“No roben”, pide el Papa a políticos

Benedicto XVI solicitó a quienes tienen puestos de responsabilidad que no abusen de sus cargos; la justicia y la caridad no se oponen, agregó el pontífice.

Domingo, 16 de diciembre de 2012 a las 19:02
CIUDAD DEL VATICANO (Notimex) — El Papa Benedicto XVI pidió este domingo a políticos, gobernantes y todos aquellos que ostentan puestos de responsabilidad que sean honestos, eviten el abuso en sus cargos y que cumplan el séptimo mandamiento: no robar.

El pontífice hizo estas afirmaciones en su reflexión antes de rezar la oración del Angelus con más de 10,000 personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Tomó como punto de partida el pasaje bíblico que relata las recomendaciones dadas por San Juan el Bautista a los judíos que quieren alcanzar la vida eterna.

Joseph Ratzinger recordó que el predicador dio criterios de justicia animados por la caridad cuando señaló que, para alcanzar a salvarse, "quien tiene dos túnicas, le entregue una a quien no tiene, y quien tiene de comer, haga lo mismo".

"La justicia pide superar el desequilibrio entre quien tiene lo superfluo y a quien le falta lo necesario, la caridad empuja a estar atentos al otro y a ir al encuentro de su necesidad, en lugar de buscar justificaciones para defender sus propios intereses", dijo.

"La justicia y la caridad no se oponen, sino que ambas son necesarias y se completan mutuamente. El amor será siempre necesario, incluso en la sociedad más justa, porque siempre existirán situaciones de necesidad material en las cuales es indispensable una ayuda en la línea de un concreto amor por el prójimo", agregó.

Según el Papa, San Juan Bautista se dirigió también a algunos "publicanos"; es decir, los cobradores de impuestos por cuenta de los romanos, quienes eran despreciados porque, a menudo, aprovechaban de su posición para robar.

Destacó que a ellos no les pidió cambiar de oficio, sino empeñarse en no exigir nada más de cuanto ha sido fijado.

Así el profeta, a nombre de Dios, no solicitó gestos excepcionales sino, sobre todo, el cumplimiento honesto del propio deber. "El primer paso hacia la vida eterna es siempre la observancia de los mandamientos, en este caso el séptimo: no robar", apuntó.

San Juan habló también a los soldados, otra categoría dotada de cierto poder y, por lo tanto, tentada a abusar. A ellos los exhortó a no maltratar y no quitar nada a ninguno. "Confórmense con sus pagas", sostuvo.

Aquí, añadió Benedicto XVI, la conversión comienza por la honestidad y el respeto a los demás, una indicación que vale para todos, especialmente para quien tiene mayores responsabilidades.

"Considerando el conjunto de estos diálogos, impacta la gran concreción de las palabras de Juan: como Dios nos juzgará según nuestras obras, es ahí, en los comportamientos, que es necesario demostrar seguir su voluntad", aseguró.

"Y justamente por esto las indicaciones del Bautista son siempre actuales: también en nuestro mundo tan complejo, las cosas irían mucho mejor si cada uno observase estas reglas de conducta", estableció.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CZ4
recomienda
Patrocinado por