Precipicio en EU, ¿fin inevitable?

Alan Simpson, co-presidente de la comisión sobre el déficit, espera un acuerdo fiscal tentativo; el líder de FixTheDebt.org afirma que el caos en el Congreso provocará una tormenta en los mercados.

Por: Allan Dodds Frank |
Jueves, 06 de diciembre de 2012 a las 06:01

NUEVA YORK — Prepárate para una travesía cada vez más difícil a través de los mercados de valores mundiales a medida que el avance hacia el llamado ‘precipicio fiscal' continúa en Washington, predice el ex senador republicano de Wyoming Alan Simpson, quien copresidió la ‘Comisión Nacional sobre Responsabilidad y Reforma Fiscal' en 2010.

Simpson prevé que los mercados financieros se agiten mientras los extremistas tanto de derecha como de izquierda siguen decididos a impulsar una caída por el llamado ‘precipicio fiscal', ahora programado para finales de año.

Por el momento, el posible compromiso que él prevé no sería más que un acuerdo tentativo no partidista. Él cree que surgirá justo antes de la víspera de Año Nuevo, y será anunciado por un número igual de republicanos y demócratas garabateando un esbozo de una página de extensión en un trozo de papel. Esa propuesta separaría la reforma de la Seguridad Social, acordaría reducir Medicare y recortar el presupuesto de defensa.

El lunes, en un discurso en Nueva York ante a un grupo no-partidista en sintonía con la política llamado The Common Good, Simpson dijo que el estancamiento que parece estar reflejándose en las noticias puede ser lo que realmente está pasando en Washington con el Congreso, incluso tras bambalinas.

"Realmente no siento que estén jugando ahora. Creo que están totalmente confundidos", dijo Simpson. "Pero saben que el presidente tiene una cosa básica en su mente: aumentar los impuestos a los ricos y déjenme decirles esto, amigos: Eso va a suceder".

Tanto Simpson como Erskine Bowles, el demócrata de la administración Clinton, quien copresidió la comisión que creó un plan de reforma de 64 páginas titulado The Moment of Truth (El Momento de la Verdad), han estado bajo un continuo ataque desde que su informe fue publicado dos años atrás.

Simpson dice que Bowles "solía pensar que teníamos la oportunidad de no caer por el precipicio, pero ahora piensa que es un tercio de oportunidad. Creo que vamos a caer por el precipicio y los mercados tendrán la última palabra y el caos será destructivo".

En referencia a la turbulencia de los mercados en Europa acerca de la necesidad de la reforma fiscal y de gasto, Simpson dijo: "Nosotros somos el caballo más sano en la fábrica de pegamento".

"Sólo un pedazo de papel nos sacará a los mercados de encima", dijo Simpson. "Alemania tiene un plan; no está por escrito pero es un plan, así que los mercados no lo molestan. Francia se tambalea. Si no escribe algo en el reverso de una hoja de papel pronto, el núcleo de Europa comenzará a pudrirse desde dentro. Y todo esto nos afecta".

Cuestionado por la revista Fortune sobre qué consejo le daría a los inversionistas de clase media que se preguntan si deben vender acciones antes de fin de año, Simpson objetó: "Yo no le aconsejaría a nadie hacer nada, pero te puedo decir ahora y antes del 31 diciembre que creo que "resguardarse" sería una gran palabra".

Como el cirquero que sus críticos lo acusan de ser, el político de 81 años de edad, alguna vez conocido en el Senado de Estados Unidos por su ingenio, organizó el almuerzo celebrado en la Sala Berle Milton en el Friars Club, haciendo viejas bromas y frescos comentarios divertidos.

"Justo ahora, el conocimiento y la sabiduría están siendo masacrados por grupos con intereses especiales que están tan horrorizados de que alguien pueda quitarles algo que se han apegado al código fiscal de 1960 que les ahorró un fajo de billetes, y el pueblo pagó la diferencia".

Simpson enfocó su desdén por los miembros del ala 70 o de derecha del Tea Party en el Congreso, inspirados por el activista anti-impuestos Grover Norquist y sobre otro grupo que llamó ala de izquierda, la AARP (Asociación Americana de Personas Retiradas, por sus siglas en inglés) que desestimó como una "organización de mercadotecnia".

