La indagatoria mundial por la tasa Libor

El índice de referencia se ha vuelto el centro de extensas investigaciones a bancos y operadores; a pesar de las nuevas regulaciones, desentrañar la red completa de la manipulación tomará años.

Por: Jennifer Thompson |
Martes, 11 de diciembre de 2012 a las 06:01

Financial Times — Opfikon, un suburbio suizo con calles arboladas, casas cuidadas  y un grupo de cuadras de edificios de oficinas, se convirtió en un insólito foco del escándalo Libor esta primavera. Justo a las afueras de Zúrich, está un lugar donde miles de profesionales de las finanzas sobriamente vestidos laboran nueve intensas horas al día. Pero esta primavera, el personal de las oficinas de UBS de esa zona había empezado a notar algo inusual.

Cada pocos días, más o menos, un operador del banco suizo no se presentaba a trabajar. Al principio, el personal estaba desconcertado por los escritorios vacíos de sus colegas en el piso de operaciones.

Muy pronto, las noticias se esparcieron. Los hombres desaparecidos habían sido suspendidos, todo debido a los cuestionamientos sobre la posible manipulación de una tasa de interés de referencia mundial conocida como tasa de oferta interbancaria de Londres, o Libor.

"Fue bastante indiscriminado. Ellos (el banco) dejaron ir a casi cualquiera que estuviera incluso vagamente involucrado en las discusiones acerca de la Libor", dijo una persona que trabajó en el piso. "Incluso gente que simplemente había sido copiada en los correos electrónicos". Los movimientos fueron considerados como "altamente precautorios", dijo, porque UBS quería dar la imagen de estar actuando de manera decisiva acerca de la Libor.

Para el verano, el motivo de la agitación veloz y silenciosa se hizo evidente.

A medida que el personal de UBS se reducía, Barclays se convirtió en la primera de las cerca de 20 instituciones financieras bajo escrutinio en cerrar un acuerdo con los reguladores estadounidenses y británicos para poner fin a los cuestionamientos sobre una posible fijación de la tasa para obtener ganancias financieras.

Barclays pagó 450 millones de dólares en multas para evitar posibles cargos criminales por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos y para satisfacer las demandas de la Comisión de Comercialización de Futuros de Materias Primas (CFTC, por sus siglas en inglés) en Washington y de la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, por sus siglas en inglés) en Londres.

Bob Diamond, presidente de Barclays, renunció en medio de subsiguiente tormenta política. Al salir, condenó la "reprobable" conducta de algunos operadores, a quienes culpó por tratar de manipular la Libor y la Euribor, su equivalente europeo.

Ahora, los bancos están preparándose para nuevas recriminaciones sobre la Libor a medida que los reguladores cierran otro acuerdo. Se ha especulado ampliamente que Royal Bank of Scotland será el próximo en llegar a un acuerdo. Pero fuentes cercanas a las negociaciones dijeron a Financial Times que UBS inició conversaciones reguladoras en las últimas dos semanas con la esperanza de llegar a un acuerdo tan pronto como esta semana.

UBS fue el primer banco en firmar ofertas de cooperación con las autoridades antimonopolio en Estados Unidos y Canadá, en un esfuerzo por disminuir las posibles sanciones. Sin embargo, después de que los reguladores comenzaron a compartir información, el papel de UBS atrajo un renovado escrutinio, dijeron personas familiarizadas con el caso. Esas personas dicen que el banco suizo podría enfrentarse a una multa superior a la de Barclays de 450 millones de dólares.

Las dudas sobre la manipulación de la tasa comenzaron hace cuatro años cuando la CFTC asignó a dos investigadores de su personal para investigar las denuncias sobre movimientos sospechosos en la tasa de interés.

Los esfuerzos de Estados Unidos se han expandido a una indagación que abarca tres continentes, realizada por al menos 10 organismos reguladores y fiscales en Reino Unido, Canadá, Suiza, Bruselas, Japón y Alemania. Aunque se conoce como "la indagación Libor", abarca otras tasas incluidas la Euribor y la Tibor, el equivalente en Tokio.

Las denuncias de que bancos manipulaban la Libor, que sirve de base para los términos de contratos de préstamos por 350 billones de dólares en todo el mundo, han provocado litigios por parte de inversores y propietarios que alegan pérdidas financieras debido a la manipulación. Resolver estos casos podría tomar años. Mientras tanto, los bancos se preocupan de que el goteo constante de noticias sobre las investigaciones de la Libor pueda dañar aún más sus reputaciones, que quedaron opacadas por la crisis financiera.

