Calificación de EU enfrenta nueva prueba

Las agencias esperarán a las discusiones por el techo de deuda para decidir sobre la nota del país; sin embargo, aún no está muy claro el efecto que tendría una rebaja en la calificación de EU.

Por: Mark Thompson |
Jueves, 03 de enero de 2013 a las 06:02

LONDRES — Es probable que las agencias de calificación retrasen un juicio sobre el acuerdo por el abismo fiscal en Estados Unidos hasta que tengan un panorama más claro del destino del techo de la deuda y los planes a largo plazo para reducir el endeudamiento.

El acuerdo de Año Nuevo entre la Casa Blanca y el Congreso elevó los impuestos a los estadounidenses más ricos, pero pospuso la mayor parte de las más duras discusiones políticas acerca de los recortes de gastos automáticos por otros dos meses.

Asimismo, el proyecto de ley no aborda el techo de la deuda de 16.4 billones de dólares, el cual fue alcanzado el lunes. En cambio, el Departamento del Tesoro desplegará "medidas extraordinarias" para permitir préstamos adicionales por aproximadamente 200,000 millones de dólares, comprándole a Estados Unidos cerca de dos meses para elevar el límite oficial.

La última vez que el Congreso negoció el techo de la deuda provocó que Standard & Poors despojara al país de su codiciada calificación de crédito AAA. La agencia criticó la ineficiente toma de decisiones en Washington y la falta de un plan para estabilizar la deuda del país en el mediano plazo.

S&P dijo a finales de diciembre que aún tenía esa opinión, y repitió la advertencia de que Estados Unidos podría enfrentarse a otra rebaja en 2014, o antes, si el Congreso no plantea un plan para reducir la deuda nacional.

Tanto Fitch como Moody's mantuvieron sus calificaciones superiores AAA en su sitio después de la rebaja de S&P, pero han advertido sobre el riesgo de rebajas.

Moody's dijo en septiembre que una rebaja era probable si los legisladores no podían ponerse de acuerdo sobre un plan para la reducción de la deuda a largo plazo.

"El fracaso para cerrar un acuerdo incluso temporal para prevenir la amplia gama de aumentos de impuestos y recortes de gastos que implica el abismo fiscal y una repetición del episodio de octubre de 2011 sobre el tope de la deuda indicaría que las elecciones generales no han resuelto el estancamiento político en Washington y probablemente resultarían en una rebaja en la calificación soberana", indicó Fitch el mes pasado.

Con un acuerdo temporal ahora implementado, y el debate sobre el techo de la deuda aplazado, una rebaja inminente parece poco probable. Pero la amenaza no ha desaparecido.

"La falta de acuerdo para elevar el techo de la deuda en un momento oportuno -con semanas de antelación en lugar de sólo un día antes de que la capacidad de financiamiento del gobierno federal se agote como ocurrió en agosto de 2011- plantearía cuestionamientos sobre la gobernanza estadounidense en asuntos fiscales y socavaría la confianza en Estados Unidos como un prestatario confiable y provocaría una revisión formal de la calificación de Estados Unidos", indicó Fitch en su perspectiva soberana global.

Sin embargo, el impacto que cualquier nueva rebaja tendría sigue siendo poco claro. Los costos de endeudamiento de Estados Unidos cayeron después de la medida de 2011 de S&P, y un patrón similar ha sido observado en otras naciones AAA que han sufrido la misma suerte. Los rendimientos de los bonos franceses han disminuido desde que perdió su calificación AAA por parte de Moody's en noviembre.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005DNV