Economía

China: menor crecimiento desde 1999

La economía china creció 7.8% en 2012, su ritmo más lento en 13 años; recibió un impulso fuerte al final del año por el gasto en infraestructura y mayores exportaciones.

Jueves, 17 de enero de 2013 a las 23:26
BEIJING (Reuters) — La economía de China creció al ritmo más lento en 13 años en el 2012, aunque recibió un impulso fuerte al final del año, apuntalado por el gasto en infraestructura y una mejora del comercio.

Los datos también mostraron indicios de que podrían estar a la vista los fundamentos para el sendero de crecimiento estable, que según dice Beijing son vitales para la reforma económica.

La evidencia de una generosa recuperación de las exportaciones, una producción industrial y ventas minoristas más fuertes de lo esperado, junto con una robusta inversión en activos fijos, sugirió que la combinación de políticas pro-crecimiento de Beijing ganó suficiente tracción como para sostener una reactivación sin agitar los riesgos inflacionarios.

El crecimiento anual del 7.9% en el cuarto trimestre superó un pronóstico promedio de 7.8% en un sondeo de Reuters y cortó una racha de siete trimestres seguidos de desaceleración.

El desempeño estuvo en el límite superior del rango de 7 a 8% que según los economistas se necesita para satisfacer las reformas esenciales del desarrollo chino a largo plazo luego de tres décadas de un crecimiento intenso de dos dígitos.

El crecimiento para todo el año de 7.8% también superó por poco la previsión del sondeo, de 7.7%, y si bien fue el más flojo desde 1999, se ubicó cómodamente arriba de la meta oficial del 7.5%, que hace sólo unos meses parecía estar en riesgo, en opinión de algunos economistas.

"Es algo así como un punto dorado (para China) - un crecimiento más fuerte, pero no lo suficientemente fuerte como para provocar una preocupación inflacionaria adicional. Eso es perfecto para los mercados de valores", dijo Dariusz Kowalczyk, estratega de Credit Agricole CIB en Hong Kong.

"Lo que todo el mundo quiere es un crecimiento lo suficientemente fuerte como para darnos la tranquilidad de que los ingresos aumentarán y que no haya riesgo de aterrizaje brusco, pero no excesivo, no lo suficientemente fuerte como para provocar inflación. Y esto es lo que creo que estamos encontrando. Soy optimista sobre China todavía", agregó.

La reacción del mercado fue en general alentadora, con las bolsas en Asia avanzando y el platino y el paladio siguiendo su ejemplo.

Los operadores del petróleo aprovecharon que los datos confirmaron la recuperación para tomar ganancias tras dos jornadas de fuertes alzas.

Los nuevos líderes chinos deben estabilizar la economía este año para mantener alto el nivel de empleo mientras evitan una escalada de los precios de las casas y de la inflación que podría socavar las reformas necesarias para cambiar el modelo de expansión del país, orientado a las exportaciones.

Sin estabilidad, el entrante presidente Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang, cuya confirmación está prevista para marzo, no tendrían oportunidad para concretar la serie de reformas que según dicen, se necesitan para abordar una serie de desequilibrios financieros, industriales y de ingresos que amenazan al futuro chino.

Brecha de riqueza

El responsable de las estadísticas de China, admitiendo que la brecha entre los ricos y los pobres de la nación es "relativamente grande", dio a conocer una revisión del indicador de la desigualdad económica el viernes, la primera vez en varios años que el oficialismo aborda en forma directa este sensible tema.

El coeficiente de Gini de China se ubicó en 0.474 en 2012, una caída desde 0.477 en 2011 y desde un techo de 0,491 en 2008, dijo Ma Jiantang, responsable de la Oficina Nacional de Estadísticas, a los reporteros en una conferencia de prensa sobre el desempeño económico del 2012.

El índice va de 0 a 1 y la marca de 0.4 es vista por los analistas como el punto en el que la insatisfacción social puede tornarse crucial.

Los líderes chinos dicen que reajustar la economía hacia el consumo y fuera del modelo de inversiones y exportaciones adoptado en los últimos 30 años es la clave para resolver la desigualdad, pero los datos detallados del viernes pusieron de relieve la escala de la tarea por delante.

Mientras que el consumo hizo la mayor contribución al crecimiento en 2012, con una participación de 51.8%, el cuarto trimestre marcó el tercer trimestre seguido de declives.

La baja ha sido impulsada por la atención del gobierno en usar la inversión como el principal motor para apuntalar a una economía que todavía está apalancada hacia la demanda externa.

Las exportaciones generan alrededor de un tercio de la actividad económica y el hundimiento de la demanda de los socios externos en la Unión Europea y Estados Unidos pesó sobre la expansión del año pasado. Las exportaciones netas hicieron una contribución negativa de 2.2%, según los datos.

Como los consumidores chinos siguen siendo relativamente pobres -el ingreso disponible anual promedio urbano fue de solo 21,810 yuanes (3,500 dólares) en 2011- al Gobierno le sigue costando apoyarse en ellos para compensar cualquier déficit del sector exportador.

"Simplemente, el dinero no alcanza", dijo Liu Jiongda, de 35 años, gerente de una empresa de logística de Shanghái. Liu gana apenas algo más de 11,000 yuanes (1,500 dólares) por mes. Más de la mitad de esa suma se destina al pago de la hipoteca de una propiedad que compró en 2009.

"Si el gobierno quiere lo que llama la cultura del consumidor, tiene que reducir la cantidad de impuestos que tengo que pagar. Es sencillo. Si tengo más dinero entonces estaré dispuesto a pagar más".

La inversión ha repuntado porque la nueva conducción buscó impulsar la recuperación con gastos en infraestructura, un método probado y demostrado.

El crecimiento trimestre contra trimestre de 2.0% estuvo debajo de las previsiones del mercado, de un alza de 2,3 por ciento, lo que fue tomado como señal de que la recuperación no es lo suficientemente fuerte como para preocupar a las autoridades al punto que tengan que aplicar medidas destinadas a contrarrestar los precios.

El Banco Popular de China, que rebajó las tasas de interés dos veces a mediados del 2012 y recortó los requisitos de reserva bancarios en tres ocasiones desde fines de 2011, desde entonces se volcó a las inyecciones de efectivo de corto plazo vía operaciones de mercado abierto para guiar la política monetaria, aparentemente con la idea de evitar presiones inflacionarias o cualquier burbuja de propiedades.

Datos publicados junto a las cifras del PIB del viernes mostraron que los precios inmobiliarios extendieron un lento avance en diciembre, con un aumento promedio de 0.3% intermensual en 70 grandes ciudades chinas, el quinto mes en los últimos seis que muestra un incremento, a pesar de los esfuerzos del Gobierno para templar los precios.

La inversión inmobiliaria, que representó el 13.8% del PIB de China en el 2012, subió 16.2% el año pasado respecto al 2011 y sigue siendo un componente clave de la inversión total en activos fijos, la piedra angular de la estrategia de recuperación de Beijing.

El crecimiento anual de la inversión en activos fijos fue de 20.6% en el 2012, frente a la estimación de 20.7% en el sondeo de Reuters.

La producción industrial creció 10.3% en diciembre respecto al año previo, frente a las expectativas de 10.1%.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005EB5