Sin embargo, los acuerdos, alcanzados por los reguladores banco por banco, podrían contener lecciones valiosas. Cada uno tiene el potencial de aportar detalles para comprender el pulso y los impulsos de las finanzas globales en la última década, y cómo operadores individuales desde Tokio hasta Nueva York y Londres, tal vez con ambiciones e intenciones distintas, podrían haber influido y contribuido a la manipulación a gran escala de la tasa.

Hace un año, mucha gente fuera del mundo de los mercados de trading nunca había oído hablar de la tasa Libor.

Las tasas de referencia -de los cuales la Libor es la más conocida- pretenden ser medidas diarias de cuánto están pagando los bancos para pedirse prestado entre sí en múltiples monedas por extensiones de tiempo definidas. Éstas son establecidas cada día después de que los bancos más importantes del mundo presentan sus propias estimaciones de las tasas de endeudamiento. La más alta y la más baja son descartadas, y se saca un promedio de las restantes.

En febrero, el mundo de la banca fue sacudido por la revelación de que más de una docena de operadores e intermediarios en Londres y Asia habían sido despedidos, suspendidos o puestos en licencia como parte de una amplia investigación sobre una posible manipulación de la tasa Libor. UBS y Citigroup habían sido sancionados en Japón. Bancos como HSBC y Deutsche Bank habían sido mencionados en documentos judiciales relacionados con la investigación sobre la Libor.

Sin embargo, a medida que 2012 termina, el papel preciso de los individuos sancionados o sometidos a escrutinio no está claro. Los correos electrónicos y las llamadas telefónicas siguen siendo examinados por los reguladores, los bancos han anunciado poco, excepto para informar sobre su "cooperación" con las autoridades, en sus reportes trimestrales.

El Financial Times se ha puesto en contacto con operadores cuyos nombres han entrado al dominio público para unir el fragmentado escenario de lo que salió mal con la tasa Libor. Algunos individuos, localizados en diversos lugares del mundo, han declinado hacer comentarios oficiales o han negado cualquier acto indebido. Otros han sido imposibles de localizar.

Sumándose a la complejidad, se encuentra el hecho de que las investigaciones sobre la manipulación de la tasa se enfocan en dos tipos de abuso. Primero fue la práctica de los bancos de subestimar (lowballing) -presentar artificialmente tasas bajas- sus presentaciones diarias de tasas para pintar un cuadro optimista de su salud financiera y enmascarar las dificultades en el apogeo de la crisis financiera. Luego están los supuestos abusos de los operadores -que pedían que las presentaciones fueran o altas o bajas- con el objetivo de obtener beneficios personales.

Las entrevistas con banqueros, los documentos de los acuerdos y las presentaciones judiciales indican que algunos operadores eran lo suficientemente influyentes -y lo suficiente conectados- como para hablar con contactos en todo el sector y pedir favores.

Al capitalizar las relaciones formadas cuando se movían de banco en banco en el transcurso de su carrera, tenían acceso personal a una amplia red de colaboradores y podían aprovechar sus conocimientos prácticos para organizar la manipulación de la tasa entre instituciones.

De acuerdo con la notificación del acuerdo de 44 páginas enviada por la FSA a Barclays, hubo varias instancias de operadores en otros bancos que pedían a sus homólogos de Barclays cambiar las presentaciones que eran utilizadas para elaborar el índice de referencia.

Por ejemplo, en septiembre de 2006 un operador envió un mensaje instantáneo al "Operador E" de Barclays pidiendo una presentación de un mínimo mensual. "Necesito seriamente tu ayuda mañana en el ajuste del mes", escribió el usuario. La solicitud fue aceptada y transmitida a los emisores de Barclays con el operador incluido en copia oculta en un correo electrónico posterior.

Una investigación de Financial Times confirmó que Philippe Moryoussef era el 'Operador E' y reveló que los reguladores sospechaban que el ex operador de euroswaps de Barclays había coordinado la manipulación de la Euribor.

De acuerdo con varias personas familiarizadas con el asunto, Moryoussef, quien trabajó para Barclays desde 2005 hasta 2007, fue también el operador no identificado descrito por la CFTC en su acuerdo con Barclays por haber "orquestado un esfuerzo por alinear las estrategias de operación entre los operadores en múltiples bancos (...) con el fin de beneficiarse de sus posiciones de negociación de futuros".

