‘Abismo’ acorta vacaciones legislativas

Los congresistas de EU tendrían que regresar a trabajar después de Navidad por el tema fiscal; el líder republicano en la Cámara Baja y el presidente Obama se reunieron para negociar.

Lunes, 17 de diciembre de 2012 a las 15:27
Importantes asesores demócratas y republicanos dijeron más temprano que los negociadores parecían estar cerca de un acuerdo. (Foto: Getty Images)
Importantes asesores demócratas y republicanos dijeron más temprano que los negociadores parecían estar cerca de un acuerdo. (Foto: Getty Images)
WASHINGTON (Reuters) — Los miembros del Congreso de Estados Unidos probablemente tendrían que retornar a sus labores justo después de Navidad para completar el trabajo en lo relacionado al ‘abismo fiscal', le dijo este lunes a sus colegas el líder demócrata del Senado, Harry Reid.

Tras una semana de receso en la Cámara alta, Reid aseguró que "veremos si algo cambia, pero parece que vamos a tener que volver el día después de Navidad para completar el trabajo sobre el ‘abismo fiscal'.

Importantes asesores demócratas y republicanos dijeron más temprano que los negociadores parecían estar cerca de un acuerdo sobre reducción del déficit, pero que una votación probablemente no ocurrirá al menos hasta la próxima semana.

Enfrentan una fecha límite del 31 de diciembre.

Reunión clave

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el líder republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner, se reunieron este lunes en la Casa Blanca para tratar de llegar a un acuerdo sobre el presupuesto que evite que el país caiga en el denominado ‘abismo fiscal' a comienzos del próximo año.

La reunión de 45 minutos es una nueva señal de que las conversaciones para evitar la aplicación automática de una combinación de alzas impositivas y reducciones de gastos podrían estar avanzando tras semanas de estancamiento.

Según los economistas, si Estados Unidos cae en el ‘abismo fiscal' su economía podría caer en una nueva recesión.

Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, que está controlada por los republicanos, se ha acercado más a la exigencia de Obama de elevar los impuestos para los estadounidenses más ricos.

Sin embargo, ambas partes deben avanzar en otros temas difíciles, como el programa de salud gubernamental Medicare para los ciudadanos de la tercera edad.

Boehner ha accedido a un aumento de impuestos para aquellos que ganen más de un millón de dólares al año, mientras que Obama quiere que ese umbral sea de 250,000 dólares anuales. Su oferta derriba un obstáculo republicano clave y la pregunta ahora se centra en qué ofrecerá de vuelta Obama.

Ambas partes enfrentan un plazo final del 31 de diciembre, cuando entrarán en vigencia automáticamente recortes de gastos y alzas tributarias por 600,000 millones de dólares.

Incluso si Obama y Boehner llegan a un acuerdo esta semana, podrían no tener tiempo suficiente para lograr que se apruebe antes de Año Nuevo. En ese caso, podrían acordar extender el plazo en algunas semanas.

Los republicanos entienden que el reloj avanza y confían en que Boehner logrará un acuerdo que puedan respaldar en los próximos días, afirmó un alto asesor republicano de la Cámara de Representantes.

Boehner "no firmará un acuerdo que no tenga los votos suficientes para ser aprobado", agregó el asesor.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005D0I