Líder republicano objeta proyecto fiscal

Eric Cantor dijo que no apoya el proyecto de ley aprobado por el Senado para evitar el ‘abismo’; las declaraciones despiertan nuevos cuestionamientos de cómo resolverá el asunto el Congreso.

Martes, 01 de enero de 2013 a las 14:46
WASHINGTON (Reuters) — La maniobra de último minuto de Washington para evitar el llamado "abismo fiscal" enfrenta dificultades este martes después de que los republicanos de la Cámara de Representantes rechazaron el acuerdo bipartidista para evitar una crisis presupuestaria.

Los líderes republicanos en la Cámara dijeron que podrían introducir modificaciones a la propuesta que ya fue aprobada por los senadores en una inusual sesión de año nuevo alrededor de las 2 a.m. EST (0700 GMT).

Los senadores votaron por 89-8 a favor de elevar algunos impuestos a los ricos y de mantener permanentes unos impuestos bajos sobre la clase media que han estado en vigor durante una década.

La introducción de enmiendas eleva las posibilidades de una confrontación entre las dos cámaras legislativas y arriesga un severo castigo de los mercados financieros que comenzarán a operar en Asia dentro de seis horas.

El líder de la mayoría Eric Cantor, el segundo republicano en la Cámara de Representantes, dijo a periodistas después de evaluar el paquete aprobado por el Senado junto con otros legisladores de su partido que no apoyaba el proyecto.

Cantor expresó su descontento con las medidas después de dejar una reunión a puerta cerrada con sus compañeros republicanos de la Cámara de Representantes.

Un asesor de Cantor dijo que los republicanos están mayormente preocupados por la falta de recortes en los gastos públicos y destacó que algunos cuestionario abiertamente la posibilidad de que el tema se resuelva antes de la apertura de los mercados el miércoles.

Los republicanos dijeron que podrían tratar de agregar más recortes de gastos al proyecto, que contiene más de 600,000 millones de dólares en alzas tributarias y reducciones de gastos públicos.

Las sesiones del Senado están postergadas hasta el jueves por lo que parece poco probable que el Congreso logre evitar el llamado "abismo fiscal" pese a meses de esfuerzos.

Los republicanos podrían enfrentar un revés si evaden el acuerdo. Las tasas impositivas técnicamente subirían a niveles de 1990 para todos los estadounidenses y las encuestas de opinión pública muestran que los republicanos se verían como los responsables si el Congreso no logra actuar a tiempo.

Los economistas estiman que la combinación de 600,000 millones de dólares del abismo fiscal podrían llevar a la economía estadounidense de vuelta a la recesión.

La permanente incertidumbre ha puesto nerviosos a inversores durante meses y ha mantenido deprimida la actividad empresaria.

Los mercados financieros han eludido un desplome cifrando sus esperanzas de que Washington finalmente lograría evitar caer en el "abismo". Y los legisladores están aprovechando la inactividad de los mercados el martes por el feriado de Año Nuevo para intentar cerrar un pacto.

"Mi distrito no puede permitirse esperar unos pocos días más y tener al mercado accionario cayendo 300 puntos mañana si no nos unimos y hacemos algo", dijo el representante Steve Cohen, un demócrata de Tennessee.

El proyecto aprobado por el Senado, en donde lideran los demócratas, elevaría los impuestos a los ingresos para las familias que ganan más de 450,000 dólares anuales y limitaría el monto de deducciones que pueden hacer para disminuir su carga tributaria.

El presidente Barack Obama había pedido a la Cámara que actuara con rapidez y siguiera la iniciativa del Senado.

"Aunque ni demócratas ni republicanos obtuvieron todo lo que querían, este acuerdo es lo que hay que hacer para nuestro país y la Cámara debería aprobarlo sin retraso", dijo en un comunicado.

"Hay más trabajo por hacer para reducir nuestro déficit y estoy dispuesto a hacerlo. Pero el acuerdo de esta noche nos asegura que continuaremos reduciendo el déficit a través de una combinación de nuevos recortes de gastos y nuevos ingresos de los estadounidenses más adinerados", dijo Obama.

La economía estadounidense, aún en recuperación desde la crisis del 2008-2009, podría estancarse de nuevo si el Congreso no logra solucionar el problema presupuestario.

"Si no hacemos nada, la amenaza de una recesión es muy real. Aprobar este acuerdo no implica que las negociaciones se detienen, está muy lejos de eso. Todos estamos de acuerdo en que hay más trabajo por hacer", dijo el líder demócrata Harry Reid a la sala del Senado.

 

 


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005DMD
recomienda
Patrocinado por