Economía

Países CASSH, la nueva mina de oro

Canadá, Australia, Singapur, Suiza y Hong Kong son la nueva inversión de moda, segun BlackRock; estos mercados sólidos y saludables ofrecen mejor valor que los PIIGS o los BRICs, asegura la firma.

Por: Ben Rooney |
Martes, 04 de diciembre de 2012 a las 06:03

NUEVA YORK — Háganse a un lado, BRICs. Tengan cuidado, PIIGS. Aquí viene CASSH. Los países CASSH -Canadá, Australia, Singapur, Suiza y Hong Kong- son la última frase de moda en Wall Street.

Russ Koesterich, estratega jefe de inversiones del administrador de activos BlackRock, acuñó el término en una reciente publicación de blog. "Porque lo que los mercados financieros necesitan desesperadamente es otro acrónimo", dijo.

Dejando aparte las bromas, Koesterich cree que los países CASSH ofrecen un valor oculto, y recomienda a los inversores aumentar su exposición.

He aquí por qué. Aunque son obviamente muy diferentes, los países CASSH tienen ciertos puntos en común que los hacen atractivos como grupo, de acuerdo con Koesterich.

A diferencia de Estados Unidos y Europa, todos los países CASSH salieron de la crisis financiera en un estado relativamente saludable. No hay un precipicio fiscal o una crisis de deuda sistémica en estos países, que generalmente tienen presupuestos equilibrados y bajos niveles de desempleo.

Debido a la ventaja de un sólido balance general, los países CASSH están a punto de superar a sus rivales más grandes en términos de crecimiento económico el próximo año.

Koesterich estima que el producto interno bruto de los países CASSH se expandirá un 3% en promedio en 2013. Eso se compara con alrededor de 1% en la zona euro, y poco más del 2% en Estados Unidos y Japón.

"En general, los tres mercados desarrollados están luchando con una serie de vientos en contra", dijo, señalando la insostenible deuda pública y el continuo desapalancamiento de hogares y empresas. "Estos son mercados desarrollados que no sufren los vientos en contra".

Al mismo tiempo, los países CASSH cuentan con economías avanzadas y mercados financieros con gran liquidez. Eso debería hacer que invertir en ellos sea menos riesgoso que hacerlo en mercados emergentes como Brasil, Rusia, India y China.

Los países CASSH son también el hogar de empresas rentables que compiten a escala global. Sin embargo, las acciones de estos países generalmente operan en valoraciones similares a aquellas en mercados más grandes.

Por supuesto, siguen existiendo riesgos. Koesterich dice que los inversores deben ser conscientes de que las fluctuaciones en los tipos de cambio extranjeros pueden carcomer los retornos de inversión cuando son convertidos en dólares estadounidenses. Pero él sostiene que los riesgos cambiarios son "equilibrados" para los países CASSH y muy similares a los de otros mercados extranjeros.

También es importante diversificar. Koesterich recomienda una cartera con una exposición de 20% a Canadá, Australia, Singapur, Suiza y Hong Kong. Esta distribución igualitaria debería ayudar a mitigar el riesgo cambiario y a equilibrar la "canasta" de países.

Los fondos que cotizan en bolsa (ETFs, por sus siglas en inglés) son probablemente la forma más fácil de ejecutar esta estrategia. Bajo su familia de ETFs, iShares, BlackRock ofrece a los inversores exposición a los países CASSH a través del MSCI Canada Index Fund (EWC), MSCI Australia Index Fund (EWA), MCSI Singapore Index Fund (EWS), MCSI Switzerland Index Fund (EWL) y MCSI Hong Kong Index Fund. (EWH)

Tanto Canadá como Australia representan grandes apuestas sobre los precios de las materias primas, mientras que Singapur y Hong Kong son centros financieros mundiales. Suiza también apuesta a la banca, a pesar de que la nación también es hogar de grandes compañías farmacéuticas y de productos de consumo básico.

Algunos inversionistas pueden sentirse intimidados por la exposición a los precios de materias primas que Canadá y Australia implican, dada la funesta perspectiva para la demanda mundial. Pero el riesgo de una caída en los precios del petróleo crudo o de los metales es aproximadamente el mismo en Estados Unidos, de acuerdo con Koesterich.

Asimismo, el sector bancario sigue recuperándose de la crisis financiera y está adaptándose a nuevas regulaciones. Koesterich reconoció que las acciones bancarias pueden ser volátiles, pero eso no es necesariamente algo malo. Además, los bancos en Singapur, Hong Kong y Suiza están generalmente en mejor forma que sus rivales en lugares como Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CDF