Patrocinado por

ALERTA »  La economía de EU crece 4.2% en el segundo trimestre, cifra superior a lo estimado inicialmente

La burbuja de bonos amenaza a EU

Los intrumentos han registrado alzas en sus rendimientos, aunque esto terminará pronto: expertos; especialistas indican que los bonos a 10 años podrían caer a mínimos históricos de cerca de 1.4%.

Por: Paul R. La Monica |
Miércoles, 26 de diciembre de 2012 a las 13:28

NUEVA YORK — Dicen que no se puede luchar contra la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed). Pero el mercado de bonos está intentándolo lo mejor que puede.

La Reserva Federal estadounidense anunció hace unos días que extenderá su actual programa de compra de bonos y que mantendrá las tasas de interés a corto plazo "excepcionalmente bajas" hasta que la tasa de desempleo descienda al 6.5%.

En otras palabras, la Fed hará todo lo posible para mantener bajo toda clase de rendimiento de bonos durante un largo tiempo. Podríamos estar en plena carrera presidencial del 2016 para cuando la Fed decida finalmente aplicar una política restrictiva.

A pesar de ello, los bonos a largo plazo se han vendido en las últimas semanas, empujando al alza las tasas. El rendimiento del bono de referencia del Tesoro a 10 años se situó en 1.65% el día anterior a que Ben Bernanke diera a conocer la llamada QE4 (la cuarta ronda de flexibilización cuantitativa, ¿o será a estas alturas una QE al infinito?). En la mañana del martes 18 de diciembre, las tasas habían subido por encima de 1.8%. Un movimiento bastante fuerte en un periodo de tiempo relativamente corto.

¿Significará esto que finalmente ha iniciado la explosión de la burbuja de bonos? Muchos inversionistas se están preparando para que las tasas se disparen.

"Hemos tenido por 32 años un mercado alcista en bonos y creo que ha concluido", dijo Harry Clark, presidente y director de Clark Capital Management Group en Filadelfia. Él piensa que por un periodo de varios años, la tasa a 10 años se moverá más cerca de su promedio histórico de alrededor del 4.5%.

Pero Clark se apresuró a señalar que el reto es determinar el momento exacto. Hay muchas razones para pensar que las tasas subirán mucho más respecto a su nivel actual. Sin embargo, con la Fed actuando como comprador de último recurso, parece razonable esperar una carnicería de bonos como la que tuvimos en 1994.

Clark indicó que en los próximos 12 meses, duda que el rendimiento del bono a 10 años suba por encima del 2.4%. Y en su opinión, las tasas podrían retroceder hacia mínimos históricos de cerca de 1.4%.

De hecho, eso casi se produce después de que la Fed dio a conocer la QE3 en septiembre. Las tasas rápidamente treparon a casi un 1.9% a mediados de septiembre, pero volvieron a caer a 1.56% a mediados de noviembre. Las tasas oscilaron en torno a esos niveles hasta la reciente alza tras el anuncio del Banco Central el 12 de diciembre.

Por lo que tal vez veamos más volatilidad de este tipo. Todo depende de los datos económicos. Todo lo que se necesita para asustar al mercado de bonos y traer de vuelta los temores de recesión o deflación es otro deplorable reporte del empleo en el país.

Cabe mencionar que los inversionistas extranjeros todavía aman al Tío Sam. De acuerdo con cifras divulgadas por el Departamento del Tesoro el lunes 17 de diciembre, China y Japón aumentaron sus tenencias de deuda del Tesoro en octubre pasado. En conjunto, son tenedores de un total de 2.3 billones de dólares.

Esto sólo sirve para demostrar que, sin importar cuán insensato nos pueda parecer que la Fed crea que puede "imprimir" su camino a la prosperidad, los bonos estadounidenses siguen siendo vistos como una mejor apuesta que la deuda de muchos países europeos. Incluso la estupidez política partidista en las negociaciones sobre el abismo fiscal no es suficiente para disuadir a los grandes inversionistas extranjeros. Al menos, no todavía.

Pero no nos equivoquemos. Las tasas de los bonos a la larga tendrán que subir. Toda esta abundancia de liquidez conducirá algún día a la inflación. Es matemática simple.

"Es insostenible que las tasas de los bonos a largo plazo se mantengan por debajo de la tasa de inflación para siempre", señaló Jerry Webman, economista jefe de OppenheimerFunds. Por ello cree que el impacto de cada nueva ronda de QE en el mercado de bonos podría ser más limitado.

"Si estás cansado y bebes más café en la mañana, éste te despierta. Pero para las 5 pm, si has bebido demasiado te sentirás más cansado. Eso puede estar ocurriendo con la Reserva Federal. Mientras más bonos se compren, menor será el efecto que tenga", explicó.

Entonces, ¿qué deberían hacer ahora los inversionistas? Tanto Clark como Webman creen que sería prudente comenzar a reducir las inversiones en bonos. A ambos les preocupa el hecho de que tantos inversionistas hayan inyectado millones de dólares en los fondos de bonos este año, deshaciéndose a la vez de los fondos de acciones.

"La burbuja de bonos no ha estallado todavía. Pero cuando las tasas comiencen a subir, una gran cantidad de pequeños inversores se quedarán atrapados debido a que muchos de ellos se han volcado en los fondos de bonos", advirtió Clark.

La advertencia de Webman es aún más grave.

"Muchos inversionistas podrían verse sorprendidos al descubrir que lo que pensaban que era una inversión segura resulta ser menos segura", dijo. "Si todo el mundo trata de revertir eso al mismo tiempo podría ser muy perjudicial. Aquellos de nosotros que recordamos 1994 sabemos lo que se siente."

Diablos, basta con ver lo que ha ocurrido con Apple, la ex favorita de Wall Street, en los últimos 3 meses. Eso podría ser una muestra del futuro que le espera al mercado de bonos.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005DDF
recomienda
Patrocinado por