Economía

Estados Unidos, en el limbo fiscal

El Senado puso fin a sus labores este domingo sin acuerdo para evitar el ‘abismo’; la Cámara Alta reanudará sus labores el lunes a las 10 horas de la Ciudad de México.

Domingo, 30 de diciembre de 2012 a las 19:33
WASHINGTON (Reuters) — El Senado de Estados Unidos puso fin a sus labores este domingo debido a que los republicanos y los demócratas seguían sin llegar a un acuerdo para evitar un aumento de impuestos para todos los estadounidenses a partir del 1 de enero.

El senador Richard Durbin dijo que el Senado reanudará sus tareas el lunes a las 11:00 hora del este de Estados Unidos (10:00 horas de la Ciudad de México).

Más temprano, una hora antes del plazo que habían estimado para presentar un plan, líderes republicanos y demócratas del Congreso dijeron que aún no lograban un acuerdo que detenga las alzas automáticas de impuestos y recortes al gasto que podría lanzar a la economía del país a una recesión.

"Aún hay diferencias serias entre ambas partes", dijo el líder demócrata del Senado, Harry Reid.

Un punto pendiente parece ser una propuesta republicana presentada en la tarde del sábado, que desaceleraría el crecimiento de los beneficios de seguridad social para los jubilados en un esfuerzo por reducir el déficit de billones de dólares.

Muchos demócratas, incluido Reid, han dicho que la seguridad social no debe tocarse.

Con las negociaciones en un aparente punto muerto en el Capitolio, el líder republicano del Senado Mitch McConnell dijo que ahora intentaría elaborar un acuerdo con el vicepresidente Joe Biden.

"Estoy dispuesto a lograr esto, pero necesito un compañero de baile", dijo McConnell.

Cualquier acuerdo debe ser aprobado por ambas cámaras del Congreso antes de la medianoche del lunes. Incluso si ambas partes logran un acuerdo, las barreras de procedimiento en el Senado y la Cámara de Representantes podrían dificultar una rápida aprobación.

Si los políticos no pueden lograr un acuerdo, entonces entrarán en vigencia el 1 de enero alzas de impuestos y recortes generalizados al gasto del Gobierno que sacarían unos 600,000 millones de dólares de la economía, haciendo subir el desempleo y frenando el gasto federal.

Otro punto de desacuerdo es el alza de impuestos a los ricos, un aumento que desea el presidente Barack Obama, pero al que se oponen los republicanos, especialmente los conservadores de la Cámara de Representantes.

Los republicanos buscan equiparar cualquier aumento de impuestos con recortes al presupuesto de los programas de beneficios que se estima se volverán cada vez más caros a medida que la población envejecerá en las próximas décadas.

Pero su propuesta para desacelerar el crecimiento de los beneficios de seguridad social al cambiar la forma en que se miden contra la inflación encontró una dura resistencia de los demócratas. Obama incluyó la propuesta, conocida como "IPC encadenado", en un plan anterior, pero muchos demócratas continúan oponiéndose a ella.

 


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005DKG