Economía

Economía de EU, ¿rehén de los políticos?

Demócratas y republicanos deben ponerse de acuerdo para evitar la crisis, advierten expertos; las medidas que deban tomar afectarán sus intereses y serán impopulares, pero son necesarias, dicen.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Viernes, 25 de enero de 2013 a las 06:03

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — En medio de un estira y afloja en el que han prevalecido intereses partidistas, la clase política en Estados Unidos tendrá que hacer a un lado sus diferencias para no postergar más un plan fiscal que sea creíble para los mercados y que no ponga en riesgo el débil crecimiento mundial antes de que se alcance el techo de deuda, coinciden expertos.

La decisión para recortar gasto no será sencilla y políticamente tendrá un efecto negativo para los republicanos o los demócratas, pero avanzar es lo más viable para evitar que la economía estadounidense se convierta nuevamente en rehén de sus políticos, sentencian.

La decisión que se tome para resolver el problema fiscal y el techo del endeudamiento "contravienen los intereses de partidos, cualquiera que sea; yendo al fondo del problema y tratando realmente de resolverlo, será una decisión impopular y el político lo que desea es mantenerse dentro del juego del poder, por eso es tan complejo", considera la directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, Leticia Armenta.

Este miércoles la Cámara de Representantes de EU aprobó una extensión de la capacidad de endeudamiento federal hasta el 19 de mayo, colocando el proyecto de ley impulsado por los republicanos en la vía rápida para recibir luz verde en el Senado, liderado por los demócratas, lo que evitaría una cesación de pagos del Gobierno estadounidense.

Dos oportunidades decisivas marcan esas negociaciones. A menos que el Congreso estadounidense actúe antes del 2 de marzo, el llamado secuestro económico desencadenaría recortes de gastos por alrededor de 1 billón de dólares en defensa y en otras partidas, algo que nadie quiere en el Congreso, menciona un reporte de Jeanne Sahadi, de CNNMoney.com.

Si no se toman medidas para el 27 de marzo, el financiamiento federal se acabará por completo y las operaciones gubernamentales se paralizarían hasta que los legisladores puedan encontrar alguna manera de ponerse de acuerdo sobre el gasto y los impuestos para el próximo año o por lo menos para los próximos meses, agrega el reporte.

La catedrática del Tec indica que la decisión que necesitan tomar políticamente tiene un efecto negativo y "por esa razón los políticos lo que hacen es trasladarla -hacia adelante- en lo que encuentran un conjunto de consensos que les haga viable".

La solución real para el tema que tienen enfrente es aumentar impuestos y/o reducir gastos y ambas situaciones, en el contexto actual con un crecimiento magro, con una tasa de desempleo muy elevada para una nación desarrollada como EU, es bastante difícil de tomar, no solo impopular, advierte.

Su lectura es que los políticos están buscando una opción, una mezcla de estos dos instrumentos que tenga el menor efecto negativo sobre la economía. "Sin embargo, necesitan tomar esa decisión porque los mercados internacionales están percibiendo que en un mediano plazo pudieran tener un problema para financiar su déficit, es una mezcla de problemas económicos en un contexto de crisis que dificulta mucho más la decisión y no es nada sencillo".

"No haber autorizado la ampliación del techo, habría sido un suicidio y entonces la economía sí sería rehén de los políticos, pero la decisión política más fuerte que tienen hacia adelante será aprobar un plan fiscal, que sea creíble, para evitar un problema estructural", agrega Erick Urtuzuástegui, analista económico de la Consultoría Prognosis.

"Están ganando tiempo porque hay visiones opuestas entre republicanos y demócratas, lo que tiene que hacer el Gobierno es recaudar más dinero y lo único que hicieron fue postergar todo. Tanto republicanos como demócratas tendrán que ponerse de acuerdo para conseguir un buen avance fiscal que realmente permita reducir el déficit, el gasto, las pensiones que son impagables y si lo hacen bien y todos de acuerdo no habrá problema".

Aunque considera que el riesgo de que la economía de EU sea rehén de los políticos es real, al igual que sucede en otros países, pero el efecto de no ponerse de acuerdo sería más complicado para EU, ya que si se posterga o hay dudas puede causar que se inhiba la entrada de capitales.

"Al final del día las reglas del juego las ponen los políticos y no siempre van de la mano con mejores perspectivas de crecimiento", añade.

En opinión del analista de CIBanco Mario Copca el hecho de que la economía de EU no haya caído en un abismo fiscal el 1 de enero y se haya postergado el techo de la deuda hasta el 19 de mayo próximo, el mercado lo ha interpretado como algo bueno y espera que los políticos estadounidenses logren llegar a un acuerdo más adelante.

"Regularmente las economías llegan a ser rehenes de los políticos, pero este año tanto en México como en EU ha sido de transición política y son tiempos en los que suelen vincularse mucho (estos efectos), porque en función de las nuevas medidas y nuevos proyectos que tienen los gobiernos se puede llegar a tener incertidumbre y el mercado financiero reflejar esos efectos".

En EU se han postergado algunas decisiones, agrega. No hay acuerdos entre los demócratas y los republicanos, y "no hay mayoría absoluta para la aprobación de planes y ese es el problema".

Copca considera que el mercado ha reaccionado bien, pero enfrentará más riesgos al momento en que se aproximen las negociaciones y no se llegue a un convenio.

"Por eso, (los políticos) prefieren patear la pelota un poco más y aguantarse a ver si logran un acuerdo adicional que reduzca el temor de que no vayan a lograr algún consenso y que eso pudiera terminar en un escenario más negativo para la economía. Aunque en EU son menos dados a ese tipo de eventos, la clase política es la misma en todo el mundo".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005EME