El tope de deuda, mayor enemigo de Obama

El presidente de EU enfrenta el reto de evitar una nueva recesión en su segundo periodo: expertos; en el peor escenario, la estabilidad actual de México no será suficiente para evitar el impacto.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Lunes, 21 de enero de 2013 a las 06:00

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — La aplicación de una política fiscal que fomente un crecimiento económico sostenido y reduzca el déficit presupuestario en Estados Unidos es el principal reto que debe superar Barack Obama luego de haber tomado posesión para un segundo periodo presidencial de cuatro años, dicen economistas.

El riesgo de una recesión está latente y el presidente de EU se enfrenta a un Congreso dividido en el camino por sacar adelante una reforma fiscal, aunque el pendiente de mayor urgencia en el corto plazo es lograr un aumento al techo de la deuda para que el Gobierno siga operando, mencionan los especialistas.

"En este nuevo periodo, el presidente Barack Obama se enfrenta con un factor relativamente nuevo -que se presentó a finales de 2011- que es elevar el techo de la deuda y darle una solución definitiva a la reducción del déficit público a mediano y largo plazo", menciona el director para América Latina de Moody's Analitycs, Alfredo Coutiño.

A ello hay que agregar la premura con la que tiene que resolver estos asuntos a más tardar a finales de febrero próximo, destaca.

El elemento de urgencia es la reconstrucción del sistema económico de EU, agrega la investigadora y especialista en asuntos internacionales del Tec de Monterrey Campus Toluca, Arlene Ramírez Uresti. "Sin lugar a dudas la desaceleración en las acciones militares ha mermado mucho el desarrollo y el potencial de inversión en el extranjero", afirma.

EU ha redinamizado su economía a través de la industria de la guerra, y ante una política exterior mucho más cautelosa y moderada en el intervencionismo, se ha visto frenado el desarrollo económico estadounidense.

"Dependerá mucho del dinamismo que la economía internacional tenga en China, por ejemplo, en la Unión Europea, y los distintos escenarios en los que originalmente EU tenía una participación muy activa", puntualiza la catedrática.

EU en riesgo de recesión

Ramírez Uresti advierte que si el entorno económico del vecino país del norte no se soluciona, desembocará en una recesión, puesto que ya se encuentra en una fase crítica.

"El riesgo que enfrenta en este momento es que su economía no depende más del exterior que del interior. Los grandes contratos que tiene tanto en tratados internacionales, por el flujo de mercancías, como de inversión extranjera directa, hacen que su dependencia externa sea mucho más grande que en otros momentos", destaca.

El problema, menciona, es que el mundo enfrenta una desaceleración global, con China, Japón, India y la Unión Europea con síntomas de desaceleración económica, mientras que Estados Unidos, como uno de sus compradores más importantes, está perdiendo poder adquisitivo de mercancías extranjeras, lo que hace pensar que enfrenta una situación comprometida si es que esas naciones no logran salir avante este año, subraya la investigadora.

Hay muchos factores que están limitando el crecimiento de la mayor economía del mundo, agrega el economista en jefe de Scotiabank, Mario Correa, "A pesar de todo el esfuerzo que se ha hecho por parte de la política monetaria, que está en una situación inédita, y en la parte fiscal -en donde el país se ha endeudado fuertemente para tratar de poner en movimiento su economía-, el crecimiento que han conseguido ha sido bastante raquítico, endeble, titubeante".

Estados Unidos no logra consolidar un proceso de crecimiento sostenible y elevado, eso es parte del reto fundamental y no está claro el cómo conseguirlo, añade.

"El riesgo de una caída fuerte o una recesión sigue presente y hay varios temas, uno es de la parte presupuestal; se está acabando el tiempo y el espacio financiero para que siga operando el Gobierno", dice el especialista.

Retos y reformas pendientes de EU

Los retos a los que se enfrenta el presidente Obama son muchos, opina Correa, y van desde asuntos de política exterior y seguridad nacional, hasta los económicos. El desafío fundamental es que tiene que iniciar un proceso de consolidación fiscal y de estabilización de la deuda pública para regresarla a una situación sostenible y, al mismo tiempo, reactivar de forma consistente la actividad económica, generando más empleos.

"Independientemente de que logren superar este primer obstáculo, se debe regresar la economía al estado de salud que ha perdido. Tasas de interés en cero no corresponden a una economía sana, una deuda pública de 100% del PIB tampoco", subraya.

Esa situación ha generado distorsionesy, en parte, impidide niveles adecuados de crecimiento. "Hay una emergencia financiera que tienen que superar, pero más allá de eso (...) restablecer las condiciones de sostenibilidad fiscal de largo plazo y después de eso necesitan restablecer las condiciones de crecimiento sostenible; (el presidente de EU) la tiene complicada", dice Correa.

Además, coincide con Alfredo Coutiño, de Moody's, en que el alza en impuestos que se avecina no ayuda al crecimiento de corto plazo, pues afecta negativamente el nivel de crecimiento y por ello se prevé que habrá un efecto negativo sobre la actividad económica en este año.

Para el economista de Moody's, la primera reforma que EU requiere es la fiscal, y la segunda es una más estricta vigilancia al sector financiero, "que sigue haciendo de las suyas".

