Bonos, bomba de tiempo para Wall Street

Los inversores compran deuda a largo plazo que está en riesgo de perder valor: aseguran expertos; el próximo aumento en las tasas de interés podría bajar el rendimiento de estos instrumentos.

Por: Stephen Gandel |
Martes, 15 de enero de 2013 a las 06:01

Wall Street se encuentra en el proceso de convertir una de sus inversiones más básicas -y una a la que los inversores han acudido en masa en los últimos años debido a su percepción de seguridad- en una bomba de tiempo. Por desgracia, nadie debería estar demasiado sorprendido. Wall Street hace esto todo el tiempo.

La última víctima de la alquimia inversa de Wall Street son: los fondos de bonos. En el último año, los gerentes de estos fondos se han estado llenando de deuda que, en promedio, no será pagada hasta por lo menos 2018, y en algunos casos mucho, mucho más tarde.

Por ejemplo, el fondo de bonos Calvert Income (CFICX) recientemente ha estado acumulando deuda que no será pagada sino hasta el año 2045. Esa inversión ahora representa casi 5% del fondo, y es su mayor participación. Pero podría ser peor. La cuarta mayor participación del fondo es deuda a pagar en 2055.

Éste parece ser un momento especialmente peligroso para estar comprando deuda ligada a la segunda mitad de este siglo. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años aumentó a un reciente 1.9%, desde el 1.6% de diciembre. Muchos gurús del mercado dicen que este podría ser finalmente el año en que las tasas de interés, que han estado en mínimos históricos, comenzarán a subir.

Ésas son malas noticias para todos los inversores de bonos. Pero podría ser un desastre potencial para cualquier persona que esté invirtiendo en un fondo que esté apostando más a largo plazo. Los precios de los bonos se mueven en sentido contrario al de las tasas. Y cuanto más lejos esté un bono cuando su plazo para ser pagado se cumpla, más perderá cuando suban las tasas de interés.

Con base en ello, se podría esperar que los gestores de fondos de bonos estarían trasladándose al corto plazo. Pero eso no es lo que está sucediendo. Según el seguidor de fondos Morningstar, la duración promedio de los fondos de bonos intermedios es de cuatro años y medio, que es ligeramente superior al promedio de hace dos años. Para los fondos de renta fija a largo plazo el promedio es de nueve años, frente a poco más de siete años y medio, hace dos años.

"Estamos en un máximo histórico en términos de riesgo de duración", dice Rick Reider, quien es director de inversiones fundamentales de renta fija de BlackRock. "Incluso una desviación mayor de las tasas de interés podría ser dolorosa para los inversores con la duración de los fondos de renta fija en el punto en que está hoy".

La regla general es que por cada aumento de 1 punto porcentual en las tasas, un bono perderá el equivalente de su duración en el precio. Así que un bono a 5 años perdería 5%. Para un bono que vence en 2055, la cifra sería alrededor de 40%. Pero ésa es sólo la regla general. Sin embargo, la verdadera preocupación es que cuando los inversores, en lo que pensaban que eran fondos de bonos libres de riesgo, vean pérdidas de 10%, o más, podrían abandonarlos en estampida, creando pérdidas aun mayores.

La principal razón por la que los gestores de fondos de bonos se están hundiendo en deudas potencialmente más peligrosas son las tasas de interés bajas. Cuanto más tiempo tenga de plazo un bono, más interés paga. Muchos fondos de bonos se venden a sí mismos por su rendimiento.

Pero algunos gestores de fondos dicen que sus apuestas a largo plazo podrían no ser tan arriesgadas como parece. Charles Burge, quien administra el fondo Invesco Corporate Bond (ACCBX), que tiene un plazo actual de casi siete años y medio, dice que la creencia generalizada de que los bonos a corto plazo son más seguros es una falacia. Dijo que la última vez que las tasas subieron de 2004 a 2006, los bonos a corto plazo cayeron, pero los rendimientos a largo plazo y los precios de los bonos permanecieron en su nivel.

"A la gente le gusta esconderse adelante de la curva", dijo Burge. "Pero eso no siempre funciona".

Y eso terminó siendo verdad. Pero el problema es que al menos algo, y tal vez bastante, de la tendencia a apostar en bonos más duraderos no ha sido impulsada por ninguna lógica de inversión verdadera. Está sucediendo en piloto automático, otro ejemplo de que la industria de los fondos está fuera de balance.

Al igual que con todos los fondos de inversión, los fondos de bonos son típicamente medidos contra un índice. Como resultado, muchos gestores a menudo construyen carteras que son similares al índice contra el que son medidos, haciendo pequeños ajustes que esperan les den ventaja.

Y eso es lo que parece estar desatando la bomba de tiempo en los fondos de bonos. Las empresas están pidiendo prestado el dinero por más tiempo, para asegurar las actuales bajas tasas de endeudamiento durante el mayor tiempo posible. Como resultado, la duración de los índices de fondos de bonos, que hace un seguimiento ciego de todos los bonos de una categoría determinada, se está alargando también. El bono promedio en el ampliamente seguido índice Barclays U.S. tiene una duración total de poco más de 5 años.

Sin embargo, hay una serie de fondos de bonos vendidos por compañías conocidas que han ido aún más lejos en la línea de tiempo de los bonos. Los bonos en el fondo Rochester Municipals de Oppenheimer (RMUNX), que invierte en bonos municipales de Nueva York y que cuenta con más de 8,000 millones de dólares en activos, promedia ocho años. El fondo Fidelity Corporate Bond (FCBFX), que cuenta con 800 millones de dólares en activos, tiene una duración actual de poco más de siete años. El ligeramente más pequeño fondo T. Rowe Price Corporate Income (PRPIX) tiene un promedio de siete. Todos estos fondos han caído este año a medida que las tasas han comenzado a moverse hacia arriba.

"Durante nuestro largo recorrido hemos encontrado que ir por los bonos con mayores rendimientos siempre ha dado resultados", dijo Scott Cottier, quien administra el fondo Rochester Municipals.

Y a lo largo de las últimas décadas de rendimientos decrecientes ciertamente ése ha sido el caso. La pregunta es si eso ha enmascarado un gran riesgo en los fondos de bonos, y si éste ha ido creciendo.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005E40