La evidencia de los vínculos entre Moryoussef y operadores en Crédit Agricole, HSBC, Deutsche Bank y Société Générale está bajo escrutinio, han dicho a Financial Times personas involucradas en el proceso. Moryoussef, contactado a través de su abogado, declinó hacer comentarios y no se sabe que haya sido entrevistado por ninguna autoridad.

El ahora tristemente célebre intercambio de correos electrónicos hecho público por la FSA también pinta una imagen de un mundo de recompensas donde los consejos sobre la fijación de tasas y la manipulación podían ser recompensados con botellas de champán.

Cualquier acuerdo que involucre a UBS también podría arrojar luz sobre otra potencial red de operadores. La Oficina de Competencia de Canadá ha alegado que un pequeño grupo de operadores trataron de manipular la tasa de cambio Libor en yenes.

Y aunque UBS no aparece identificado en los documentos presentados, personas con conocimiento del caso dicen que es la institución que proporcionó información acerca del supuesto intento de manipulación que involucró a empleados de bancos como HSBC, Deutsche Bank, RBS, JPMorgan Chase y Citi. UBS y otros bancos nombrados en el caso declinaron hacer comentarios.

Sin embargo, tal situación podría resultar prácticamente imposible de comprender completamente. Un alto regulador recientemente se refirió a la dificultad de este aspecto interbancario de la investigación, limitándose a afirmar que la práctica de la manipulación de las tasas es "omnipresente". Y como un ex operador destacó acerca del proceso diario: "(Es) es muy difícil saber (quién) está hablando con quién, o utilizando cualquier otro escritorio".

Las denuncias hechas por un ex operador de derivados de RBS en Singapur han planteado un nuevo elemento polémico: que los empleados no estaban conscientes de cometer un acto indebido cuando realizaban enlaces con los fijadores de tasa de sus bancos.

Tan Chi Min -también conocido como 'Jimmy' Tan- fue despedido de RBS hace un año por presunta falta de ética grave relacionada con la fijación de la Libor, pero él asevera en una demanda introducida por despido injustificado que era parte de sus funciones proporcionar fijaciones de tasa para la Libor con "aportaciones propias" y que el banco estaba al tanto de su comportamiento y lo aprobaba.

RBS se ha negado a comentar sobre el caso en particular. Sin embargo, se ha dicho que está cooperando plenamente con los organismos reguladores y también está llevando a cabo su propia investigación acerca de la fijación de la tasa Libor. RBS también ha solicitado y conseguido que el tribunal selle todos los documentos del caso para evitar el acceso público.

El supuesto comportamiento podría proporcionar una ventana hacia el despiadado mundo del trading, en momentos en que los bancos expandían rápidamente sus negocios en una escala global.

La FSA encontró que en Barclays hubo por lo menos 173 solicitudes de operadores para influir en las emisiones de tasas Libor en dólares entre enero de 2005 y mayo de 2009, un período que coincidió con un reforzamiento del banco de su escritorio de swaps en Nueva York y de su presencia en derivados de Estados Unidos.

Debido a que el intento de manipulación parece haber sido general, los reguladores han tratado de actuar rápidamente para reformar el modo en que las tasas son determinadas y fijadas. Ya se han logrado avances en la vigilancia y clarificación del proceso de fijación de tasas a través del respaldo del Gobierno británico a una revisión independiente del índice de referencia, cuyas recomendaciones incluyen convertir en delito la presentación de información falsa.

Pero en contraste con el ritmo veloz al que se ha realizado la reforma, se espera que tome años desentrañar la red completa de la manipulación. Es una burocrática historia de detectives, que involucra millones de páginas de transcripciones de llamadas telefónicas, correos electrónicos, numerosos vuelos transatlánticos y trabajo intensivo. Seis meses después del acuerdo de Barclays, la FSA sigue dedicando el 10% de su personal de aplicación de tiempo completo a indagaciones relacionadas con la tasa de interés.

También se cree que las indagaciones sobre los operadores tomarán mucho tiempo en resolverse debido a las sensibilidades políticas que rodean el escrutinio de individuos por parte de autoridades de diferentes nacionalidades.

Se cree que esto ha sido una preocupación para las autoridades británicas, deseosas de evitar una repetición del asunto 'NatWest Three', en el que un trío de banqueros británicos fue extraditado de manera polémica a Estados Unidos en 2006 para ser juzgado y cumplir penas de cárcel por fraude.

