ALERTA »  Enrique Peña propondrá crear 3 zonas económicas especiales y desvincular el salario mínimo del pago de multas

Monti: de la esperanza a las dudas

Italianos tienen opiniones divididas sobre la gestión del premier para combatir la crisis de deuda; Berlusconi se ha hecho a un lado y se espera que el economista se presente a las elecciones de 2013.

Sábado, 15 de diciembre de 2012 a las 11:02
MILÁN (Reuters) — Cuando Mario Monti tomó las riendas de Italia hace un año al sumir como primer ministro, con el país al borde de una crisis de deuda al estilo Grecia, fue saludado como el salvador que finalmente pondría al país en el buen camino.

Hastiados de los escándalos, la corrupción y el amiguismo que había florecido durante el mandato de Silvio Berlusconi, trabajadores y empresarios aceptaron dócilmente en un principio las alzas de impuestos y la dura reforma de las pensiones, confiando en que los sacaría de las turbulentas tormenta de deuda en la eurozona hacia unas aguas más tranquilas.

Un año después, tras el inesperado anuncio de dimisión anticipada de Monti, muchos se preguntan si valió la pena, ya que Italia aún afronta un futuro político incierto y sigue atascada en la recesión.

"Esperábamos un milagro. Y el milagro no llegó", dijo Mina Giannandrea, una comerciante de Roma.

Los italianos han sufrido el aumento de los impuestos sobre la renta, una tasa a las propiedades enormemente impopular y un alza en las facturas de luz y gas, sin que haya señales de recompensas por tantos sacrificios.

Muchos han aprendido a cambiar sus hábitos de consumo y a ahorrar. Por ejemplo, muchas familias ahora aprovechan las sobras para cenar, en lugar de tirarlas.

La peluquera romana Sara Greco dice que tiene menos clientes cuando llega el periodo de pagar el impuesto a la propiedad y que muchas mujeres van menos a menudo a arreglarse el pelo.

"Muchos clientes ya no vienen todas las semanas, o tratan de venir para cortarse el pelo o teñirse los martes o los miércoles, cuando tenemos un descuento del 15%", añadió.

Descorazonados

Los empresarios, decepcionados por las promesas incumplidas de más empleos y más crecimiento económico de Berlusconi, saludaron el compromiso de Monti de facilitar las contrataciones y los despidos y de reducir la burocracia.

Un informe reciente del Banco Mundial mostró que el ambiente regulatorio para las empresas mejora, pero algunos dicen que todavía tienen que notarse los beneficios.

"Ha habido demasiados impuestos y no suficientes recortes de gasto. La cuestión de la deuda sigue ahí, y todavía no vemos la luz al final del túnel", dijo Franco Manfredini, un emprendedor de la industria de la cerámica en la región de Emilia Romania que ha sobrevivido a la crisis gracias a las exportaciones.

Especialmente desmoralizador para muchos empresarios es la falla del Gobierno a la hora de acabar con los privilegios inflados de los que disfrutan políticos y de reducir la costosa e ineficaz administración pública.

"No se ha hecho nada en cuanto al costo de la maquinaria política. Y esto es algo que habría recibido un apoyo generalizado", dijo Angelo Fracassi, fundador del grupo Dasit, que suministra equipamiento médico al sector sanitario.

"Esta es una decepción personal, muy amarga", agregó Fracassi, quien pasó el año luchando contra los retrasos en los pagos por parte de administraciones con problemas de liquidez y los recortes en el gasto público.

Imagen mejorada

Pero algunos creen que Italia sí ha cambiado notablemente con Monti, aunque afronta otro año de contracción económica.

Su sobriedad y su tranquila determinación contrasta con la extravagancia de Berlusconi, sus escándalos sexuales y judiciales y su indecisión, que ayudaron a llevar los costos de financiación del país a niveles insostenibles, antes de que fuera reemplazado por el tecnócrata.

Más que nada, los italianos valoran la capacidad de Monti, un antiguo comisario europeo respetado por los dirigentes europeos, para limpiar el nombre del país en el exterior.

Ahora, muchos esperan que Monti tome la decisión de presentarse o no en las elecciones de 2013, después que Berlusconi dijera que retiraría su candidatura si el tecnócrata lidera una coalición de centroderecha.

"Hay que entender donde estábamos hace un año", declaró Francesco Divella, de 40 años e integrante de una dinastía fabricante de pasta en la región de Puglia, en el sur del país.

"En un solo año, Monti ha sido capaz de darle la vuelta completamente a cómo se percibe Italia en el exterior", aseguró Divella, añadiendo que Monti hizo cuanto pudo en un mandato tan corto.

A pesar de todo, la comerciante Giannandrea, que ahora únicamente se encuentra a un puñado de amas de casa en vez de decenas en su visita matinal al mercado, teme que podría ser demasiado tarde para dar la vuelta al panorama.

"Tras 40 años en el negocio, estoy preocupada de verdad: ¿qué dejaremos a nuestros hijos?", manifestó.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CYS