Europa tropieza con la unión bancaria

Los ministros europeos de finanzas siguen sin ponerse de acuerdo sobre el papel supervisor del BCE; Alemania quiere que sólo los grandes bancos sean supervisados, pero Francia quiere incluir a todos.

Por: Mark Thompson |
Jueves, 06 de diciembre de 2012 a las 15:45

LONDRES — Pese a la proximidad del plazo de fin de año, los ministros de finanzas en Europa no lograron un acuerdo este martes sobre los elementos clave de un plan para establecer un regulador bancario común, visto como un mecanismo central en los esfuerzos de la eurozona para salir de la crisis de deuda.

La unión bancaria -acordada por los líderes europeos en una cumbre celebrada en octubre- y el compromiso del Banco Central Europeo (BCE) para comprar bonos de los países atribulados de la zona euro, han sido bien recibidos por los inversionistas como medidas audaces para poner fin a la crisis. Cualquier retroceso, por ende, podría desestabilizar los mercados de deuda en Europa tras meses de relativa calma.

Al otorgarle al Banco Central Europeo la facultad de supervisar a los 6,000 prestamistas de la región, la Unión Europea espera comenzar a construir un cortafuegos o red de seguridad entre los bancos débiles y los gobiernos nacionales.

Irlanda, por ejemplo, fue rescatada por la UE después de que se vio obligada a inyectar capital en su sector bancario, mientras que España ha concedido fondos para mantener sus bancos a flote.

Los bancos en otras naciones de la eurozona, incluida Italia, se enfrentan a un mayor deterioro en la calidad de activos a medida que la recesión se intensifica, minando los niveles de capital.

La supervisión por parte del BCE permitiría a los bancos en problemas acudir directamente al fondo de rescate de la zona euro -el Mecanismo Europeo de Estabilidad, equipado con 500,000 millones de euros- sin que sus gobiernos se endeuden más como consecuencia.

Pero como se sabe el diablo está en los detalles, y las conversaciones de este martes mostraron la brecha entre algunos Estados miembros. Alemania quiere limitar las atribuciones de supervisión del BCE a los grandes bancos, mientras que Francia cree que debería aplicarse a todas las entidades financieras.

"Francia quiere que todos los bancos europeos estén incluidos en el mecanismo de supervisión, bajo la responsabilidad del BCE", declaró el ministro francés de Finanzas Pierre Moscovici en su camino a la reunión.

Otro punto de difícil acuerdo es cómo incluir a naciones de la UE que deseen adherirse a la unión bancaria pero no comparten el euro. Suecia, que cae dentro de ese grupo, quiere que todos los Estados participantes tengan el mismo estatus.

"Creemos que debe haber un trato igualitario para todos los miembros de la Unión Europea que quieran unirse al consejo de supervisión", apuntó el ministro sueco de Finanzas, Anders Borg, en Bruselas.

El Reino Unido no se unirá a la unión bancaria. Apoya el plan, pero quiere garantías de que el sector de servicios financiero de Londres no quede en desventaja.

Un portavoz de la Unión Europea confirmó que los ministros de finanzas intentarían de nuevo resolver sus diferencias en otra reunión programada para el 12 de diciembre, luego del poco avance logrado en torno al papel que desempeñará el BCE y las autoridades reguladoras nacionales, se discutirán también las reglas de votación y la forma gradual de implementar las nuevas funciones de supervisión en el curso del año próximo.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CK7
recomienda
Patrocinado por