Europa endurecerá normas a tabacaleras

La Unión Europea busca que 75% del empaque sea ocupado por advertencias sobre la salud; el tabaco mata a la mitad de sus consumidores y es altamente adictivo, según autoridades de Salud.

Miércoles, 19 de diciembre de 2012 a las 18:04
La actual legislación europea dice que las advertencias sobre el riesgo para la salud en la parte frontal de la cajetilla deben cubrir al menos el 30% de las mismas. (Foto: Getty Images)
La actual legislación europea dice que las advertencias sobre el riesgo para la salud en la parte frontal de la cajetilla deben cubrir al menos el 30% de las mismas. (Foto: Getty Images)
Otros enlaces

BRUSELAS (AP) — La Unión Europea propuso modificaciones drásticas en el diseño de las cajetillas de tabaco, diciendo que un paquete de cigarrillos debería reflejar el peligro de muerte que conlleva fumar.

Si es aprobada por los estados miembros de la UE y el Parlamento Europeo, la ley supondría que las advertencias gráficas y textuales ocuparán el 75% de la cajetilla, dejando sólo un 25% o menos para la marca.

La Comisión Europea propuso la medida después de dos años de discusiones, en un periodo marcado por una fuerte presión ejercida por la industria, la dimisión del comisario europeo de Sanidad debido a la acusación de soborno y un robo en las oficinas de grupos antitabaco en Bruselas.

"Los números hablan por sí solos: el tabaco mata a la mitad de sus consumidores y es altamente adictivo", dijo el comisario de Sanidad, Tonio Borg, a través de un comunicado en el que presentaba los planes que también incluirían la prohibición de la venta de cigarrillos más pequeños o mentolados.

"Los consumidores no pueden ser engañados. El tabaco debe parecer tabaco y saber a tabaco y estas propuestas aseguran que estos cigarros reducidos o mentolados no serán usados con fines publicitarios", dijo Borg.

La actual legislación europea dice que las advertencias sobre el riesgo para la salud en la parte frontal de la cajetilla deben cubrir al menos el 30% de las mismas.

Aunque las propuestas no llegan a las medidas impuestas en Australia por el que la advertencia debe cubrir toda la cajetilla, los gobiernos de la UE tendrán libertad para prohibir la aparición de las marcas si lo justifican como medidas sanitarias. Reino Unido y Francia están entre los países que están considerando la idea.

Empresas como Imperial Tobacco y Philip Morris temen que unas mayores restricciones de la UE puedan sentar un precedente para acciones similares en mercados emergentes como Asia y África.

Las acciones de la británica American Tobacco han caído en más de un tres por ciento desde que se conocieron los detalles de las propuestas el lunes.

Se espera que los intentos por parte de la industria para evitar que el plan prospere se intensifiquen cuando los gobiernos de la UE y los parlamentarios comiencen el proceso de elaboración de las nuevas leyes, que llevaría unos dos años y podría acabar con una versión final incluso más dura.

Morgan Stanley dijo en un comunicado que no esperaba que las normas tuvieran un impacto material en los volúmenes o la rentabilidad de la industria.

"Nos alivió un poco ver que el peor de los supuestos, un plan obligatorio, no fue propuesto", dijo.

Robos y sobornos

El predecesor de Borg como comisario de Sanidad europeo, Maltese John Dalli, dimitió en octubre tras las quejas de la productora de tabaco rapé Swedish Match por un supuesto intento de soborno por parte de uno de sus asociados.

Dalli negó la conclusión de una investigación que aseguraba que él estaba al tanto de una solicitud de 60 millones de euros a cambio de proponer la retirada de una prohibición europea de las ventas del principal producto de Swedish Match, un tabaco de esnifar conocido como "snus".

"La queja fue diseñada para intentar decantar a la directiva por uno de los lados, y puede que para hacer que alguien que estuviera al cargo fuera más indulgente con ellos", dijo Dalli a Reuters por teléfono.

"Pero la propuesta contiene todas las cuestiones políticas relevantes por las que luché, incluido el dar a los estados miembros la posibilidad de ir más allá de los requisitos de la directiva".

Unas 24 horas después de la dimisión de Dalli, hubo un allanamiento de las oficinas de varios grupos antitabaco que comparten un edificio en Bruselas.

La directora de uno de los grupos, Monika Kosinska, de la Alianza Europea por la Salud Pública, dijo que los oficiales de seguridad del edificio habían encontrado pruebas de que los ladrones habían entrado en el edificio por la quinta planta, tras descender haciendo 'rapel' desde el techo.

Tras desactivar los sensores de seguridad, los intrusos robaron los ordenadores portátiles con los que trabajaban los miembros de los grupos en la directiva de tabaco de la UE e intentaron borrar archivos de un servidor informático de la oficina, dijo Kosinska. La Policía no ha identificado a ningún sospechoso.

"Esperemos que aún podamos conseguir la introducción obligatoria de las medidas a través de la Unión Europea, a pesar de la tremenda presión que se espera por parte de la industria del tabaco", dijo Kosinska.

El año pasado, se vendieron un total de 576,000 millones de cigarrillos en la UE, 100,000 millones menos que en 2007, según dijo la consultora KPMG en un informe para Philip Morris en junio.

A pesar del dato, Europa sigue teniendo una mayor proporción de fumadores que cualquier otra región del planeta, en torno al 33%, según los datos de la Organización Mundial de la Salud.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005D5C