La amenaza del ‘abismo’ aumenta en EU

Las discusiones para evitar más impuestos y recortes al gasto en 2013 están atoradas en el Congreso; los expertos indican que, de no llegar a un acuerdo, Estados Unidos podría caer en recesión.

Jueves, 13 de diciembre de 2012 a las 17:11
El líder de la Cámara de Representantes John Boehner y el presidente Barack Obama se reunirán este jueves para discutir sobre el abismo fiscal. (Foto: Getty Images)
El líder de la Cámara de Representantes John Boehner y el presidente Barack Obama se reunirán este jueves para discutir sobre el abismo fiscal. (Foto: Getty Images)
Otros enlaces

WASHINGTON (Reuters) — Las negociaciones entre los republicanos del Congreso y la Casa Blanca llegaron es jueves a un punto muerto, con ambas partes mostrando frustración por la falta de progreso para evitar un "abismo fiscal" de alza de impuestos y recortes de gastos en Estados Unidos.

Mientras se acerca la fecha límite de fin de año, el líder de la Cámara de Representantes John Boehner y el presidente Barack Obama planean reunirse a las 22:00 GMT para discutir el abismo fiscal, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Anteriormente, Boehner criticó a Obama por poner en riesgo la recuperación económica y la creación de empleo al insistir en elevar los impuestos para el 2% de los estadounidenses más ricos.

El portavoz de la Casa Blanca Jay Carney respondió reafirmando el compromiso de Obama con el aumento de impuesto a quienes más ganan y quejándose de que los republicanos no han cedido en ese tema crucial.

"Lo que no hemos visto de los republicanos es un movimiento en este tema fundamental", dijo Carney a periodistas. "Los republicanos deben aceptar el hecho de que las tasas van a subir para el 2% más rico", agregó.

Economistas dicen que de no alcanzarse un acuerdo antes del 1 de enero el país podría caer en otra recesión. El principal escollo en estos momentos es el vencimiento de los recortes de impuestos. Mientras Obama quiere que se extiendan a todos menos a los ricos, Boehner busca que se amplíen para todos.

En una conferencia de prensa, Boehner ocasionalmente elevó el tono para acusar que la insistencia de Obama de elevar los impuestos a los estadounidenses más ricos en un acuerdo final pondría en riesgo los empleos del país.

Mientras los republicanos se enfurecen, Obama, que disfruta de un alza en sus niveles de aprobación tras las elecciones, continúa con su ofensiva pública, programando una ronda de entrevistas con estaciones de televisión locales, tras un diálogo con la cadena de televisión ABC hace dos días.

La fuerte retórica entre republicanos y demócratas, mientras ambas partes se acusan de falta de seriedad en las negociaciones, se ha mantenido desde inicios de las sesiones del saliente Congreso tras las elecciones presidenciales.

El líder demócrata del Senado, Harry Reid, citando sondeos de opinión publica, dijo a la prensa que Boehner "no puede ignorar al pueblo estadounidense para siempre" en materia de impuestos. "En algún momento, la realidad debería establecerse", sostuvo.

"Elevar los impuestos afectará a los pequeños negocios en momentos en que esperamos que éstos sean el motor de la creación de empleos en Estados Unidos", dijo Boehner, que mostró un recuadro para ilustrar su opinión respecto a que limitar el incremento en el gasto era clave para reducir el déficit.

Si Obama persiste en elevar el gasto y los impuestos, dijo, "este recuadro se va a ver mucho peor".

Wall Street operó casi sin cambios el jueves, aunque luego pasó a negativo tras los comentarios de Boehner.

Una serie de sondeos mostró un firme apoyo a la postura de Obama. Una encuesta del Wall Street Journal y la NBC dada a conocer el miércoles mostró que tres cuartas partes de los estadounidenses están de acuerdo con un alza de impuestos a los más ricos para evitar el "abismo fiscal". Incluso entre los republicanos, un 61 por ciento dijo que aceptaría un alza de impuestos a los ricos.

La aprobación a Obama aumentó y 55% de los estadounidenses sostiene que el mandatario está haciendo un esfuerzo serio por comprometerse en las conversaciones fiscales, mientras que apenas 32% indica que los republicanos han expresado seriedad en el acuerdo, mostró este jueves un sondeo del sitio de Internet, Pew Research Center.

Los sondeos han puesto a los republicanos en una difícil posición para negociar, y la presión ha crecido sobre Boehner tanto en la izquierda como en la derecha en las últimas semanas.

Algunos republicanos han expresado su disposición a ceder en cuanto a un alza tributaria a cambio de agudizar los recortes en el gasto, mientras que los conservadores han exigido que Boehner mantenga su postura.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CWB