EU no se libra del ajuste que requiere por haber sido indisciplinado en el pasado, agrega. "Se gastó en una guerra inútil, se amplió el gasto en programas supuestamente de corte social que iban a beneficiar el crecimiento económico, rescataron a bancos, aseguradoras y a empresas automotrices, y ante la indisciplina tendrá que hacer un ajuste fiscal", dice.

Reforma migratoria

Durante su campaña de reelección, el presidente Barack Obama no solo se comprometió al desarrollo de los pequeños y medianos empresarios, sino también al reforzamiento de la clase media, a abordar el tema de los migrantes en EU y fortalecer los mecanismos de cooperación binacional con México principalmente, menciona la investigadora del Tec de Monterrey.

La política de Estado al interior estará definida por grandes retos, estima Ramírez Uresti. "Hay que tomar en cuenta que el presidente Obama no tiene en este momento un Congreso que le pueda favorecer en extremo, lo que habla bien del proceso democrático, pero refleja los grandes retos que tendrá que enfrentar en materia de cabildeo legislativo", advierte.

Hay reformas constitucionales pendientes como la segunda enmienda a la Constitución Política para el control de armamento y la reforma a la ley migratoria, explica. Está pendiente también la redefinición de la política exterior hacia el Medio Oriente y luego de relevar a Hillary Clinton como secretaria de Estado -una de las piezas centrales en la política externa en su primer periodo- tendrá, sin lugar a dudas, un cambio en el escenario internacional.

Coutiño añade que la reforma migratoria se llevará a cabo, pero porque la consideran importante para "sacar al país del hoyo, aumentar la productividad y la fortaleza de la economía, tiene un fin político que deriva del hecho de que el Gobierno trata de sacar recursos de donde se pueda", señala.

"Darle la oportunidad a un buen número de inmigrantes ilegales para regularizar su situación implica ingresos a las arcas del Gobierno. El trámite para ser ciudadano estadounidense, que no garantiza ser aceptado, cuesta 700 dólares, y el de residente 500 dólares, lo que implica que el Gobierno tendría ingresos extras", dice el especialista de Moody's.

Impacto de la relación con EU

La economía mexicana mantiene un estrecho vínculo con la estadounidense y mientras esta última no pasa por su mejor momento, pues enfrenta un riesgo limitado de caer nuevamente en recesión, el impacto para el vecino del sur será muy negativo, coinciden los economistas.

"Si las cosas más o menos salen como se esperan, EU se mantiene creciendo a tasas bajas y logra resolver sus problemas financieros a traspiés y tropezones, México tiene fundamentos para seguir mostrando un buen desempeño económico", indica Mario Correa, de Scotiabank.

Más aún, si se logra aprobar reformas como la energética y fiscal, la perspectiva de crecimiento para México podría mejorar significativamente.

"Si EU se va a recesión y no hacemos nada con las reformas, el crecimiento que estimamos de 3.6% sería sensiblemente menor", subraya Correa.

Incluso destaca que México tiene espacio para aplicar alguna política contracíclica, dice . "Por ejemplo hay espacio para que bajen las tasas de interés (...) pero mucho dependerá de hasta qué punto el Gobierno está dispuesto a olvidarse temporalmente de la disciplina fiscal, pues mantenerla es conveniente y buena parte de la estabilidad se debe a ella".

"A México le va a ir como le vaya a EU, porque sigue teniendo un sistema de defensa económica débil. No tiene mecanismos de política económica que le permita implementar medidas de reducción del impacto externo", resalta Coutiño, de Moody's.

México no tiene una política fiscal que le haya permitido ahorrar de manera suficiente en el pasado y no puede utilizar esa opción para estimular al mercado interno.

"Si enfrentamos un choque externo, México se verá afectado, se caerá la economía, la recaudación y tendrá que haber recortes al gasto; la economía mexicana tiene una defensa macro muy débil, que no ha mejorado y no se puede echar mano de la política monetaria porque no es su función", alerta.

Así, dependiendo de la magnitud del ajuste fiscal en EU será el efecto sobre la economía mexicana.

"Si EU se desacelera el crecimiento en México no será mayor a 3%. Lo más que podría darse -por parte de la autoridad monetaria- sería una baja en tasas, que no ayudaría mucho si baja medio punto su tasa, ya que en países con restricción de capital como México lo que pesa más es la disponibilidad de crédito no la tasa", dice Coutiño.

Arlene Ramírez Uresti, profesora del Tecnológico de Monterrey, expone que México ha logrado depender cada vez menos de EU, pero en este momento el tema de la seguridad es el eje de la relación binacional.

Por otro lado, menciona, se ha fortalecido mucho a la economía  y "seguramente eso le ayudará a nuestro país a ser más atractivo ante los capitales".

"Lo estamos viendo, ahora las economías que tienen crisis económica en Europa tienen una cantidad de migrantes cada vez mayor que viene a México, pero creo que la posición que tenemos es inmejorable porque tanto en el frente de EU como en el Cono Sur hay inestabilidad y cierta especulación, y México está más estable que esas dos regiones", destaca la investigadora.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005EDA