNExpansión en octubre.

Sobre la reforma hacendaria, básica para que el Gobierno se haga de más recursos, el legislador panista opinó que debe iniciarse en el próximo periodo ordinario de sesiones (en el primer semestre de 2013), y no debe prolongarse más que en ese periodo, "porque si no se empieza a acabar el bono democrático al presidente".

Aseguró que no existe la menor duda que la reforma hacendaria tiene que ser puesta en la mesa por el presidente Peña Nieto en el segundo periodo.

Advirtió que si se tarda mucho, tendrá que aceptar que sus pronósticos de Ingresos y Egresos (que se empiezan a construir desde junio del año que entra) no podrá modificarlos mucho.

Estas son otras posibles fuentes de financiamiento

Inversión privada. El presidente propone incentivos y arreglos institucionales para que el sector privado invierta en proyectos de infraestructura. 

Reducción del gasto corriente. Peña Nieto se ha pronunciado por adelgazarlo a través de la compactación de estructuras gubernamentales, reducción de mandos y fusionando programas y dependencias.

Privatizaciones. En su plataforma, el presidente se pronunció por revisar la "visión patrimonial de la hacienda pública" para evaluar correctamente el "aumento o disminución" de activos del sector público.

Aliarse con estados. Para tener más recaudaciones en las arcas estatales, el Gobierno de Peña se propone hacer partícipes a las entidades del país en los mecanismos de recaudación de impuestos federales con incentivos para retener parte de los excedentes recaudados.

Afores. El nuevo Gobierno también desea un marco que fomente la participación productiva de los recursos que operan las administradores de fondos para el retiro.

Combate al contrabando. Peña Nieto se propone atacar la economía informal y el contrabando, que representan hoyos negros para las finanzas públicas.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CB6