Europa presenta ‘mapa’ de reestructura

El plan para concretar una unión bancaria será analizado los líderes de la Unión Europea; en el proyecto se marcan tres fases para evitar que se repitan los problemas padecidos por el euro.

Jueves, 06 de diciembre de 2012 a las 14:26
BRUSELAS, Bélgica (Reuters) — Los líderes de la Unión Europea examinarán un plan detallado para concretar una unión bancaria y fortalecer la política fiscal de la zona euro la próxima semana, en medio de preocupaciones de funcionarios de que se disipa el impulso para contener la crisis de deuda.

En un informe preparado para la cumbre de la UE del 13 y 14 de diciembre, los funcionarios establecieron un proceso de tres fases con el cual esperan fortalecer la unión monetaria y económica y ayudar a evitar que se repitan los problemas que han amenazado la supervivencia del euro.

El informe de 15 páginas, supervisado por Herman Van Rompuy -presidente del Consejo Europeo y jefe de las cumbres de la UE-, es la culminación de seis meses de trabajo y responde a una petición presentada por los jefes de estado y gobierno en junio.

El documento, elaborado en conjunto por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y los ministros de Finanzas de la zona euro, fija los pasos requeridos para completar una unión bancaria y propuestas para crear un presupuesto autónomo, financiado por los países de la zona euro, que se utilizaría para manejar choques excepcionales en sus economías.

"Una economía y unión monetaria más resistente e integrada protegería a los países de la zona euro contra conmociones económicas externas", indicó el informe revelado este jueves.

"La urgencia para actuar se deriva de la magnitud de los desafíos internos y externos que enfrenta actualmente el área del euro y sus países individuales", dijo el informe.

Los esfuerzos por establecer una unión bancaria -un proceso de tres fases que contempla la creación de un supervisor único para todos los bancos de la zona euro, el establecimiento de un fondo para desactivar a bancos en problemas y la coordinación absoluta de los esquemas nacionales que garanticen los depósitos- están en marcha pero ya hay altibajos.

El primer paso -el mecanismo de supervisión única bajo el Banco Central Europeo- debió haberse completado a fines de este año, pero los ministros de Finanzas de la UE no lograron acordar sobre cómo el mecanismo debería ser estructurado y qué tanto poder tendría el BCE, particularmente si eso entra conflicto con sus objetivos de política monetaria.

Los ministros tienen previsto reunirse de nuevo el 12 de diciembre, un día antes de la cumbre, para tratar de alcanzar un acuerdo antes del encuentro de los líderes de la UE, aunque parece improbable que logren un pacto definitivo hasta principios del 2013, particularmente debido a las preocupaciones expresadas por Alemania.

Una vez que se definan los aspectos legales, se espera que el BCE vaya asumiendo paulatinamente la responsabilidad de supervisar todos los 6,000 bancos de la zona euro, aunque tomará dos años antes de que el proceso se complete. En su informe, Van Rompuy dijo que la supervisión absoluta del BCE debería estar vigente el 1 de enero del 2014.

En ese punto, debería ser posible que los atribulados bancos de la zona euro sean directamente recapitalizados por el fondo de rescate de la región, el Mecanismo de Estabilidad Europeo, un esquema de 500,000 millones de euros que comenzó a operar en octubre.

Ya para entonces, los países de la zona euro también deberían haber acordado sobre cómo coordinar sus esquemas nacionales para liquidar los bancos en problemas, según el intrincado marco de trabajo establecido en el informe.

"La mayor, mayor prioridad es completar la unión bancaria", dijo un veterano funcionario de la UE que ayudó a redactar el informe.

"Básicamente es un primer paso para el resto del proceso de integración. Tenemos que tener una unión bancaria correcta".

Factibilidad y deseos

El informe también presenta la posibilidad de que la zona euro establezca su propio Tesoro, sugiriendo políticas impositivas coordinadas a lo largo del bloque monetario, otro tema sensible de soberanía que probablemente genere un áspero debate.

Los funcionarios resaltaron que el informe no es una receta para el futuro, sino la base para una discusión, y reconocieron que no probable que algunas ideas sobrevivan.

"Se trata de alcanzar un balance entre lo que es factible y lo que es deseable", dijo el funcionario que trabajó en el informe.

"Pero hay partes donde quizás se inclina más hacia lo que es deseable en lugar de hacerlo hacia lo que es realmente factible", agregó.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CJX
recomienda
Patrocinado por