Economía

¿Qué esperar si EU cae al abismo fiscal?

El que EU no logre un acuerdo fiscal no conlleva a una nueva recesión, dice Ethan Harris, de BofA; el economista del banco pronostica un crecimiento del PIB estadounidense de 1.5% para 2013.

Por: Nin-Hai Tseng |
Jueves, 13 de diciembre de 2012 a las 06:05

NUEVA YORK — Ethan Harris, principal economista para Estados Unidos de Bank of America (BofA), cree que la economía estadounidense probablemente se despeñe en el llamado acantilado fiscal, es decir, la combinación de recortes al gasto y aumentos impositivos programados para arrancar el 1 de enero si los legisladores de Washington no se ponen de acuerdo antes de que finalice el año.

Esta parálisis legislativa ha estado desgastando a las empresas y a los consumidores del país, pero la buena noticia es que Harris no cree que el acantilado signifique otra recesión.

Sin embargo, los problemas de deuda en Estados Unidos, así como los de Europa, podrían significar que la economía crecerá más lento el próximo año. Harris pronostica que el PIB estadounidense crecerá un 1.5% en 2013, ligeramente por encima del 1.4% que predijo durante el verano, pero una tasa notablemente inferior a su previsión de crecimiento de 2.1% para todo 2012.

"Hay mucho por hacer y muy poco tiempo", advierte Harris, quien fue uno de los primeros economistas de Wall Street en alertar sobre el precipicio fiscal. En su opinión, es posible que sea hasta la primavera cuando el Congreso alcance íntegramente un plan de reducción de deuda.

Los comentarios de Harris se dan el mismo día en que el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (republicano por Ohio), dijo que tenía esperanzas de que el Congreso llegara a un acuerdo antes de fin de año. El debate se ha activado en los últimos días después de meses de negociaciones estancadas.

Si la economía estadounidense cae en el precipicio, lo más probable es que la situación termine siendo más como caer en una ladera que desbarrancarse por un acantilado, como algunos economistas han sugerido.

Los impuestos más altos y los recortes de gastos, incluyendo el final de la reducción de impuestos sobre la nómina, seguramente lastrarán el crecimiento durante la primera parte de 2013, predice Harris. A pesar de que la actual crisis de deuda en Europa no ayudará tampoco, el crecimiento de Estados Unidos debería repuntar durante la segunda mitad del año que viene.

La pregunta es ¿cuándo comenzará a sentir el resto de la nación, además de las empresas estadounidenses y Washington, la punzada ante el precipicio fiscal que se avecina?

Hasta hace poco, los consumidores parecían más optimistas que otros respecto a que Washington pronto conseguiría poner en orden su situación fiscal. Ese sentimiento al parecer cambió la semana pasada, cuando la confianza del consumidor cayó a un mínimo de cuatro meses.

Si el pronóstico de Harris es correcto, supongo que el resto de nosotros empezaremos a sentir esa dolorosa punzada a principios del año entrante.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CTP