Patrocinado por

ALERTA »  La Comisión Federal de Electricidad pierde 13,900 mdp en el primer semestre

El póquer del techo de la deuda en EU

El debate del endeudamiento está lleno de ‘bluffs’, cartas ocultas y espectadores, dice Matt Matros; los republicanos fingen que no aceptarán una elevación del techo pese a que su mano está a la vista.

Por: Matt Matros |
Miércoles, 23 de enero de 2013 a las 06:01
Puede que en este caso las apuestas estén en el orden de los billones de dólares. (Foto: Getty Images)
Puede que en este caso las apuestas estén en el orden de los billones de dólares. (Foto: Getty Images)
Otros enlaces

NUEVA YORK (CNNMoney) — Como alguien que juega profesionalmente, reconozco un juego de póquer cuando lo veo -y el actual enfrentamiento por el techo de la deuda y el presupuesto es el mayor juego de póquer en marcha-.

Puede que las apuestas estén en el orden de los billones de dólares, que las fichas en juego sean el Seguro Social, Medicare y Abelardo, pero la estrategia y la táctica son los mismos que veo en la mesa de fieltro.

El peor bluff: El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y el resto de los republicanos de la Cámara que han amenazado con no elevar el techo de la deuda sin grandes concesiones de los demócratas.

Es posible 'aparentar' o 'hacer un bluff' en el póquer sólo porque nuestros oponentes no saben cuáles cartas tenemos en la mano. Pero en este caso, la mano de los republicanos está boca arriba -no hay más remedio que elevar el techo de la deuda-.

Si al gobierno se le permite quedarse sin dinero, los legisladores tendrán que tomar decisiones desagradables sobre recortes de gastos que afectarán a la Seguridad Social, a la policía y a los veteranos de guerra. La protesta pública sería enorme, y los republicanos se verían obligados a descartar su mano, elevando el techo de la deuda después de todo.

El Partido Republicano parece haberse dado cuenta de que su bluff no tenía ningún sentido, y ahora están ofreciendo una extensión de tres meses sobre el techo de la deuda. Es una jugada inteligente. Cuando un engaño no es creíble, es mejor concluir la agresión que seguir tirando dinero bueno al malo.

El más adepto a 'flotar': Mitch McConnell, el principal republicano en el Senado. Cuando un jugador iguala una apuesta sin una mano fuerte, a eso le llamamos flotar. Me encanta flotar porque me ofrece la oportunidad de acumular más información antes de comprometerme con un gran bluff. En la víspera de Año Nuevo, McConnell llegó a un acuerdo para evitar el precipicio fiscal que parecía una gran victoria para Obama, con alzas de impuestos a los ricos y sin recortes de gastos.

Pero la mano está lejos de haber terminado. Al prolongar el debate sobre los recortes de gastos en 2013, los republicanos ahora pueden darse un tiempo para evaluar la reacción del público antes de solidificar su posición. Lo cual es flotar en su máxima expresión.

El mayor espectador: El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. Los entusiastas del póquer o railbirds no participan en los juegos, pero comentan y meten las narices como si lo hicieran. Bernanke dijo recientemente que el techo de la deuda sólo tenía un "valor simbólico" y abogó por deshacerse de él por completo. Es una idea poderosa. El problema es que Bernanke no está en el juego. Los railbirds son meros espectadores, pero eso no impide que muchos de ellos les digan a los jugadores verdaderos cómo se supone que deben jugar.

El presidente de la Fed encajaría perfectamente en la Serie Mundial de Póquer de este verano, de pie a un lado, susurrando a sus amigos que él nunca hubiera perdido todas sus fichas de la manera en que Phil Ivey acaba de perder las suyas.

Peor pagador: Cualquier persona que no quiera elevar el techo de la deuda. Los malos pagadores o welchers no pagan lo que deben, y por lo tanto son la forma más baja de vida en la comunidad de juego. No elevar el techo de la deuda equivale a renegar de una apuesta. El dinero ya ha sido prometido a los ancianos, a los soldados y a los estadounidenses que mostraron la suficiente fe en el gobierno como para comprar sus bonos, pero si el techo de la deuda no es elevado, alguien va a ser estafado.

En el póquer, hay una manera fácil de combatir a un enemigo imprudente -espera hasta que tenga una mano fuerte, y luego toma todas sus fichas-. Pero eso no funcionará con alguien que hace una apuesta y luego decide no poner dinero en el bote después de que le ha sido solicitado. Los malos pagadores no son odiados solamente por sus acreedores, sino por todos los jugadores de póquer en todo el mundo, porque arruinan el juego para todos.

El mayor nit: Tie, Boehner y el presidente Obama. Un nit (liendre) es un jugador excesivamente precavido con aversión al riesgo que es rutinariamente objeto de las burlas de sus compañeros. Espera pacientemente a tener una mano invencible, dispuesto a plegar sus cartas durante horas en lugar de adoptar el riesgo. Pero los nits nunca ganan torneos. Para cuando los nits están dispuestos a comprometer sus fichas, es demasiado tarde en el juego para que puedan hacer una diferencia significativa. ¿Te suena familiar? Los políticos están evitando soluciones al por mayor, prefiriendo permanecer seguros dentro de sus líneas partidistas.

En realidad, hay una gran diferencia entre un juego de póquer real y la confrontación sobre el presupuesto. En el caso de la economía, ¡hay un modo en que cualquiera puede ganar! Pero esa solución requeriría de un compromiso arriesgado en los aumentos de impuestos y recortes de gastos.

Los profesionales del póquer a veces dejan pasar ganancias a corto plazo si piensan que hay una oportunidad para una ganancia mayor en el largo plazo. ¿Tendrán los nits lo que se necesita para hacer una jugada audaz?

Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente de Matt Matros, un escritor y jugador de póquer profesional que vive en Brooklyn, NY


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005EGX
recomienda
Patrocinado por