Atrapados en las secuelas del escándalo de Enron, los hombres se convirtieron en una causa célebre durante su batalla legal por evitar la transferencia de los cargos presentados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Sin embargo, los operadores no deberían encontrar consuelo en la demora. "Se esperaría" que los bancos, atormentados por el comportamiento de grupos de individuos años atrás, inicien nuevas olas de suspensión de empleados en torno a esos acuerdos, dijo una persona familiarizada con las negociaciones.

RBS recientemente suspendió a Jezri Mohideen, su jefe de operaciones con tasas en Europa y Asia-Pacífico, el empleado de más alto rango del banco en ser puesto en licencia como parte de una investigación interna sobre la Libor. Mohideen declinó hacer comentarios.

En las últimas dos semanas, Deutsche dijo que ha tomado previsiones ante una posible multa por la Libor. Y UBS, el mayor banco de Suiza por activos, ha añadido 565 millones de francos suizos (610 millones de dólares) a sus disposiciones para hacer frente a litigios y asuntos regulatorios.

Hoy en día, el escándalo Libor está proyectando más sombras que nunca. El mes pasado, los reguladores de Reino Unido dijeron que estaban preocupados por la presión sobre el capital causada por los costos de los acuerdos legales, lo cual es, a su vez, una preocupación para los inversores.

Y Mark Carney, gobernador del Banco de Canadá y recientemente nombrado como el próximo jefe del Banco de Inglaterra, ha hablado abiertamente sobre la necesidad de recuperar la credibilidad acerca de cómo se establecen las tasas de interés. Ha caracterizado los datos arrojados por las investigaciones hasta ahora como "profundamente preocupantes".

"Las autoridades públicas deben llevar el liderazgo en la determinación de qué sigue para la Libor, y si no es la Libor, entonces qué otra cosa, y en cómo manejar esa transición, porque tiene que haber una confianza absoluta en esto", dijo Carney este verano. "Si la Libor no puede ser arreglada, si es estructuralmente defectuosa y no puede ser corregida -lo cual es una posibilidad- tendrá que haber diferentes tipos de enfoques y tenemos que reflexionar sobre ello".

El progreso de las indagaciones globales

La Comisión de Comercialización de Futuros de Materias Primas (CFTC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos lideró los esfuerzos para investigar una posible manipulación de la tasa. El acuerdo combinado por 450 millones de dólares de Barclays, acordado entre los reguladores de Estados Unidos y Reino Unido, alcanzó una cifra récord. El Departamento de Justicia está dirigiendo las investigaciones penales en Estados Unidos, involucrando sus divisiones de combate al fraude y antimonopolio. La Autoridad de Servicios Financieros (FSA) de Reino Unido está realizando una investigación regulatoria y coordinando a los reguladores internacionales. Hasta el momento, junto con sus homólogos de Estados Unidos, solamente ha multado a Barclays. También ha estado dirigiendo la labor para mejorar el proceso de fijación de la Libor. La Oficina de Fraudes Graves ha abierto una investigación criminal contra operadores de Barclays y de otros bancos. Las autoridades de competencia de Canadá han lanzado una investigación sobre la supuesta colusión entre bancos nacionales e internacionales para determinar si los ciudadanos canadienses resultaron con pérdidas. Han citado a bancos en busca de información, y una demanda contra Royal Bank of Scotland está en proceso, citando leyes de privacidad de datos en Reino Unido. En Japón, la Agencia de Servicios Financieros de Tokio impuso sanciones a Citigroup y UBS por intento de manipulación en diciembre de 2011. La Comisión de la Competencia de Suiza está investigando si los operadores en 12 instituciones financieras alteraron la Libor y la Tibor para manipular "las condiciones del mercado relacionadas a los productos derivados basados en estas tasas de referencia". La Comisión Europea ha abierto una investigación antimonopolio para ver si los bancos se coludieron para fijar la Euribor y la Libor. También está cerrando lagunas legales para tipificar específicamente como delito la manipulación de las tasas de referencia. El regulador financiero alemán BaFin está investigando la manipulación de las tasas Libor y Euribor. El banco central de Países Bajos está estudiando las presentaciones de tasas de Euribor.

Reporte adicional de Brooke Masters, Patrick Jenkins, Kara Scannell, Caroline Binham, Michael Mackenzie, Daniel Schäfer, Ben McLannahan, Michiyo Nakamoto y Jeremy Grant.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CQF
recomienda
Patrocinado por