Bancos ganan batalla a Comité de Basilea

Las nuevas reglas de liquidez suenan como una victoria para Goldman Sachs, JPMorgan y otras firmas; la regulación les da más tiempo y facilidades para cumplir con un mínimo de reservas.

Por: Tracy Alloway |
Martes, 15 de enero de 2013 a las 06:00

Financial Times — Esta semana, el Comité de Basilea sobre Supervisión Bancaria -los peces gordos que han gobernado la industria bancaria con un puño no-tan-de-hierro durante décadas- dieron a conocer su nuevo régimen de liquidez para los bancos.

Las nuevas reglas requieren que los bancos mantengan una gran cantidad de activos de alta calidad en forma de las llamadas "reservas de liquidez"; fondos de financiamiento con valores relativamente seguros que las compañías podrán vender en el caso de una corrida bancaria estilo 2008.

La reacción ante el anuncio fue inmediata y pronunciada. Las acciones bancarias mundiales a nivel mundial registraron una escalada de precios. En Estados Unidos, Goldman Sachs y JPMorgan Chase han saltado 2.4% esta semana.

En Europa, el efecto fue aún más marcado. Las acciones de Société Générale, UBS, Barclays y Deutsche Bank han subido al menos 6% en los últimos días.

Al mismo tiempo, las acusaciones de que el Comité de Basilea había cedido ante un intenso cabildeo de los bancos se propagaron rápidamente.

Durante años, los banqueros equipados con tasas de morosidad de valores respaldados por hipotecas-los préstamos personalizados que ayudaron a impulsar la crisis financiera- acecharon los pasillos políticos. "Mira esto", chillaban. "Los valores respaldados por préstamos hipotecarios europeos tenían una tasa de morosidad acumulada de apenas 0.07%. Ellos deberían ser totalmente elegibles para su inclusión en las reservas de liquidez. Eso ayudaría a una recuperación económica más amplia".

La mayor parte de esta campaña se llevó a cabo tras puertas cerradas en Bruselas y Washington, por lo que es difícil determinar el grado en que el anuncio de Basilea de esta semana fue una victoria para los grandes bancos. Sin embargo, afortunadamente, hay una especie de listado a disposición del público de lo que algunos de los grandes bancos estaban deseando en términos de normas de liquidez.

En diciembre, la Cámara de Compensación (TCH por sus siglas en inglés), una asociación que representa a 18 de los mayores bancos en Estados Unidos, envió una útil lista de enmiendas de liquidez sugeridas a Basilea III a Tim Geithner, el secretario del Tesoro de Estados Unidos.

Había cinco elementos principales en la lista de deseos de la TCH. Iban desde la reducción de la cantidad de liquidez que los bancos tendrían que apartar para compensar por los depositantes minoristas en desbandada, hasta la eliminación de un "tope"en "activos de Nivel 2", que los bancos pueden incluir como parte de sus colchones de liquidez. Tales activos de Nivel 2 se consideran más riesgosos que los bonos gubernamentales y en efectivo en la categoría de "Nivel 1", y vienen con un tope y mayores descuentos en la propuesta original de Basilea.

Cuatro de los cinco puntos en la lista de liquidez de la TCH fueron acordados por el Comité de Basilea, en un grado u otro. Uno de los cuatro -la propuesta de eliminar el tope de los activos de Nivel 2- parece que será revisada, según los analistas.

Antes del anuncio de esta semana, la TCH estimaba que los bancos estadounidenses iban a quedarse cortos en 840,000 millones de dólares en activos líquidos. Ahora, esa brecha se ha reducido a 192,000 millones de dólares, de acuerdo con las estimaciones realizadas por analistas de Citigroup. El coeficiente de cobertura de liquidez colectivo de los bancos estadounidenses se disparó de 81% a 94% en un solo día.

Los bancos estadounidenses están ahora a tan sólo seis puntos porcentuales de distancia de alcanzar el coeficiente de cobertura de liquidez del 100% al que necesitan llegar. (Y tienen más tiempo para hacerlo. El Comité también amplió el plazo final desde su fecha límite original de 2015).

Pero la nueva norma fue también más allá de las recomendaciones de la TCH. Basilea también amplió el tipo de activos elegibles para servir de colchón -creando una nueva categoría para ubicarse al lado de la original categoría 'Nivel 2' que puede incluir bonos corporativos de baja calificación, así como acciones ordinarias y algunos tipos de valores respaldados por hipotecas.

Los activos de 'Nivel 2B', como se les conoce ahora, conllevarán grandes descuentos en su valor, y hay una serie de otras normas locales e internacionales que pretenden mantener ciertas actividades bancarias en orden. Sin embargo, el cambio en el sentimiento sigue siendo notable y probablemente sea visto como un alivio importante para partes de la industria de la titulización de activos. Eso hace del anuncio de Basilea una victoria para los bancos en muchos sentidos.

No sólo muchos de ellos ya no tendrán que luchar para comprar y mantener esa cartera de costosos activos líquidos, también podrán comenzar a volver al negocio de sacar dinero a dichos valores y venderlos entre ellos y a los demás. Los reguladores de Basilea, y los inversionistas y participantes del mercado esperarán que lo hagan de una manera mucho más prudente esta vez. Corresponde ahora a los bancos demostrar que su muy usado lema de cabildeo de beneficiar "a la economía en general" realmente suene a verdad.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005E43