Hablando acerca de que el Tea Party "se está arrastrando como gusano hacia el interior" de la política estadounidense, Simpson dijo: "Tienes ahora 70 republicanos. 70 tipos que no vinieron a limitar al Gobierno, vinieron a detenerlo, y cuando tienes eso, tienes una situación grave". Acerca de la resistencia de la AARP a la reforma de la Seguridad Social, Medicare y fiscal, Simpson dijo: "Ésta es una organización de mercadotecnia, ya que no les importan un bledo sus nietos. Ellos se preocupan por el dinero y ganan toneladas de él".

"Si estamos embobados con estas dos pandillas e idiotas, el país no avanzará durante los próximos 30 días", dijo Simpson. "El país necesita patriotas en lugar de alcahuetes".

El ex senador instó a los votantes a bombardear a sus congresistas con llamadas y cartas durante la próxima semana para insistir sobre la urgencia de llegar un acuerdo antes de que los mercados de valores se vuelvan más volátiles.

Ahora que ha sido reelegido, el presidente Barack Obama "comenzará a dirigir... Los chicos políticos se irán a casa, comenzará a usar su corazón y sus instintos reales y sus agallas políticas que habían estado ausentes".

El discurso durante el almuerzo fue uno de decenas que Simpson y Bowles dicen que han dado desde que su informe fue publicado hace dos años. Él dice que ha recaudado más de 45 millones de dólares para su grupo FixTheDebt.org de 150 presidentes ejecutivos de empresas Fortune 500 y otras personas que les piden "salvarnos de nosotros mismos".

Los miembros del Congreso que tienen las "agallas" para apoyar las reformas recibirán contribuciones de campaña por parte del grupo de Simpson para ayudarles a defenderse de los desafíos en las próximas primarias por parte de las alas izquierda y derecha.

Uno de los últimos ataques contra Simpson y Bowles apareció el lunes en el Huffington Post en un artículo escrito por Leo W. Gerard, presidente internacional del United Steelworkers Union. Gerard criticó a los dos hombres por recaudar decenas de miles de dólares por discursos en el artículo titulado It's the Simpson-Bowles Personal Profit Tour Making Money off the US Debt. (La gira de beneficio personal de Simpson-Bowles gana dinero con la deuda de Estados Unidos).

En una entrevista con Fortune después de ese discurso, Simpson dijo que no había habido ningún cobro por la charla del almuerzo y defendió recibir pagos por los discursos organizados por la Oficina de Oradores de Washington, que comenzó a representarlo después de que dejó el Senado en 1997.

El ataque de Gerard no sorprendió a Simpson, quien dice que adora "hacer enfadar a la gente".

"Los sindicatos nunca han estado de mi lado", se limitó a decir. A pesar de que dice que su membresía se verá afectada por las mayores tasas de interés y la inflación si el Gobierno fracasa en la reforma fiscal.

Simpson también dijo que el Huffington Post lo ha criticado duramente desde hace tiempo. "Yo no escucho sus balbuceos. Arianna Huffington ha estado tras de mi trasero desde que dejó Washington desacreditada... Cuando estaba en Washington, rondaba a los republicanos como una pariente pobre. Su marido se postuló para el Senado (como un republicano por California) y ella los adulaba a todos ellos. Ahora, no quiere tener nada que ver con ellos".

Casi inadvertidamente, Fortune se topó con Huffington este lunes por la noche en el interior del Templo de Dendur en la recepción del Museo Metropolitano de Arte patrocinada por Shafik Gabr, un empresario egipcio. En un primer momento, Huffington ofreció una tarjeta de presentación y dijo a Fortune: "Llámenme por la mañana".

Presionada para hacer comentarios sobre el artículo del presidente del United Steelworkers Union acerca de Simpson en HuffPost.com y acerca de las críticas del ex senador hacia ella y hacia su sitio web, Huffington dijo: "No. No. Me encanta Alan. Él es un gran tipo ¡Qué gran tipo!"


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CI1