2013, ¿el adiós a la gasolina barata?

El Gobierno federal aplicará más alzas a los combustibles para bajar el subsidio, prevén analistas; el aumento paulatino llevaría al desliz mensual vigente de 9 a 15 centavos, considera HSBC.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Viernes, 28 de diciembre de 2012 a las 06:00

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Durante 2013, el Gobierno federal aplicaría nuevas alzas al precio de la gasolina para reducir e incluso comenzar a eliminar la política de subsidios a este energético, buscando igualar los precios nacionales a los del mercado internacional, coinciden analistas.

"El aumento en el precio de la gasolina pudiera implementarse casi de inmediato, pero representaría un fuerte golpe a la inflación", estima HSBC México en su análisis 'Desafíos externos vs oportunidades externas 2013'.

Supone que el Gobierno federal hará el ajuste, pero suavizará el impacto, probablemente al aumentar el desliz actual de 9 centavos a 15 centavos. Esta medida haría que se alcancen las cotizaciones internacionales en uno o dos años, indica la institución.

El 10 de diciembre pasado, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijo que "el apoyo a la gasolina es un subsidio regresivo del que no se benefician quienes menos tienen y que además genera daños al medio ambiente (...) es algo que puede revertirse, pero no de un día a otro".

De hecho, subrayó que por los efectos inflacionarios y el impacto que tendría en los bolsillos de las familias mexicanas, "no sería razonable hacerlo". Se tiene que revisar mes a mes y es lo que hará la Secretaría de Hacienda en el uso de sus facultades el próximo año.

Para 2012 el subsidio al energético alcanzará un monto equivalente a 1.3% del Producto Interno Bruto (PIB) de México, dice la Dirección de Estudios Económicos de Banamex, que coincide con la visión oficial de que en 2013 la subvención a los combustibles se reducirá drásticamente.

De acuerdo con sus estimaciones, el nivel promedio anual de la gasolina de bajo octanaje alcanzado en este año estará 22% por debajo del precio de la gasolina externa -ajustado por el tipo de cambio-, lo que constituye el elemento principal (88% del consumo de gasolinas) para que el subsidio a los combustibles alcance este año alrededor de 200,000 millones de pesos.

Puntualiza el análisis de Estudios Económicos de Banamex aún cuando el precio de la gasolina interna de bajo octanaje se incrementó 11.1%, no fue suficiente para cubrir el importante aumento del precio en pesos de la gasolina externa de 9.5%.

Para 2013, la perspectiva es distinta. Considerando los mercados de futuros, el precio de la gasolina externa -equivalente a la de bajo octanaje en México ajustado por su perspectiva del tipo de cambio-, registrará una caída promedio anual de 9.8%.

Lo anterior, combinado con un aumento de 10.2% en el precio interno (9 centavos al mes), se traduciría en una disminución casi total del subsidio a este combustible. Considera que este escenario es similar al planteado por el Gobierno federal, que prevé un subsidio a las gasolinas y el diesel de sólo 17,000 millones de pesos en este año.

Eliminación o reducción del subsidio a la gasolina

HSBC estima que en 2012 los subsidios alcanzarán 1.2% del PIB. En 2009 ascendieron a 0.4% del PIB, 0.6% en 2010 y 1.2% en 2011. Este subsidio no genera un déficit mayor, se ve reflejado como menores ingresos de Pemex.

La petrolera obtiene un aumento en ingresos por los altos precios de petróleo con el alza en el gasto de gasolina para consumo interno, dado que México importa 40% del consumo total de gasolina.

Otra perspectiva para estudiar los costos del subsidio a la gasolina, agrega el banco, es mediante el deterioro del impuesto a la gasolina (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios o IEPS). Los altos precios del petróleo han permanecido desde 2004 -con un retroceso durante la crisis financiera de 2008-2009- y esto ha implicado que el subsidio entre los precios internacionales e internos se haya mantenido.

En este sentido, el impuesto a la gasolina ha disminuido su contribución a los ingresos de forma constante desde 2004. De un promedio de 1.3% del PIB en 2000-2003, cayó a 0.4% en 2004-2005 y a -0.7% de 2006 a la fecha.

Es decir, en los ocho años anteriores de altos precios de gasolina, en lugar de tener un ingreso de 1.3% del PIB en promedio, la pérdida fue de 0.4% del PIB, o un impacto neto de 1.7% del PIB.

Si en lugar de considerar los ocho años previos, sólo se toma en cuenta la administración del ex presidente Felipe Calderón, la pérdida promedio fue de 1.9% de PIB por año, menciona HSBC. La compensación total del precio de la gasolina podría implicar cerca de 2.0% de ingresos superiores para el Gobierno federal.

Esta importante pérdida por el impuesto en la gasolina pudiera recuperarse al ajustar los precios internos respecto a los internacionales. La institución financiera considera que esta es una posibilidad real, pero sería complicado implementarla de inmediato, y podría tomar de uno a dos años atenuar su impacto.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005DGI