Economía

Obama y Boehner, sin acuerdos claros

El mandatario estadounidense cree que no hay mucho más que hacer sobre el ‘abismo fiscal’; el líder republicano dijo que espera seguir trabajando con el presidente Obama.

Jueves, 20 de diciembre de 2012 a las 13:26

WASHINGTON (Reuters) — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no ha entregado necesariamente su última propuesta en las conversaciones sobre el denominado ‘abismo fiscal', pero no hay mucho más que pueda hacer, dijo este jueves el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

El funcionario aseguró a periodistas que la última oferta de Obama, realizada esta semana a los republicanos de la Cámara de Representantes, podría ser modificada pero no mucho ya que ya ha ido tan lejos como puede.

En tanto, el líder republicano, John Boehner, dijo que espera seguir trabajando con el presidente Obama para tratar de evitar el déficit, luego que la Cámara de Representantes apruebe un plan alternativo para un alza de impuestos a los más ricos.

"El país enfrenta desafíos, y el presidente y yo, en nuestros respectivos roles, tenemos una responsabilidad de trabajar en conjunto para obtener un resultado. Y espero que continuemos trabajando juntos", aseguró Boehner.

Los republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos presionaban este jueves en favor de su plan para evitar el ‘abismo fiscal', una postura que enturbiaba más las difíciles negociaciones con la Casa Blanca mientras se acerca el fin de año.

"Nos estamos quedando sin tiempo. Voy a hacer todo lo posible para proteger a la mayor cantidad de estadounidenses que pueda de un incremento en los impuestos", dijo Boehner en rueda de prensa.

Obama ha dicho que vetará el plan y el líder del partido en el Senado, Harry Reid, sostuvo que no lo presentará para una votación en la Cámara alta dominada por su agrupación. El portavoz de la Casa Blanca Jay Carney calificó el planteo republicano como un largo "ejercicio fútil".

"Lo que estamos haciendo hoy (jueves) es perder el tiempo, simulando e intentando ganar puntos políticos, pero sin avanzar para lograr un compromiso", dijo el representante demócrata Steny Hoyer a la cadena MSNBC.

Los republicanos se quejan de que Obama no ha hecho lo suficiente para asegurar que los recortes de gastos previstos controlen el déficit público y esperan que el "Plan B" lo fuerce a ceder más terreno.

Ambos bandos todavía están en desacuerdo sobre el tema de los impuestos. La Casa Blanca desea que los tributos a la renta suban para quienes tienen ingresos por sobre los 400,000 dólares, una concesión respecto de la propuesta inicial del presidente de un aumento impositivo por rentas superiores a 250,000 dólares anuales.

En tanto, el plan de Boehner estipula un incremento tributario para quienes ganan más de 1 millón de dólares.

El tiempo se está agotando para llegar a un acuerdo antes de fines del año. Los recortes de gastos y las alzas de impuestos automáticos empezarán a afectar a los estadounidenses desde el 1 de enero si las negociaciones resultan infructuosas, posiblemente empujando a la economía a una nueva recesión.

 


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005D6Q