Última llamada en EU para evitar abismo

El riesgo de que no se logre un acuerdo fiscal ha comenzado a generar nerviosismo en los mercados; sin embargo, analistas consideran imposible que EU permita entrar en una nueva recesión.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Lunes, 24 de diciembre de 2012 a las 06:03

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — La clase política de Estados Unidos inicia una semana crucial para alcanzar una solución que evite el precipicio fiscal, que entrará en efecto a partir del 1 de enero de 2013, por lo que se esperan días difíciles para los mercados financieros, advierten analistas.

Sin embargo, aún existe la expectativa de que se llegue a un acuerdo que si bien no se anticipa el mejor para solucionar el problema del elevado déficit y deuda en EU, al menos sería un avance que daría tranquilidad a los inversionistas, indican.

"El grado de nerviosismo irá creciendo en los próximos días si no se ha llegado a ningún acuerdo en EU y no creo que los mercados financieros empiecen a descontar que no se alcanzan soluciones porque entonces sí la reacción sería mucho más dramática", considera el economista en jefe de Scotiabank, Mario Correa.

El llamado "Plan B" de los republicanos para evitar el alza automática de impuestos y los recortes al gasto no tuvo éxito en el Congreso estadounidense.

El jefe de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, John Boehner, dijo el viernes que los líderes del Congreso y el presidente Barack Obama deben intentar superar un fracasado plan republicano sobre impuestos y trabajar en conjunto para resolver el inminente abismo fiscal.

"Esto se ha convertido más en un asunto político que económico, y ya se ha visto en el pasado en el Congreso de EU esperar hasta la fecha límite para conseguir acuerdos", subraya la directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, Gabriela Siller.

De cualquier forma, resulta un factor que está generando nerviosismo en los mercados internacionales y "por eso estamos viendo una mayor aversión al riesgo" que llevó al tipo de cambio de México a registrar una depreciación de 1.31% y cerrar en 12.9264/12.9284 pesos por dólar, con una baja de 16.92 centavos.

Sin embargo, "la posibilidad de que EU caiga en el abismo fiscal es muy baja, a pesar de como se están dando las cosas, porque no solucionarlo sería prácticamente llevar a la economía estadounidense a una desaceleración más fuerte, cuya recuperación les ha costado mucho este año", subraya.

A final de cuentas los políticos tendrán que ponerse de acuerdo, y quizás no sea en los mejores términos y lo que más conviene a la economía de EU, pero no van a aplicar o al menos no todos los recortes automáticos.

Mario Correa, de Scotiabank, agrega que los mercados han estado más nerviosos y si no hubo solución o algún avance el fin de semana la incertidumbre irá en aumento los próximos días.

"Probablemente tengamos una semana bastante volátil. La expectativa de los mercados siempre ha sido que van a llegar a algún tipo de acuerdo intermedio para reducir, en alguna medida, el impacto del ajuste fiscal que implica el precipicio, pero si no hay acuerdos veríamos presiones en tasas, bolsas y tipos de cambio, lo que se daría sobre todo iniciando 2013".

La firma de análisis IHS Global Insight estima que las negociaciones sobre el abismo fiscal de Estados Unidos pueden dar lugar a algún tipo de compromiso en poco tiempo, y el siguiente gran generador de titulares de Washington probablemente será otra ronda de riesgos políticos sobre el aumento del límite de deuda federal de EU.

El límite estatuario actual de deuda necesita elevarse durante el primer semestre de 2013 para que el Gobierno federal pueda financiar su déficit fiscal. De lo contrario, se vería obligado a reducir drásticamente sus gastos y su personal.

Si el debate sobre el límite de la deuda es tan agrio y prolongado en esta ocasión -como lo fue en la primera ronda en el verano de 2011- una vez más podría socavar la confianza económica, elevar la volatilidad del mercado financiero y dañar la solvencia de los Estados Unidos.

Walter Molano, economista en jefe del banco de inversión BCP Securities, destaca que el mercado se está preparando para el drama que se experimentará conforme la economía de EU se desploma en el abismo fiscal.

"Los tesoreros empresariales estaban ocupados, emitiendo dividendos especiales antes del alza en tasas de impuestos. Aunque noviembre y diciembre tienden a ser lentos para los banqueros de inversión, había una oleada de nuevas ofertas de bonos anticipándose a los cambios que se ciernen en el horizonte".

Menciona que por primera vez desde las elecciones intermedias, los republicanos están a la defensiva y muy probablemente ellos tendrán que ceder terreno en el tema de impuestos más altos.

"Al final, el mercado forzará a las dos partes a ir a la mesa. Un aluvión de llamadas telefónicas iracundas, cartas, correos electrónicos y faxes forzará a los legisladores a llegar a un acuerdo con el propósito de salvar sus propias pieles", expone.

Sin embargo, la economía de Estados Unidos se está recuperando y los peligros del abismo fiscal pronto retrocederán. Y explica que hay dos factores que están impulsando a la economía estadounidense: uno es la recuperación del sector financiero y la revolución del fracking, que está generando una oleada de inversiones hacia campos petroleros, entre otros.

"Por tanto, el abismo fiscal está perdiendo relevancia. El alto drama que pronto será representado en el escenario de Washington no tendrá mucho efecto sobre los cambios más profundos que están transformando al panorama económico de EU", considera.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005D9Y